En Italia

Una monja antivacunas, denunciada ante el obispo por su hermano médico

  • Cuestiona que la religiosa no pare de enviar propaganda contra la inmunización a través del móvil

Una monja se protege con mascarilla durante una misa en la catedral de Nápoles. 

Una monja se protege con mascarilla durante una misa en la catedral de Nápoles.  / CIRO DE LUCA (REUTERS)

1
Se lee en minutos
Efe

La madre superiora del monasterio de Montegalda (Vicenza, norte de Italia) ha sido "denunciada" a la diócesis por su hermano médico, que ha revelado que ella y las otras cinco monjas que viven en el lugar no están vacunadas y se oponen a la inmunización.

"A pesar del llamamiento a la vacuna del papa, de los obispos y del presidente (italiano, Sergio) Mattarella... tenéis un nido de antivacunas (...) Es el monasterio de Montegalda con la madre superiora que vive de los teléfonos celulares y de la propaganda diaria y tonta antivacunas. El colmo es que es mi hermana", escribe el doctor, Primo Brugnaro, en una carta a la diócesis que revela hoy el diario local "Il Gazzattino".

El doctor, jubilado de 72 años, trabajó durante años como médico de atención primaria en la zona y ha sido vacunador voluntario del sistema sanitario, por lo que se muestra indignado por la actitud de su hermana. "Lleva un año así. Me molesta su posición. Mi hermana recibe mensajes antivacunas e inmediatamente los reenvía. Si no quiere vacunarse, que se guarde sus ideas para sí misma. Pero las reglas deben ser respetadas", dice, relatando que en la misa dominical en el monasterio no se cumple la obligación de llevar mascarilla.

"Responsabilidad personal"

En su respuesta, la diócesis ha destacado que el propio obispo "en varias ocasiones se ha expresado por esta elección responsable hacia sí mismos y hacia los demás" y se ha "informado periódicamente a los párrocos y a las realidades religiosas de la necesidad de atenerse a las indicaciones del gobierno sobre las normas y comportamientos a adoptar, como distanciamientos, uso de mascarillas".

Respecto a la vacuna, "puede ser exclusivamente responsabilidad personal de cada uno", se indica en la nota, según el diario, que ha contactado a la monja en cuestión.

Noticias relacionadas

"Admito que no estoy vacunada", dice la madre Angela Brugnaro, de 77 años, que asegura que lo hará "en septiembre" y que no ha recibido ninguna comunicación del obispo.

En septiembre creo que lo haré. He querido esperar hasta el verano porque no hay mucho peligro en verano. Pero si esta enfermedad vuelve a empezar y se cobra tantas víctimas. . . entonces voy", asegura.