ENTREVISTA

Isabel Díaz Ayuso: "Pediremos cuarentenas para los viajeros de países de las nuevas cepas"

La presidenta de la Comunidad de Madrid recibe a EL PERIÓDICO, del grupo Prensa Ibérica, en su despacho de la Puerta del Sol y reconoce que las nuevas variantes están cambiado todas las previsiones sobre el ritmo de los contagios. Sin embargo, insiste en que sería un error cerrar la hostelería, porque asegura que los contagios se producen en el ámbito familiar.

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, durante la entrevista. / José Luis Roca

Se lee en minutos

-Usted arremete contra la actuación del Gobierno en la pandemia cuando toma decisiones y al mismo tiempo le acusa de no tomarlas. También da lecciones a otras autonomías, como cuando en Barcelona dijo que era un delito tener cerradas las terrazas. ¿No debería ser más humilde cuando Madrid suma las peores cifras desde el inicio de la pandemia?

-Sí. Fuimos la comunidad más golpeada durante la primera ola, cuando nadie sabía lo que estaba sucediendo. Orgullosa no estoy. Ojalá lo hubiéramos hecho todo antes. Pero el Gobierno ha estado desaparecido. No ha habido Gobierno. Y las pocas veces que han actuado ha sido perjudicando las decisiones de las comunidades. No me mido con otras pero, si el Gobierno con su acción o omisión perjudica a los madrileños, tengo que denunciarlo.

-Pero acusó a Catalunya de delito por no abrir las terrazas.

-Cuando otras autonomías han señalado a Madrid jamás he hablado de ellas. Lo del delito es una expresión. Solo dije que Catalunya, con el clima tan maravilloso que tiene, sobre todo en la zona de costa, no debería tener las terrazas cerradas, porque se ha demostrado que al aire libre el contagio es casi inexistente. Aparte de los efectos perniciosos de los cierres masivos, está que el virus tampoco desaparece. Si me dijeran que el virus se irá el mes que viene, lo podemos intentar cerrar otra vez todo. Pero si esto está otro año entero entre nosotros, ¿qué hacemos? ¿Cerramos todo hasta que la gente se muera? La gente tiene que comer, tiene sus proyectos, sus empleos.

"¿Qué hacemos si esto dura una año más? ¿Cerramos todo hasta que la gente se muera?"

-Cuando el Gobierno toma decisiones, desobedecen. Tendrían que tener cerrado perimetralmente Madrid y cerrar o reducir al mínimo el aforo del interior de los bares, pero no lo hacen.

-Cuando se habla de Madrid se da la sensación de que es jauja. Desde septiembre el ocio nocturno está cerrado y la hostelería tiene amplias restricciones dentro y fuera. Aplicamos medidas muy estrictas. Pero como hay un estado de alarma que ha delegado las competencias a los presidentes de las comunidades, hemos decidido hacer lo que podemos con lo que tenemos. Vamos a por el virus, con las zonas básicas de salud, con los test de antígenos, mientras el resto sale a ganarse la vida. Si ves los bares de Madrid, están prácticamente vacíos mientras la inmensa mayoría de los contagios se están produciendo en el ámbito domiciliario.

-Ahora que ya hay controles en Barajas, pide que se vigile los trenes y los autocares, pero desde el 7 de enero, Madrid es la única comunidad que mantiene abiertas sus fronteras autonómicas.   

-Tiene que haber una estrategia de movilidad que controle las fronteras nacionales. Hay cepas como la británica, la brasileña y la surafricana que multiplican el virus de otra manera y que nos están destrozando. Teníamos claro cómo iba a bajar la curva en enero y esto nos ha trastocado todo. Está bien que se solicite PCR en origen, pero nos estamos planteando pedir cuarentenas a los viajeros de estos países. Ahora los vuelos están restringidos pero siguen pudiendo entrar los españoles o los británicos, brasileños y sudafricanos residentes en España.  

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, durante la entrevista.

/ José Luis Roca

-¿No cree que no debería ser objeto de debate político la decisión de qué colectivos son prioritarios a la hora de la vacunación, algo que se presta a hacer electoralismo entre esos colectivos como taxistas o camareros?

-No fue así. Estaba en una reunión con los hosteleros y sopesé qué hacer con la vacuna si no hay para todo el mundo. Es una opinión. Si no tenemos vacunas para el 100% de los ciudadanos habrá que elegir. Hice una propuesta a puerta cerrada que luego salió y por eso tuve que dar explicaciones.

-La gerente del hospital Príncipe de Asturias pidió que se quitara el móvil a los enfermos para evitar que hablaran con los familiares y conseguir que aceptaran ser llevados al Zendal. ¿Qué opinión le merece?

-Ella sabe que a muchos pacientes les están inoculando el miedo al Zendal, porque es un hospital que lo han politizado y que hay que dejar ya fuera del debate porque ahí se están curando muchas personas. Yo no lo comparto y si ella hubiera insistido o se equivocara constantemente... Pero es una buena gerente, lo máximo que se puede hacer es discrepar de lo que dijo.

-Pasemos al terreno económico. El ‘sorpasso’ de Madrid a Catalunya ¿cree que será coyuntural o estructural?

-Es una tendencia desde hace años. Madrid ha pasado de ser la cuarta economía a la primera, porque hemos entendido que son los ciudadanos los que crean el empleo con su emprendimiento y hemos fomentado la creación de empresas desde la libertad, la baja fiscalidad y cada vez con una menor maraña burocrática. Rechazo que sea por el efecto capitalidad, no ocurre en todos los países. En Catalunya, lo que está pasando es que los ciudadanos dedican más tiempo y esfuerzo para trabajar por la política y la administración y cada vez hay más trabas al emprendimiento, más impuestos y menos seguridad jurídica y política. Y eso hace que el capital, que es libre, elija otros territorios.

-¿Qué responde a los que acusan a Madrid de competencia desleal?

-Es la excusa del mal pagador. Deberían bajar los impuestos. Pero, además, el de sociedades se paga igual en todo el territorio y no ha evitado que algunas empresas se hayan ido a otras regiones.

"Los impuestos y la menor seguridad jurídica en Catalunya hacen que el capital elija otros territorios"

-La corrupción del PP vuelve a la primera línea con el juicio de la ‘caja b’. Usted dice que el PSOE intenta “desprestigiarles”. ¿Ese argumento victimista resulta creíble después de los casos Gürtel, Bárcenas, Púnica, Lezo, Brugal, Imelsa…?

-No es la corrupción del PP, es una serie de casos concretos sobre personas y no sabemos qué desenlace van a tener. No es victimista, es realista. Siempre que hay una campaña sale Bárcenas, siempre sale lo mismo contra el PP, justo en mitad de la campaña. Oye, qué casualidad.

-La fecha del juicio se conocía antes que la de las elecciones.

-El independentismo y el socialismo van juntos en esto. ¿Tiene algo que ver Pablo Casado? ¿Acusan a Pedro Sánchez de los ERE?

-¿Qué puede hacer el líder del PP para librarse de esa herencia?

-Debe centrarse en el futuro y liderar la oposición, y no en lo que quiere Moncloa.

"Siempre que hay una campaña sale Bárcenas, siempre sale lo mismo contra el PP, justo en mitad de la campaña. Oye, qué casualidad".

-Si hay ‘sorpasso’ de Vox en Catalunya, ¿puede afectar al liderazgo de Casado?

-Creo que el ‘sorpasso’ no sucederá. El PP está en una situación muy compleja porque estamos silenciados como oposición. Sus propuestas son siempre omitidas y se tiene que enfrentar a la reconstrucción de un proyecto político con el espectro dividido en tres.

-Alberto Núñez Feijóo preside la Xunta y dirige el PP gallego, Juan Manuel Moreno preside la Junta y también el PP andaluz…  ¿Por qué Casado no da por hecho que usted debe presidir el partido en Madrid?

-Aquí fue a la inversa. Primero fui candidata y ahora, pasados los congresos provinciales, se abrirá ese debate.

La jefa del Ejecutivo madrileño, tras la entrevista.

/ José Luis Roca

-El alcalde José Luis Martínez-Almeida ha dejado saber que, si usted se presenta, él también lo hará, y parece que la dirección prefiere buscar una tercera vía.

-Estamos ordenando prioridades y es salir de esta. Luego ya veremos.

-Pero más allá del orden, ¿es un problema que se disputen el liderazgo?

-Y Clint Eastwood si se presenta por Madrid también, pero es que no estoy en eso [sic]. Estamos en una situación no digo de emergencia, pero casi. Una situación muy delicada en que cada despiste se paga con menos empleo.

“Es una situación casi de emergencia, cada despiste se paga con empleo”

-¿Se siente juzgada con mayor severidad por ser mujer?

-No por ser mujer, sí por ser la presidenta de un Gobierno antagónico al de la Moncloa. Hay una serie de insultos hacia las políticas, periodistas y empresarias que hacia los hombres no profieren: buscan nuestra inseguridad. Es una turba que intenta humillar y, sobre todo, acomplejar.

-Su jefe de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez, acompañó a José María Aznar de un Gobierno autonómico hasta la Moncloa. ¿Se imagina recorriendo ese camino?

-No, veo a Pablo Casado.

Te puede interesar

-Y, si él no lo logra, ¿lo intentará?

-El camino va a ser difícil, pero estoy convencida de que lo va a conseguir y ahí estaremos para acompañarle.