24 oct 2020

Ir a contenido

Experiencia médica pionera

Vall d'Hebron y Pere Virgili crean una unidad conjunta para enfermos de cáncer

Expertos de los dos centros médicos barceloneses comparten medios y profesionales desde este mes

La fusión suma la excelencia en investigación con la del trato al paciente, según sus responsables

Óscar Hernández

La doctora Patricia Gómez atiende a la paciente Claudia Cardojo en la nueva unidad oncológica del Pere Virgili.

La doctora Patricia Gómez atiende a la paciente Claudia Cardojo en la nueva unidad oncológica del Pere Virgili. / Laura Guerrero

El hospital Vall d'Hebron y el Parc Sanitari Pere Virgili han unido sus fuerzas, tanto de personal como tecnológicas y de espacio físico, para crear una unidad conjunta para pacientes oncológicos subagudos, es decir aquellos enfermos de cáncer que deben ingresar unos días pero que no necesitan la alta teconolgía diagnóstica y de intervención de un gran hospital.

La nueva unidad, que sigue los pasos de una estrategia emprendida entorno a grandes hospitales de Holanda y EEUU, tiene capacidad para 32 pacientes, que pueden utilizar también un gimnasio, una sala de estar y dos terrazas con vistas en la misma cuarta planta del edificio Xaloc del complejo sanitario donde antiguamente estaba el Hospital Militar.

Albert Salazar, gerente del Vall d'Hebron, ha explicado esta mañana en la inauguración de la unidad, que entró en funcionamiento el 1 de julio, que la iniciativa "permite llevar la atención de los enfermos crónicos vulnerables o frágiles más alla de nuestro hospital, mejorar la atención de todos los pacientes y optimizar el ingreso de los más complejos en el hospital universitario".

Rehabilitación y atención social

Arturo Míguez, gerente del Pere Virgili, ha afirmado que "los usuarios de la nueva unidad se benefician de la experiencia en rehabilitación, atención social, curas paliativas y manejo integral del paciente oncológico que ofrece el Parc Sanitari". Así Vall d'Hebron aporta la excelencia en diagnóstico y tratamiento, y el Pere Virgili, en la atención al paciente.

En una visita a las instalaciones, la coordinadora de la nueva unidad del Pere Virgili, Patricia Gómez, que también es oncóloga del cercano Vall d'Hebron, ha puesto como ejemplo que los pacientes ingresados en este servicio "tienen permanentemente un fisioterapeuta que los visita cada día y puede llevarlos al gimnasio o hacer ejercicios con ellos en la habitación, algo que Vall d'Hebron no puede ofrecer". Además, los enfermos tambien disponen de rehabilitadores, terapeutas ocupacionales y psiconcólogos "para cuidar de su salud física, funcional y mental".

La ventaja de la coordinación

De hecho, el personal de la nueva unidad es un equipo mixto de Vall d'Hebron y Pere Virgili, que incluye, además de los oncólogos, un internista, un psiconcólogo, enfermeras, fisioterapeutas y trabajadores sociales, entre otros. Un papel fundamental juegan las enfermeras, "responsables de hacer las curas adecuadas, desde las de lesiones tumorales externas a la colocación de catéteres", ha detallado Ángeles Pañuelas, adjunta a la dirección de enfermería del área oncológica del Vall d'Hebron.

Aunque la unión de los dos grandes centros médicos, ubicados a kilómetro y medio de distancia, para crear este servicio oncológico ya se diseñó antes de la pandemia del coronavirus, varios de sus responsables han coincidido en subrayar que la respuesta solidaria y coordinada de los equipos de distintos hospitales ha sido determinante para combatir la covid-19. "Cada mañana nos coordinábamos los responsables de todos los centros médicos del área, desde Vall d'Hebron, al Pere Virgili o el Quirón, y acordábamos estrategias", ha contado Salazar. "La respuesta al coronovarius ha puesto de manifiesto la utilidad de una buena integración de todos los recursos", ha indicado Adrià Comella, director del Servei Català de Salut.