Emite cenizas y piroclastos

Una nueva boca se abre en el sureste del volcán de La Palma

 Imagen termográfica que muestra la anomalía generada por la nueva boca eruptiva, aún por confirmar si es una colada o caída de piroclastos

 Imagen termográfica que muestra la anomalía generada por la nueva boca eruptiva, aún por confirmar si es una colada o caída de piroclastos / Involcan

1
Se lee en minutos

Una nueva boca eruptiva se ha abierto en la tarde de este viernes al sureste del cono principal del volcán que está emitiendo en estos momentos cenizas y piroclastos, según ha informado el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan). El director técnico provisional del Pevolca, Rubén Fernández, ha señalado en declaraciones a Televisión Canaria que se trata de un "proceso normal" dentro del "complejo proceso eruptivo", por lo que ha mandado un mensaje de tranquilidad a la población.

El volcán de La Palma se ha instalado en una fase en la que emite más lava y menos ceniza, con desbordamientos puntuales de magma en el centro emisor, en todo caso de corto recorrido, lo que ha provocado que la colada más activa siga avanzando, si bien no se prevén más evacuaciones de población.

Esta mayor aportación de magma, que en la pasada madrugada alcanzó velocidades de hasta 250 metros por hora, se ha visto reflejada en el incremento de la superficie afectada: 732 hectáreas, 52 más que en las últimas 24 horas, según la medición del sistema de satélites Copernicus realizada este viernes a mediodía.

Lava en todas las coladas

Noticias relacionadas

También ha aumentado de forma notable el número de edificaciones destruidas, hasta las 1.817, 269 más que en el anterior recuento, además de otras 92 en riesgo o parcialmente dañadas. Las coladas han sepultado 56,4 kilómetros de carreteras y afectado parcialmente a otros 3 kilómetros.

El comité científico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) ha constatado que hay aporte de lava en todas las coladas, incluso en las que días atrás se consideraban prácticamente detenidas. Las más activas son las situadas al norte de la colada primigenia y los expertos calculan que acaben confluyendo y se dirijan hacia el mar y no se sigan adentrando en el barrio de La Laguna, completamente evacuado.