Entrevista

Josep González-Cambray: "El curso empezará 100% presencial, esté como esté la pandemia"

El 'conseller' de Educació defiende que la concertada tenga "las mismas condiciones" que la pública y aboga por una selectividad menos memorística

El conseller d’Educació, Josep González-Cambray / ALVARO MONGE

6
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Josep González-Cambray (Lleida, 1972) era uno de los hombres fuertes de la anterior etapa del Departament d'Educació. Ejercía como director general de Centros Públicos y comandaba el Consorci d'Educació de Barcelona, así que ya sabe lo que es torear en la plaza del covid. Ahora, como 'conseller', se pone al frente de la 'conselleria', una de las que tiene, seguramente, más debates abiertos.

-¿Que le dijo Josep Bargalló cuando le pasó la cartera de Educació? Que actuara de manera implicada y dando respuesta a los retos de la enseñanza, teniendo en cuenta que iniciamos una nueva etapa educativa.

-¿Qué tiene de distinto? Hemos tenido las escuelas abiertas durante todo el curso, y toca poner en práctica todo lo que nos ha enseñado la covid. Ahora conocemos mejor a las familias, sabemos que tenemos más alumnos vulnerables y los que ya lo eran ahora lo son más.

-¿Podría poner cifras a esa vulnerabilidad? Un indicador son las becas comedor, y se han incrementado de manera muy importante.

-En las ruedas de prensa del curso pasado aparecía siempre un cartel en el que leía ‘Escuelas abiertas y seguras’. ¿Qué pondrá en el cartel del próximo curso? ‘Hacemos equipo, somos educación’. Hemos aprendido que el acompañamiento emocional al alumnado es vital y hemos acelerado el plan de transformación digital. Ahora debemos ser capaces de enseñar de manera competencial. Los conocimientos son importantes pero debemos aprender a ser y a convivir, y por eso nos hacen falta currículums más competenciales. Hemos enviado un cuestionario a todos los docentes para preguntar qué podemos mejorar. Quiero darles todas las herramientas para que puedan hacer su trabajo de la mejor manera posible.

-¿Y qué le piden los maestros? Hemos recibido más de 50.000 respuestas, es la primera vez que se hace. Ahora durante el verano interpretaremos y vaciaremos los datos para tomar decisiones alineadas con los equipos directivos y el profesorado.

"El primer día que podamos quitar la mascarilla de las aulas lo haremos. Es conveniente que en clase puedan verse las caras lo más pronto posible"

-¿Cambiaría algo del curso pasado? Ya lo creo… Las decisiones se toman en función del momento en el que estás. No habríamos cerrado las escuelas a finales del curso 19-20. Fue una situación de estado de alarma, pero no tuvimos más opción. Si hubiéramos podido decidir desde Catalunya, no las habríamos cerrado. Luego se ha demostrado que no han funcionado como amplificadoras del virus, sino como muro de contención.

-¿Qué medidas sanitarias se mantienen de cara al próximo curso? Iremos tomando decisiones junto a Salut a medida que avancen las semanas y en función de la situación epidemiológica y de la vacunación. Se mantienen los grupos estables de convivencia, y a partir de aquí flexibilizamos algunas medidas, como no tomar la temperatura en la entrada o que en el patio distintos grupos puedan relacionarse.

Las manos del 'conseller', durante la entrevista

/ Álvaro Monge

-¿La mascarilla es discutible? La mascarilla no afecta a la organización de los centros. El primer día que podamos sacarla la quitaremos, porque pedagógicamente nos afecta. Es conveniente que en las aulas podamos veros las caras lo más pronto posible.

-¿Se lo ha pedido al ‘conseller’ Argimon? Siempre hemos avanzado de la mano con Salut. Lo que tenemos claro es que las escuelas abrirán el 13 de septiembre, esté como esté la situación epidemiológica y con clases 100% presenciales. Y abrirán porque es la única manera de garantizar la equidad educativa y la igualdad de oportunidades.

-La educación competencial de primaria se diluye en el salto a secundaria. ¿Se plantea una reforma de la ESO? Impulsaremos una transformación educativa competencial en todos los centros educativos del país. En el curso 2022-2023 ya realizaremos cambios curriculares, también en el primer curso de bachillerato. Con el objetivo de que den respuesta a la realidad en la que vivimos.

"Transformaremos el bachillerato y lo haremos de la mano de una selectividad menos memorística"

-¿Cómo casa esto con una selectividad que básicamente premia los conocimientos? El bachillerato no solo debe servir para pasar un examen. Debe dar una formación más flexible y adaptada a las necesidades de cada estudiante. En el 2023-2024 actuaremos en segundo de bachillerato. Y la idea es alinearlo con una selectividad más competencial y menos memorística. Ya los hemos empezado a hablar con la nueva ‘consellera’ de Universitats.

-¿Qué le gustaría incorporar a los futuros presupuestos de Educació? Destacaría dos cosas: reducir ratios en escuelas e institutos y avanzar hacia la gratuidad del 0-3. Disponemos de 950 guarderías municipales y otras 42 que son de la ‘conselleria’. Y luego hay unas 650 guarderías privadas. Debemos dotar de más recursos a los consistorios en cuanto a la oferta 0-3 para cubrir la aportación de las familias.

-¿Quieren que las guarderías privadas pasen a ser concertadas? Estamos viendo qué fórmula darle. No tanto el concierto, sino una subvención de plazas para que las familias vulnerables puedan acceder a la oferta privada.

González-Cambray, durante la charla, en la sala de reuniones de la 'conselleria'

/ Álvaro Monge

-¿Tienen previsto retirar barracones de cara al próximo curso? Ahora son cerca de 1.050… Trabajamos para que en siete años podamos retirar los barracones que nos son temporales. Para el próximo curso hemos decidido no retirar ningún barracón, porque seguimos en pandemia y con estos espacios podemos hacer desdoblamientos y tener grupos más reducidos. La cifra, por lo tanto, será un poco superior, para luego ir reduciendo.

-¿Alguna otra escuela concertada les ha pedido incorporarse a la red pública de cara al curso que viene? Desde que nos dotamos de este decreto ley hemos ido recibiendo solicitudes. Pero deben cumplir tres condiciones: dar respuesta a necesidades de escolarización, que el edificio esté en buenas condiciones y que haya una cierta eficiencia económica. Para el curso siguiente habrá cinco cambios más de titularidad y en el curso pasado hicimos otros tres.

-Ha prometido reforzar la financiación de la escuela concertada, una afirmación que no ha sentado del todo bien… Estoy convencido de lo que dije. Debemos mejorar la financiación de la escuela pública y también la de la concertada. Debemos hacerlos porque en la lucha contra la segregación debemos ser capaces de hacer una distribución equilibrada del alumnado vulnerable. El horizonte es que la concertada y la pública tengan las mismas condiciones y las mismas reglas de juego. Empezamos con el acompañamiento a los alumnos más vulnerables pero la idea es seguir avanzando para cubrir toda la enseñanza lectiva.

"El horizonte es que la concertada y la pública tengan las mismas condiciones y las mismas reglas de juego"

-¿Ese horizonte tiene fecha? ¿Está cuantificado cuánto costaría? No lo tiene porque va en función de cómo podamos acordar los distintos escenarios presupuestarios. No está cuantificado, se está trabajando. Pero sí hay un informe del Síndic sobre el coste de la plaza educativa.

Noticias relacionadas

-¿Quizás la gente sigue relacionando escuela concertada con escuela elitista. Podría ser, pero no refleja la realidad. Mucha escuela concertada hace función social. No se puede generalizar.

-¿Cuántos profesores interinos tenemos a día de hoy? Cuando llegamos en 2018 había un 35% de interinos, pero hemos convocado 20.000 plazas para estabilizar la plantilla en cinco años. Al final de 2021 ya estaremos en un 20%. Al terminar el 2023 estaremos en el 10% de interinos.