AVAL DEL TSJC

El TSJC avala la prohibición de reunirse más de seis personas en Catalunya

La decisión del Procicat necesitaba ser avalada por el alto tribunal

Grupos pequeños en una terraza en el barrio en el barrio de Gràcia, en Barcelona, el pasado martes.

Grupos pequeños en una terraza en el barrio en el barrio de Gràcia, en Barcelona, el pasado martes. / ÁLVARO MONGE

1
Se lee en minutos

La Sala Contenciosa del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha ratificado la propuesta del Govern de limitar a seis personas las reuniones públicas y privadas en Catalunya, ha informado el TSJC este viernes.

La Sala aprueba esta restricción a excepción de en actividades docentes, laborales, de culto, actos religiosos, servicios religiosos, transporte público, derecho de manifestación y actividades con protocolo sectorial como culturales y deportivas.

El comité de dirección del Plan Procicat aprobó el miércoles la propuesta de las 'conselleries' de Salut e Interior de la Generalitat de limitar las reuniones sociales, tanto en el ámbito público como privado, a un máximo de seis personas en toda Catalunya y no a diez como hasta ahora, que estaba pendiente de ratificar por el TSJC.

La propuesta del Govern se justifica en un informe del director de la Agència Catalana de la Salut, que constata que el ámbito donde se ha producido un mayor número de brotes y casos de Covid-19 continua siendo el ámbito familiar y social, representado un 61,6% de los brotes activos y más de un 50% de los casos.

En principio 15 días

Noticias relacionadas

Para el TSJC, el Govern explica "razonadamente" la necesidad de esta restricción, ajusta las actividades a las que se aplica, así como su ámbito territorial en base a la naturaleza del riesgo, y limita la duración máxima, en principio a 15 días, lo que justifica su ratificación.

Además, el TSJC también ha avalado las medidas contra el brote de Covid propuestas en Reus (Tarragona), que recomiendan que la población permanezca en su domicilio y solo salga para ir a trabajar y otras actividades esenciales, y limitar el número de personas del grupo de convivencia habitual, entre otras.