Alcaldes del Baix Llobregat y L'Hospitalet (Barcelona) piden al Govern reabrir bares y restaurantes

Bar cerrado en Barcelona.

Bar cerrado en Barcelona. / JORDI OTIX

Se lee en minutos

El Periódico

Un total de 17 alcaldes socialistas del Baix Llobregat y de L'Hospitalet han remitido una carta al vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, en la que reclaman la apertura de establecimientos de hostelería y restauración, con procedimientos y limitaciones que ayuden al control sanitario de las actividades, su aforo y la seguridad entre los trabajadores y los usuarios

En la carta, que fue enviada el pasado 9 de noviembre y todavía no ha tenido respuesta, evidencian su preocupación por "la situación dramática que afrontan los trabajadores y las trabajadoras de los ámbitos de la restauración y la hostelería. Los municipios del Baix Llobregat y L'Hospitalet están sufriendo de forma especial el cierre temporal de miles y miles de establecimientos pertenecientes a estos sectores sin haberles dado una alternativa de viabilidad que les ayude a superar este periodo de dificultades".

Además, recuerdan que las restricciones afectan también a la red de proveedores que los alcanzan.

Desde las alcaldías alertan de que "estamos viviendo la que es sin duda la peor crisis sanitaria, económica y social de las últimas generaciones". Y recuerdan que desde el inicio de la emergencia estos municipios se han puesto a disposición de las diferentes administraciones para dar respuesta a las nuevas necesidades resultantes de la pandemia, "entendiendo la necesidad de restricciones para doblar la curva de transmisión y contagios".

A la espera de respuesta

Te puede interesar

A la vez, consideran: "Tenemos que ser capaces de coordinar la apertura de estos establecimientos con las restricciones actuales de movilidad nocturna y confinamiento perimetrales de fin de semana". Por ello, se muestran seguros de que "con la voluntad y el consenso de todos –administración y profesionales del sector- se podrán fijar los procedimientos y las limitaciones que ayuden al control sanitario de estas actividades, su aforo y la seguridad entre los trabajadores y los usuarios".

A la espera de una respuesta, dicen, por parte de Pere Aragonès, "los alcaldes y alcaldesas del Baix Llobregat y L'Hospitalet se ponen a disposición del Govern para trabajar junto con diligencia y rapidez en la definición y aplicación de las disposiciones que hagan falta para la apertura inmediata de los negocios con la máxima seguridad".