21 oct 2020

Ir a contenido

SITUACIÓN ALARMANTE

Madrid encierra a casi un millón de habitantes en sus zonas sanitarias

Salvo para las necesidades básicas, no se podrá salir o entrar de unas áreas cuyos límites nadie conoce

Los barrios son los de mayor incidencia del virus y casi todos coinciden los de rentas más bajas

Patricia Martín / Manel Vilaseró

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, el pasado 25 de agosto en la Real Casa de Correos. 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, con el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, el pasado 25 de agosto en la Real Casa de Correos.  / EUROPA PRESS

Tras mantener en vilo a Madrid desde el pasado miércoles con sus vacilaciones, Isabel Díaz Ayuso, concretó este viernes su plan para frenar la tranmisión descontrolada del covid-19. La medida estrella consiste en el confinamiento perimetral de los 858.153  habitantes de las 37 zonas sanitarias de la Región donde la incidencia del virus “es gravísima”, superior a 1.000 casos por 100.000 habitantes.

La restricción entrará en vigor el próximo lunes y durante al menos 14 días no se podrá entrar ni salir de esas áreas más que para trabajar, ir al cole, asistir a personas vulnerables, acudir a exámenes o cualquier otra necesidad prioritaria.

Dentro de su zona, los residentes podrán moverse libremente y pasear. Aunque se recomienda que “no abandonen sus casas si no es imprescindible”. Los bares, restaurantes, comercios, bingos y casas de apuestas que permanecerán abiertos con el 50% del aforo, aunque con una especie de toque de queda. Todos deberán cerrar como máximo a las 22 horas. Los parques y jardines quedarán clausurados. En las zonas ajardinadas “se dan más reuniones sociales que en los casinos”, argumentó al respecto Ayuso.

Las reuniones privadas o públicas quedan limitadas a seis personas, una medida que afecta a toda la comunidad autónoma. La única.  

De las 37 áreas sanitarias, 26 se encuentran en Madrid capital, en seis distritos, y el resto se reparten en los siguientes municipios: Fuenlabrada, Humanes, Moraleja de Enmedio, Parla, Getafe, San Sebastián de los Reyes y Alcobendas. Los afectados suman el 13% de la población madrileña, si bien concentran casi el 24% de los casos detectados en la última semana.

La mayoría coinciden con las zonas más deprimidas de la Comunidad cuyas asociaciones de vecinos ya han advertido que consideran “injusta e ineficaz” la medida. Poco después de que Ayuso expusiera su plan protagonizaron la primera manifestación de rechazo en la Puerta del Sol al grito de “Ayuso dimisión”.

Las zonas sanitarias básicas son las demarcaciones territoriales a las que da servicio cada centro de salud. ¿Será posible controlar que nadie sobrepase esos límites? Difícil. Para empezar nadie los conoce. Hubiera sido más simple y entendible encerrar distritos o municipios enteros. No hay previsto el despliegue de ninguna señalización específica. El Ayuntamiento de Madrid tiene previsto mandar información a todos los residentes pero no dijo cuando. Y los que no viven allí y no pueden entrar también deberían recibir la información.

¿Desplegarán los ayuntamientos sus policías locales? Así lo exige la orden que ha publicado este sábado el Boletín Oficial de la Comunidad, pero vigilar los límites de 37 zonas comporta unos problemas logísticos enormes. Ayuso apuntó que cuenta que en la cumbre que mantendrá con Pedro Sánchez en la Puerta del Sol éste le proporcione policias y militares para esa función.

Un 'test' rápido por habitante

La idea del Ejecutivo regional es concentrar la vigilancia en los positivos y sus contactos porque, aseguran, ahora “la mayoría no cumplen con la cuarentena”. Todos los habitantes será sometidos a ‘tests’ rápidos a partir del mismo lunes, según el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y recibirán duras sanciones si incumplen los aislamientos.

La colapsada asistencia primaria de la Comunidad será la encargada de practicar ese millón de ‘test’ que el Ministerio de Sanidad no tiene previsto homologar como mínimo hasta el miércoles.

Zapatero, relegado

Ayuso compareció en la presentación junto a su consejero de Sanidad y el vicepresidente Ignacio Aguado, pero sin el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, que no ha vuelto a abrir la boca desde que el miércoles anunció “confinamientos selectivos”. Al final se ha aplicado una modalidad de confinamiento similar a la de otros territorios como Valladolid, Salamanca y varios barrios de Palma.

Tanto la presidenta como Escudero eludieron pronunciar el vocablo como si fuera tabú. Sólo la pronunció Ayuso para decir que su objetivo es “evitar a toda costa el estado de alarma y el confinamiento, porque son el desastre económico”. Queda la incógnita de si Zapatero ha sido condenado al ostracismo solo por pronunciarlo o si sus propuestas eran más ambiciosas.

La presentación del plan se retrasó varias veces a lo largo del día porque había que despejar "dudas jurídicas" que no hubiera habido si la Comunidad hubiera aoptado por desplegar la medidas baja el paraguas de un estado de alarma limitado como el que ofreció Pedro Sánchez a las autonomías.

La mayoría de expertos reclamaban desde hace semanas medidas como las adoptadas, pero al haber llegado tan tarde es muy probable que se queden cortas. En la presentación no se aclaró porque se ha puesto el listón a en una incidencia de mil casos cuando muchas otras zonas están a más de 800 y Madrid capital se acerca a los 700 de media.

El manual

A estas alturas del partido los manuales de epidemiólogía y la experiencia de la primera ola recetan ya el confinamiento  generalizado de Madrid. Una demanda a la que se ha apuntado, ya tardaba,  el ‘president’ Quim Torra.  Nadie puede negar que el descontrol del virus en el centro de la península amenaza con extenderse por toda España como ya hizo en marzo. Josep Maria Argimon, el Fernando Simón de la Generalitat, ya lo advirtió días atrás a preguntas de este diario.

En su discurso, Ayuso recayó en las consabidas  críticas hacia el supuesto abandono que ha sufrido Madrid por parte del Gobierno, algo que ahora "quedará atrás" porque “Sánchez ha aceptado que vayamos unidos”. También criticó la supuesta falta de estrategia del Gobierno en la nueva fase de la pandemia pese a que desde julio está aprobado un Plan de Respuesta Temprana a los rebrotes. Un programa que Madrid ha incumplido en todos sus capítulos.

Aguado, su aliado de Ciudadanos, en otro gesto de distanciamiento de la presidenta, pidió olvidar la búsqueda de culpables porque es “un ejercicio estéril”.

Las áreas afectadas

En Madrid capital las zonas afectadas por las restricciones son Puerta Bonita, Vista Alegre y Guayaba, en Carabanchel; Almendrales, Las Calesas, Zofío, Orcasur y San Fermín, en Usera; San Andrés, San Cristóbal, El Espinillo y Los Rosales, en Villaverde; la zona básica de Villa de Vallecas; Entrevías, Martínez de la Riva, San Diego, Numancia, Peña Prieta, Pozo del Tío Raimundo, Ángela Uriarte, Alcalá de Guadaira y Federica Montseny, en el distrito de Puente de Vallecas; y Doctor Cirajas, Ghandi, Daroca y La Elipa, en Ciudad Lineal.

En Fuenlabrada las zonas que se perimetrarán serán las de Alicante, Cuzco y Francia. También los municipios de Humanes de Madrid y Moraleja de Enmedio, y en Parla, las zonas básicas de salud de San Blas e Isabel II. Por su parte, Getafe estará afectado en Las Margaritas y Sánchez Morate; en San Sebastián de los Reyes, la zona de Reyes Católicos; y en Alcobendas, la zona de Chopera y Miraflores.