Hito médico

El Hospital Clínic, primer centro español que llega a mil trasplantes de riñón de donante vivo

Imagen del trasplante de un riñón a un niño.

Imagen del trasplante de un riñón a un niño. / Hospital Clínic

Se lee en minutos

El Periódico

El Hospital Clínic de Barcelona se ha convertido en el primer centro español en alcanzar los mil trasplantes de riñón de donante vivo, tras los cuales hay historias de generosidad y amor de donantes, la mayoría mujeres, y un constante trabajo de innovación de diversos especialistas. Fue en 1965 cuando el Clínic realizó su primer trasplante de riñón de donante vivo y ese mismo año también de cadavérico; medio siglo después, este centro barcelonés ha llevado a cabo 1.000 operaciones del primer tipo y más de 4.000 del segundo.

Detrás de cada uno de estos mil trasplantes hay historias de amor, generosidad y valentía de donantes y receptores que el Clínic ha recopilado en una serie de vídeos que se pueden ver en la página miltrasplantesmilhistorias.com. En una rueda de prensa telemática, el director general del Clínic, Josep Maria Campistol, ha resaltado que es un día "importante para la sanidad del país, para el hospital y para los enfermos renales", y ha querido manifestar un agradecimiento a los donantes, que ha destacado que son en su mayoría mujeres, el 65 %. El jefe de servicio de Urología, Antonio Alcaraz, ha dicho que "no hay acto de mayor amor que dar un trozo de ti a alguien", por lo que ha calificado a los donantes de "verdaderos héroes".

Si bien a la hora de operar a un enfermo renal existe la posibilidad de que pueda ir mal, los donantes son personas sanas, por lo que Alcaraz ha dicho que "tiene que ir bien o bien": "Es como jugar una final de Champions; no se juegan, se ganan", ha ejemplificado. El doctor ha enfatizado la "gran pelea por la innovación" que ha llevado a cabo el Clínic a lo largo de medio siglo, lo que se ha traducido en que 700 de los 1.000 trasplantes se hayan hecho solo en los últimos 15 años, gracias a la incorporación de técnicas mínimamente invasivas como la laparoscopia o, más recientemente, robots quirúrgicos, que se han usado en 100 receptores.

Por su parte, el jefe de la sección de Trasplante Renal, Fritz Diekmann, ha destacado que el donante vivo es la mejor alternativa para un paciente enfermo del riñón. Principalmente ha esgrimido dos razones: el nuevo órgano tiene "una calidad exquisita", pues quien lo dona debe ser una persona "sana, con dos riñones que funcionen perfectamente", y además la operación se puede programar y planificar hasta el último detalle, algo que no es posible en cambio si el órgano procede de un fallecido.

La directora de la Organización Nacional de Trasplantes, Beatriz Domínguez-Gil, ha asegurado que pocos hospitales en el mundo son capaces de lograr esta cifra "abrumadora" de mil operaciones y ha reconocido la labor del Clínic no solo innovando en la vertiente quirúrgica y nefrológica, sino también en el ámbito de la atención psicosocial. "El donante tiene que estar sano antes y tiene que seguir estándolo después, no solo en aspectos médicos sino también psicosociales, algo que este hospital no ha descuidado", ha enfatizado. Domínguez-Gil ha remarcado que el Clínic también ha sido líder en "superar la barrera de la incompatibilidad sanguínea" entre donantes y receptores, y ya ha realizado 109 trasplantes de este tipo.

Noticias relacionadas

El secretario general del Departamento de Salud, Marc Ramentol, ha indicado que el 44% de los trasplante de riñón de donante vivo de toda España se realizan en Catalunya, lo que es una prueba de la "apuesta" por esta vía terapéutica.

En la rueda de prensa también han participado dos hermanos protagonistas de uno de los trasplantes realizados recientemente en el hospital barcelonés. Nativitat Milián ha explicado que sintió que le "tocaba la lotería" cuando un 22 de diciembre recibió los resultados de las pruebas médicas que la avalaban como donante de un riñón para su hermano Josep. El receptor, visiblemente emocionado, ha agradecido la generosidad de su hermana y ha alabado el Clínic por el trato humano y médico recibido, que le ha propiciado una rápida recuperación que, incluso, le ha sorprendido: "He pasado por una cirugía y no me he tomado ni un paracetamol", ha celebrado.