Dos niñas desaparecidas

Simulan ser Tomás Gimeno para ganar dinero

El portavoz de SOSDesaparecidos escribe una carta al padre de las niñas desaparecidas en Tenerife en tono conciliador

Agentes de la Guardia Civil remolcan la embarcación del padre de Anna y Olivia, Tomás Gimeno.

Agentes de la Guardia Civil remolcan la embarcación del padre de Anna y Olivia, Tomás Gimeno. / EFE / RAMÓN DE LA ROCHA

4
Se lee en minutos
Pedro Fumero

El portavoz de SOSDesaparecidos, Joaquín Amills, advierte de que hay personas que se han hecho pasar por el hombre desaparecido en Tenerife junto a sus hijas, Tomás Gimeno, con el objetivo de ganar dinero, supuestamente planteando una estafa, que consiste en el ingreso de una determinada cantidad a cambio de entregar a las menores a su madre. Así consta en una nueva carta que esta vez dirige el propio Amills en un tono muy conciliador al empresario que el pasado 27 de abril no devolvió a las pequeñas Olivia y Ana a su progenitora.

Hasta en dos ocasiones Amills cita en el referido texto que ha recibido esas comunicaciones de personas sin escrúpulos que juegan con el sufrimiento de la madre y de la familia paterna de las niñas. «Estoy dispuesto para ti, para lo que necesites, puedes contactarme desde un anonimato total de muchas maneras. Piénsalo. Muchos ya lo han hecho haciéndose pasar por ti, falsificando tu identidad. No quiero hablar con oportunistas mediocres, sino contigo (...)».

Y en otro apartado de la misiva, señala Amills: «Espero tus señales...que sean claras...que no sean como esos oportunistas que juegan con tu identidad para obtener dinero y fama...no permitas que otros se hagan pasar por ti. Da señales claras de que ellas están bien». En el citado documento escrito por el portavoz nacional de SOSDesaparecidos, se puede leer: «Esto se podrá resolver sin grandes daños. Aún estamos a tiempo, pero necesito que pienses conmigo, en serio, y con la inteligencia que siempre te ha caracterizado (...): lo mejor para ellas es que actúes como el padre responsable que siempre demostraste ser. Nadie duda de esto. El temor mayor es que quizás no percibas con claridad por el estrés que has de estar sufriendo; que las niñas sufren y te necesitan fuerte y claro, en lo físico y en lo emocional».

«Con solo saber que están bien, muchos ánimos se calmarían, incluido el tuyo. Genera esa tranquilidad en todos y da señales, las que puedas...las que quieras, pero ese sería un buen primer paso para cambiar todo lo que se desató y que quizás se ha perdido el control», indica Amills.

La quinta jornada de rastreo del fondo marino frente a la costa de Santa Cruz de Tenerife tampoco deparó novedades relevantes para la investigación sobre el paradero de Tomás Gimeno y sus hijas, Olivia y Anna, de seis y un año, respectivamente. Ayer se superó el meridiano de la búsqueda con sonar de barrido lateral y el robot Liropus en el lecho marino desde el buque Ángeles Alvariño, propiedad del Instituto Español de Oceanografía (IEO), puesto que, en principio, está previsto que su labor en este caso se desarrolle hasta el martes de la próxima semana.

Hoy se cumplen 38 días desde que la madre de las pequeñas, Beatriz Zimmermann, las vio por última vez, cuando se las entregó a su progenitor para que pasaran cuatro horas con el mismo. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Güímar decretó el secreto de sumario y emitió una orden internacional de búsqueda contra Tomás Gimeno por la sustracción de las menores.

Noticias relacionadas

El portavoz a nivel nacional de SOSDesaparecidos, Joaquín Amills, ha estado desde el principio al lado de la madre. La citada organización no gubernamental lanzó un simbólico grito de «basta ya». Para Amills, «los niños no son una herramienta para que la utilicen los padres uno contra otro». En su opinión, «los niños no tienen que derramar una sola lágrima porque un progenitor les hable mal del otro, porque intenten marcar en su infancia el odio». Estima que «no puede ser que se intente manipular la infancia, es tremendo, antinatural». Este hombre opina que «los padres estamos para educar a nuestros hijos, estamos para prepararlos». Cree Amills que «los niños no pueden ser esponjas de esa venganza, odio, rencor...tiene que haber un basta ya; basta ya a las sustracciones parentales, a los secuestros; un basta ya a que se intente dañar al otro a través de los niños». El portavoz de SOSDesaparecidos piensa que, cuando se producen tales situaciones, «los grandes perjudicados son ellos (los menores); eso no es amar».

Y el pasado miércoles se conoció otro mensaje de Beatriz Zimmermann, en el que afirma: «Sin miedo se ha convertido casi en un himno, un mantra que me repito cada día para levantarme, para seguir luchando para esperar por Anna y Olivia; para esperar que pronto estemos juntas». La madre de las niñas se refiere así a uno de los temas más conocidos de la cantante Rosana. La mujer señala: «siempre fue mi canción favorita y siempre me recordará a Anna y Olivia. Las quiero mucho mis niñas; estén donde estén, lo único que pido es que vuelvan a casa».