DESASTRE ECOLÓGICO

El fiscal se querella contra la empresa de Montornès por el incendio que contaminó el Besòs

  • La compañía había sido sancionada en varias ocasiones por la Generalitat

  • El vertido ocasionado por el siniestro provocó la muerte de miles de peces

  • Un incorrecto almacenamiento de residuos originó el fuego y la contaminación

Incendio en una nave industrial de Montornés del Vallès.

Incendio en una nave industrial de Montornés del Vallès. / JOAN RAVENTÓS

3
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

La Fiscalía de Barcelona ha presentado una querella por un delito contra el medio ambiente y otro relativo a la protección de la fauna y flora contra tres directivos la empresa Dictesa y la misma compañía por el incendio ocurrido el 11 de diciembre del 2019 en su planta de Montornès del Vallès que causó vertidos de productos tóxicos y la contaminación del río Besòs, provocando la muerte de miles de peces y la desaparición del 99% de la fauna piscícola. El ministerio público tiene abierta otra investigación, todavía no finalizada, sobre la actuación de la Generalitat en relación con el control de esta compañía.

El siniestro se produjo en la planta industrial de la empresa Dictesa, dedicada al reciclaje de disolventes y tratamiento de residuos industriales, que desde 2011 ha sido sancionada en varias ocasiones por incumplimientos de la normativa vigente y, sobre todo, por el deficiente almacenamiento de los residuos y por falta de autorización para realizar determinadas labores, según especifica la querella. La Agencia de Residuos de Catalunya impuso en una inspección que se efectuó en 2017, y se cerró el 7 de mayo de 2018 con una sanción de 48.000 euros, que la empresa liquidó, al detectarse un almacenamiento superior a la capacidad permitida, la acumulación de materiales fuera de lugar (envases vacíos) y la falta de trazabilidad en la gestión documental de residuos. En la de 2019 se abrió un nuevo expediente sancionador, notificado el 8 de octubre, con una sanción de 10.000 euros.

El fiscal Antoni Pelegrín sostiene que los querellados, cada uno dentro de su responsabilidad "eran conocedores en todo momento" que en la planta de Montornès "había una importante acumulación de residuos peligrosos" que "ordinariamente" era "muy superior" a lo permitido y que, además, se guardaba en "lugares no autorizados". Incide en que también sabían que estos residuos en ocasiones se guardan sin etiquetar, cuando debían estarlo de manera "clara", y sin que se conociera realmente el verdadero contenido de esos recipientes.

Bidón sucio y peligroso

La querella precisa que los acusados también eran conocedores de que en la actividad de destilación de los disolventes usados, que se realizaban durante las 24 horas, trabajadores no cualificados para hacerlo había vaciado pequeños bidones de residuos en otro metálico de 200 litros, que "siempre se aprovechaba sin limpiarlo". Esto implicaba mezclar en muchas ocasiones productos tóxicos y peligrosos "no correctamente identificados" y altamente inflamables.

Noticias relacionadas

Esta situación de "incumplimientos graves de toda la normativa medioambiental", apunta el fiscal, supuso que en la madrugada del 11 de diciembre del 2019, un trabajador mezcló en el bidón de 200 litros los residuos sin conocer de que sustancias se trataba, lo que provocó una "reacción exotérmica" y la emisión de humo, hasta que, finalmente, comenzó a quemar. El fuego afectó rápido a otros recipientes con residuo y el incendio se extendió por la planta. No entró en funcionamiento ningún equipo de extinción. En ese momento había en el lugar 1.176 toneladas de disolvente que se quemaron o cayeron al suelo.

Una parte importante de esta sustancia fue a parar al rio Besòs sin ningún tratamiento, lo que originó que desapareciera la vida acuática desde Montornès hasta la desembocadura. Los vertidos "incontrolados" duraron días con los consiguientes "efectos nefastos" y un "desastre ecológico" de los de "mayor" magnitud de los que se recuerdan en España, argumenta el fiscal. Y advierte que "será muy difícil y costosa" la recuperación del ecosistema del río. Las sustancias tóxicas también contaminaron las aguas subterráneas de la zona y la emisión a la atmósfera de compuestos peligrosos para la salud humana.