Pacto frustrado

Cronología de la ampliación de El Prat: Un acuerdo de cinco semanas y media

  • El 2 de agosto parecía que el pacto entre los titulares de Transportes, Raquel Sánchez y Jordi Puigneró, iba a alumbrar un largo idilio. Treinta y siete días después, se ha roto, tras resquebrajarse la unidad por todos lados

Una familia despide a un avión que despega en el aeropuerto de Barcelona. / Manu Mitru

Una familia despide a un avión que despega en el aeropuerto de Barcelona.
Mesa de negociación de la ampliación del aeropuerto de El Prat con Jordi Puigneró y Raquel Sánchez, el pasado 2 de agosto.

/

2
Se lee en minutos
María Jesús Ibáñez
María Jesús Ibáñez

Periodista

Especialista en Educación

ver +
José Carlos Sorribes
José Carlos Sorribes

Periodista

ver +

El día en que los presidentes Pedro Sánchez y Pere Aragonès rompían el hielo con la primera reunión bilateral entre Gobierno y Generalitat en tres años, aparecían, casi por la puerta de servicio, los titulares de Transportes de ambas administraciones con el gran bombazo: había acuerdo para que el Estado financiara la ampliación del aeropuerto de El Prat. Era el 2 de agosto y la foto que se hicieron Raquel Sánchez, entonces recién estrenada ministra de Transportes y Agenda Urbana, y Jordi Puigneró, vicepresidente del Govern y 'conseller' de Territori, sentados alrededor de una mesa en una pequeña sala, daba a entender que allí empezaba un romance. Un idilio que apenas ha durado cinco semanas y media.

O incluso menos. El pacto, que iba a suponer una inversión de 1.700 millones de euros a través del programa DORA, empezó a resquebrajarse en cuanto desde la órbita de Podemos, socio del PSOE en el Ejecutivo central, levantaron la voz reiterando su oposición al proyecto pese al acuerdo. Y en primera línea, el 4 de agosto, la alcaldesa Ada Colau, que declaró con contundencia: "La operación suena al pelotazo de toda la vida. La sostenibilidad les trae sin cuidado", lamentaba la primera edila del Ayuntamiento de Barcelona.

Justo al día siguiente, la grieta apareció en el lado del propio Govern de la Generalitat, con las agrupaciones locales de Junts per Catalunya en las localidades de El Prat, Gavà y Viladecans. Son las más próximas al aeropuerto y, por tanto, las más afectadas por la ampliación. Emitieron un comunicado conjunto de rechazo al proyecto y la proclama fue directa a la línea de flotación del partido de Puigneró.

Noticias relacionadas

Tras un cauteloso silencio y unas vacaciones, un sábado de agosto, el 'president' Aragonès rompía su silencio y vinculaba la ampliación del aeropuerto del Prat a su gestión. "Cualquiera de las propuestas de futuro debe pasar por la gestión catalana del aeropuerto. Es absolutamente imprescindible", decía el 21 de agosto.

Y mientras los opositores a la obra se organizaban para una gran manifestación (prevista para el próximo 19 de septiembre), y el Govern aseguraba que algunos de sus miembros no descartan participar en la movilización, llegó el desencuentro definitivo. En las 24 horas previas al anuncio hecho este miércoles por la ministra Sánchez, comunicando la marcha atrás de su Gobierno, no solo se ha confirmado que ERC suscribe la protesta ecologista, sino que otra ministra, en este caso Yolanda Díaz, vicepresidenta por Podemos, visita este jueves junto a Colau la amenazada laguna de La Ricarda para exigir su preservación.