Pese a estar en ‘zona roja’

Los jueces levantan el cierre de los bares en Euskadi

  • El tribunal reconoce el daño económico que sufre la hostelería, a quien exculpa de los contagios

Un camarero de una terraza en el centro de Bilbao.

Un camarero de una terraza en el centro de Bilbao. / Europa Press

4
Se lee en minutos
El Periódico

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha aceptado cautelarmente la petición de las asociaciones de hostelería de permitir reabrir bares y restaurantes de los municipios que se encuentren en ‘zona roja’ por la elevada tasa de contagios por covid-19 (500 contagios por 100.000 habitantes). El Gobierno vasco decretó hace días su cierre para combatir la tercera ola de la epidemia, que está en fase de contención (621 casos notificados el lunes) pero con un importante problema de presión hospitalaria en las ucis, donde seis de cada diez pacientes están infectados de coronavirus. El portavoz del ejecutivo de Iñigo Urkullu ya ha anunciado que estudian recurrir la sentencia, que "respetan pero no comparten".

En un auto emitido por la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJPV, los jueces dan un duro revés al Gobierno vasco y se ponen del lado de los hosteleros. Eso sí, la reapertura -prevista para mañana mismo- podrá dar marcha atrás si la situación sanitaria empeora todavía más. Con el beneplácito judicial, los locales podrán llenar al 100% las terrazas, un porcentaje que se reduce a la mitad en las mesas del interior. Los clientes tienen vetadas las barras y deberán llevar mascarilla todo el tiempo, a excepción del momento preciso de beber o ingestar alimentos, una norma que apenas se cumple en las comunidades en las que está vigente, como Madrid.

Los jueces consideran que ahora mismo los bares y los restaurantes -una auténtica religión en toda Euskadi- no implican un peligro para la salud pública, a pesar de que todos los expertos en epidemias alertan sobre el riesgo que supone la vida social especialmente en lugares donde la gente se quitan la mascarilla. El fallo judicial da la razón a los propietarios de locales y asegura que el daño económico que supone su cierre tiene "muy difícil reparación". Los jueces también insisten en que el 80% de los contagios se pueden producir en encuentros y reuniones familiares.

Alegría en los bares

Las asociaciones de hosteleros han aplaudido la decisión de la justicia, una "buena noticia" que hace "justicia" al sector. Representantes de las asociaciones de hostelería de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava, que este martes han comparecido en el Parlamento Vasco para explicar la situación del sector, han subrayado el "sentido común" del movimiento.

En la comparecencia ante la Comisión de Comercio de la Cámara autonómica han intervenido el secretario de SEA Hostelería (Alava), Luis Cebrián; el gerente de la Asociación de Hostelería de Vizcaya, Héctor Sánchez; y el secretario general de Guipúzcoa Hostelería, Kino Martínez.

Además de reiterar sus demandas de un plan de rescate para el sector dotado con 231 millones de euros, los representantes de los hosteleros vascos se han felicitado por la decisión del TSJPV de permitir la apertura de los bares y restaurantes en localidades con una tasa de incidencia superior a 500 casos de coronavirus por 100.000 habitantes.

El gerente de la Asociación de Hostelería de Vizcaya ha afirmado que es una "pena" que se hayan tenido que "judicializar" las restricciones a la hostelería establecidas por el Gobierno Vasco para tratar de contener el avance de la pandemia.

El representante de los hosteleros vizcaínos ha puesto como ejemplo la Comunidad de Madrid, donde la hostelería se mantiene abierta pese a la elevada incidencia de covid-19 en dicho territorio, que con cerca de 1.000 casos de covid por 100.000 habitantes, se sitúa muy por encima de Euskadi, donde este indicador es de 624 casos por 100.000 habitantes. "Tenemos el caso de lo que sucede en Madrid, el misterio universal. Nadie se explica por qué funcionando la hostelería en un determinado nivel, la situación sanitaria no es peor que en otros sitios", ha afirmado.

Protestas en España

Precisamente en Madrid, los representantes de las principales asociaciones del sector hostelero --Hostelería de España, Hostelería de Madrid y la Asociación Madrileña de empresas de restauración (AMER)-- han roto varios platos contra el suelo delante del Ministerio de Hacienda en un acto simbólico para decir "basta" a la falta de ayudas directas del Gobierno. "Basta de ser los paganos de los platos rotos de la crisis del coronavirus", ha señalado el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel.

Noticias relacionadas

Hostelería de España junto a Hostelería de Madrid y AMER durante la protesta que llevaron a cabo esta mañana frente al ministerio de Hacienda por la situación del sector en España a causa de la pandemia por Covid.

/ David Castro

Una protesta que se ha replicado en otras regiones de España al unísono con el objetivo de poner en marcha unas ayudas tan reclamadas como necesarias para el sector. Según las cifras de esta patronal, desde el inicio de la crisis han cerrado 85.000 establecimientos ante una caída de la facturación media del 50% respecto al año 2019, lo que supone 70.000 millones menos de ingresos. Por ello, llevan meses reclamando ayudas directas por un total de 8.500 millones de euros para dar oxígeno a un sector que se desangra por las restricciones a la actividad derivadas del coronavirus.