Polémica zanjada

La Policía de València prohíbe a sus agentes aceptar regalos tras recibir flores en un acto ultra

  • Dos miembros del cuerpo fueron grabados agradeciendo el ramo

Fotograma del vídeo del momento en que dos agentes de la Policía Nacional reciben el ramo, en València. 

Fotograma del vídeo del momento en que dos agentes de la Policía Nacional reciben el ramo, en València.  / LEVANTE-EMV

Se lee en minutos

T. Domínguez / G. Caballero

La Jefatura Superior de Policía de València ha emitido una instrucción interna por la que prohíbe a todos sus agentes aceptar regalos, ya sea de ciudadanos particulares o de colectivos de cualquier tipo, después de que este jueves se difundiera un vídeo en el que se ve a dos policías nacionales recogiendo entre aplausos un ramo de flores durante un acto convocado por un grupo ultra, según publica 'Levante', diario del grupo Prensa Ibérica. El organizador de la concentración y voz cantante de ese acto es uno de los 28 procesados por las agresiones de grupos fascistas a los participantes en la marcha cívica del 9 d’Octubre, para quienes la Fiscalía solicita penas de tres a siete años.

La difusión de ese vídeo generó una intensa oleada de críticas, y no solo en las redes sociales. La delegada del Gobierno, Gloria Calero, convocó una reunión urgente con el jefe superior de Policía, Jorge Zurita, para recordarle el daño a la imagen de la institución que pueden generar ese tipo de hechos y pedirle que no se volvieran a repetir.

Para entonces, la Jefatura ya estaba al corriente de lo sucedido y en proceso de emitir la instrucción. La orden interna recuerda a los policías nacionales que no deben aceptar regalos, donaciones ni otro tipo de agasajos, y que, en caso de que algún ciudadano o grupo se lo ofrezca, lo deriven a la comisaría más próxima o a la Jefatura Superior de Policía para que hagan entrega de ello en dependencias policiales oficiales.

Te puede interesar

El hecho detonante se produjo durante una concentración organizada por un colectivo que se hace llamar Mi Tierra CV, con aspiraciones a partido político, bajo el lema «por los valores constitucionales y la policía», y aprovechando las críticas recibidas por la policía desde algunos sectores por sus intervenciones durante las concentraciones a favor del rapero Pablo Hásel de la semana pasada.

Inicialmente, pretendían celebrar el acto en la plaza del Pilar, a las puertas prácticamente de la sede de Compromís, pero la Delegación del Gobierno se opuso dado que era obvio que podría comprometer la seguridad pública. Finalmente, se les permitió hacerlo en la plaza de Almansa. Fue allí donde, durante las soflamas lanzadas, una de las participantes le entregó un ramo de flores a dos agentes de la Policía Nacional, que las recogieron con gestos de agradecimiento y aplausos, en lo que aparenta un uso interesado de su presencia en el lugar dentro del dispositivo habitual de seguridad que acompaña todo acto de este tipo, máxime si quien lo organiza es uno de los colectivos que suele convocar las contramanifestaciones a la marcha cívica del 9 d’Octubre.