Se ocupará Sant Joan de Déu

Salut cambia a los gestores del geriátrico de Tremp tras las 61 muertes

  • Salut aleja del centro a la fundación Fiella, la antigua gestora, que es investigada judicial y administrativamente

  • Los trabajadores de la residencia temen que la nueva gestora active una reducción temporal de empleo en próximas fechas

La residencia de ancianos de Tremp.

La residencia de ancianos de Tremp. / JORDI V. POU

1
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

La orden hospitalaria de Sant Joan de Déu, gestora del hospital materno infantil más importante de Catalunya, gestionará en las próximas semanas la residencia Sant Hospital de Tremp, donde el coronavirus causó una tragedia. En menos de un mes, 140 ancianos enfermaron y 61 fallecieron debido a un brote e importantes fallos en la gestión. Tras varias semanas de prórrogas con una polémica intervención, la entidad pública Gestió Serveis Sanitaris (GSS) ha abandonado el centro y Sant Joan de Déu toma las riendas por, al menos, dos semanas más.

La GSS ha abandonado hoy la residencia Fiella de Tremp. Entró en el centro el 28 de noviembre, al comprobar que los gestores del centro eran incapaces de contener el brote de coronavirus. GSS sale, pero quien entra es otra institución religiosa. Además, está prevista el cese de de la antigua directora que será sustituida por la enfermera que tomó el mando en la residencia durante la crisis sanitaria de noviembre y diciembre.

Investigación abierta

Noticias relacionadas

Salut debe resolver si la gestión de Sant Joan de Déu es temporal o indefinida. La fundació Fiella, una entidad religiosa formada por el párroco de Tremp y el obispado de la Seu d'Urgell, aún puede luchar por mantenerse en el centro. La investigación de la 'conselleria' d'Afers Socials y de la Fiscalía podría invalidarles para el cuidado de ancianos. El centro tardó nueve días en ser desinfectado tras conocer el alcance del brote.

Actualmente, el geriátrico de Tremp es 'verde': ya acepta visitas de los familiares y los internos ya no viven aislados en sus cuartos. "Lo que pasa es que el número de internos es casi la mitad. Con la situación actual, que no se pueden hacer nuevos ingresos, es evidente que habrá que repensar las ratios de trabajadores. Y nuestra sospecha es que vamos a tener un erte", cuenta una empleada del centro a EL PERIÓDICO. Esta será una de las primera decisiones que deberá tomar la nueva dirección tras asumir el mando este mismo viernes.