Hasta el curso 2022-2023

Educació crea la figura del mentor digital para formar docentes y acompañar a los centros

Habrá 272 profesionales a partir de enero, que atenderán a escuelas públicas y concertadas

Josep González-Cambray explica la creación de la figura del mentor digital

ACN

ACN

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El Departament d'Educació creará la figura del mentor digital y habilitará 272 a partir del enero próximo para formar docentes y acompañar en la digitalización de los centros. El 'conseller' de Educació, Josep González-Cambray, ha explicado esta nueva fase del plan de digitalización. El Departamento sacará en octubre la convocatoria pública para seleccionar los 272 mentores, que tendrán que ser funcionarios. Cada uno de estos acompañará entre 10 y 15 centros desde enero del 2022 y hasta el fin del curso 2022-2023. Cambray ha afirmado que esta metodología permitirá hacer un "acompañamiento" a todos los profesionales y los centros para garantizar la estrategia digital adaptada al proyecto educativo y la actividad presencial.

La pandemia hizo que Educació acelerara la digitalización de los centros. Tal y como explica Cambray, el primer paso ha estado proveer de ordenadores y otros dispositivos digitales todos los alumnos a partir de 3º de ESO, así como también los docentes. En total, se han repartido más de 220.000 ordenadores entre los alumnos de 3º y 4º de ESO, bachillerato y FP. En marzo finalizó también la entrega de 72.400 portátiles entre docentes y se han desplegado también conectividades y se han transformado digitalmente unos 1.200 centros.

Dispositivos para primaria

A finales de curso, Cambray anunció que esta entrega continuará. Así, se comprarán 250.000 dispositivos más para los alumnos de 1º y 2º de ESO primero y de 6º y 5º de primaria después. El 'conseller' ha explicado que el objetivo del curso próximo no es llegar hasta los alumnos de quinto pero no ha descartado que se pueda conseguir.

Josep González-Cambray.

Josep González-Cambray. / ACN / POL SOLÀ

Más allá de esta entrega, ha detallado que la apuesta ahora será hacer un acompañamiento en los centros "para que la transformación digital entre en las aulas y complemente la educación presencial". Por eso, se impulsará la figura del mentor digital. El curso 2022-2023 finalizará con todos los docentes con una competencia digital de nivel B1. La estrategia llegará tanto a los centros públicos como a los concertados.

Convocatoria para funcionarios

La convocatoria se abrirá por aquellos profesionales que sean funcionarios y ya estén dentro del sistema. Las plazas que queden vacantes se cubrirán con personal de la bolsa del Departamento.

Por otro lado, y en plena quinta ola, Cambray insiste que la situación epidemiológica y el adelanto de la vacunación irán marcando las medidas sanitarias, también en las escuelas. Ha garantizado que estos abrirán el 13 de septiembre y que lo harán con las máximas medidas de seguridad. Hoy por hoy, se mantienen todas aquellas que se anunciaron en mayo, cuando se hicieron llegar a los centros los protocolos de organización, que contemplan algún pequeño relajamiento, como la posibilidad que se encuentren más de un grupo burbuja en el patio. Estos grupos burbuja continuarán vigentes y, de momento, también la mascarilla, a la espera de qué pueda decidir Salut.

Ha explicado que a medida que vayan avanzando las semanas se irán tomando otras decisiones si es necesario. "De momento no proceden", manifiesta.

Recuperar la entrada de las familias

Sobre otros aspectos organizativos, como la posibilidad que las familias entren en los centros, por ejemplo para hacer la adaptación a P3, defiende que recuperar este contacto es imprescindible pero que, hoy en día, la entrada se hace una vez se ha acordado con la dirección, de forma "excepcional" y manteniendo todas las medidas de seguridad.

El 'conseller' ha recordado que cuando se hizo el protocolo porque los centros prepararan el curso no se había entrado en la quinta oleada. Esto demuestra, según Cambray, que la covid sorprende y que se tienen que ir tomando decisiones en el momento en que se dispone de la máxima información. Con todo, ha insistido que las escuelas abrirán y que serán seguras.

Mejorar la orientación

Cambray ha situado la orientación como una de las líneas de trabajo prioritario de la legislatura. Por eso, esta se empezará a hacer también a 1º de ESO y no solo en 4º. El responsable de la Generalitat reconoce que encuentran alumnado en bachillerato que hubiera seguido un mejor itinerario en la Formación Profesional y por eso incide en la necesidad de acompañar antes los alumno para poderlos ofrecer el "mejor camino posible" teniendo en cuenta cada persona.

Esto está ligado con la necesidad de transformación educativa y de una apuesta por una enseñanza más competencial. También con lo que tiene que ver con bachillerato, el currículum del cual se modificará el curso 2022-2023 a primero. Cambray afirma que tiene que ser "más flexible, con más pasarelas" y que desemboquen en una selectividad también diferente. Teniendo en cuenta que el currículum de segundo de bachillerato se modificará el curso 2023-2024, los cambios a la selectividad se tendrían que "ajustar" a este calendario.

El conflicto con los especialistas

Cambray se ha referido también al conflicto con las Técnicas Especialistas de Educación Infantil (TEEI), que reclaman que se pare el proceso de oposiciones abierto. El 'conseller' insiste que, una vez convocadas, las oposiciones no se pueden retirar. Añade pero que son "muy sensibles" a la situación de este colectivo y que son conscientes de su importancia. Por eso, Educació mantendrá las plazas actuales para el curso próximo y tiene previsto aumentarlas más adelante.

En este sentido, asevera que ningún TEEI "perderá su trabajo", independientemente de los resultados en las oposiciones. "Las oposiciones cubren una parte de las plazas actuales y habrá otras muchas plazas disponibles para el personal que no haya aprobado", afirma.

Profesores de religión

Por último, ha explicado que de cara en el curso próximo se pasará de tres a cuatro profesores de religión islámica, siguiendo el plan piloto impulsado el curso pasado. Cambray ha explicado que el objetivo del departamento sería ofrecer una asignatura de cultura religiosa "más amplia". No obstante, la normativa dice que, a demanda de las familias, se tiene que ofrecer religión católica, evangélica, judía e islámica. Actualmente el sistema cuenta con 978 profesores de religión católica, seis de evangélica y cuatro de islámica, uno más que el curso pasado.