Informe sobre inmigración e infancia

Casi 147.000 menores migrantes viven en España sin papeles, según Save the Children

La mayoría de niños en situación irregular proceden de América del Sur y América Central

Unos niños, en la calle, a la hora de la merienda.

Unos niños, en la calle, a la hora de la merienda. / Carlos Montañés

4
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

La oenegé Save the Children y la Fundación Por Causa estiman que hay casi 147.000 niños que viven en España que no tienen papeles para poder vivir aquí legalmente. Son un 20% de los niños de padres migrantes, y algunos de ellos sufren de esta discriminación legal a pesar de habar nacido en España. De éstos, un 37,7% tiene entre 0 y 4 años y un 19,4% entre 5 y 9 años. Las oenegés lamentan que estos menores no tienen los mismos derechos sociales ni educativos del resto y advierten que es necesario regularizarlos para evitar una enorme brecha social infranqueable.

En un informe que se ha presentado este miércoles de manera online, ambas oenegés han ofrecido una fotografía inédita de las magnitudes y características de la infancia migrante sin papeles en España. Según los datos expuestos, en España hay 721.556 niños sin nacionalidad Española, y de éstos 146.773 están en situación irregular. Es decir, que el 20,4% de niños de padres inmigrantes no tienen papeles. Es la primera vez que se obtienen estos datos, que los investigadores han calculando usando los datos del padrón municipal, y restando aquellos menores que sí están registrados con un documento de residencia o a través del estatuto del refugiado.

Sin derechos sociales

El hecho de vivir sin papeles lleva implícito vivir sin derechos. Si bien los menores en situación irregular pueden acceder a la educación y a la salud pública, en algunos casos no se garantiza este derecho. Por ejemplo, en algunos municipios no se permite su inscripción en una guardería o pueden perder la tarjeta sanitaria. En otros, los derechos sanitarios están relacionados con el padrón y no con el permiso de residencia. La verdadera problemática está en el acceso a las ayudas sociales. Las familias que no tengan en regla el permiso de residencia no pueden acceder a la Renda garantizada de Ciudadanía en Catalunya o el Ingreso Mínimo Vital en el caso de todo el estado. Tampoco pueden matricularse en las universidades o hacer las prácticas obligatorias en los estudios postobligatorios, porque no tienen permiso para trabajar legalmente.

Nacidos en España

Sorprende que muchos de estos menores son niños que han nacido en hospitales españoles. Esto ocurre porque en España la ciudadanía, la nacionalidad, se obtiene por derecho sanguíneo, el 'ius sanguinis'. Los niños y las niñas que nacen aquí adquieren la nacionalidad de sus progenitores. Y si estos no tienen los papeles en regla, tampoco los pueden obtener los pequeños. Los datos por edades confirman esta realidad. La tasa más alta de niños migrantes irregulares está entre los menores de cuatro años que llega al 30%. "Estos niños están creciendo pensando que no forman de esta sociedad en la que han nacido, les está limitando en todos los ámbitos. Estamos trazando una linea muy fina que va completamente en contra de la inclusión de estos menores", señala Jennifer Zuppiroli, una de las autoras del estudio.

El asilo, puerta de entrada a la irregularidad

A parte de los nacimientos en familias ya irregulares, otro de los grandes generadores de irregularidad son las propias administraciones. El Estado descarta el 25% de las solicitudes menores que piden asilo, de forma que cada año 13.000 niños se encuentran en el muro infranqueable de ser 'simpapeles'. Se nota especialmente en los países de la américa Latina, donde el 45% de los menores son 'simpapeles'. "Son los países que sufren más rechazo de solicitudes de asilo", apunta Zuppiroli. Afecta especialmente al 70% de los niños peruanos, al 68% de los hondureños o el 60% de los colombianos. En cambio en el caso de los menores africanos esta tasa es relativamente baja, el país más afectado es Marruecos, donde un 7% de los niños son 'simpapeles'.

Marcados por la pobreza

Noticias relacionadas

También la pobreza y la precariedad laboral lleva a miles de familias a la irregularidad documental. Esto ocurre cuando los padres no pueden renovar su permiso de residencia y trabajo en España por haber perdido el empleo y no tener ingresos. Esta situación, además, catapulta estas familias a una horrible espiral de pobreza que los datos confirman. El 14% de las familias de nacionalidad española con menores a cargo están en riesgo de pobreza frente al 48% en el caso de los migrantes. De hecho los autores del informe estiman que a raíz de la crisis económica provocada por la pandemia 160.000 personas, contando adultos y menores, pueden abultar la bolsa de los 'simpapeles'.

Por comunidades, Catalunya es la región con más menores sin papeles. El 3% del total de niños empadronados allí no tienen permitido residir en España. La segunda comunidad con más menores irregulares es Madrid, y en tercer lugar la Comunidad Valenciana.