14 ago 2020

Ir a contenido

Polémica en el Segrià

Trilla ve el endurecimiento del confinamiento en Lleida como la "única medida" efectiva

El epidemiólogo considera que pese al aumento de casos en L'Hospitalet la situación no es la misma que la del Segrià

El Periódico

Un grupo de jóvenes con mascarilla en la rambla de Ferran, en Lleida.

Un grupo de jóvenes con mascarilla en la rambla de Ferran, en Lleida. / JORDI V. POU

El jefe de Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona, Antoni Trilla, ha defendido que el endurecimiento del confinamiento es "la única medida" que puede ayudar a mejorar la situación de Lleida y ha lamentado el "lío" judicial. "Puede haber detalles jurídicos pero se tienen que intentar resolver teniendo en cuenta el objetivo principal", ha dicho en declaraciones en Catalunya Ràdio recogidas por la ACN.

Trilla ha considerado que "todo el mundo tendría que ir en la misma dirección" y ha esperado "que no se añada más lío al lío epidemiológico". Por otro lado, ha dicho que todo y el aumento de casos en L'Hospitalet de Llobregat, la situacio no es la misma que la del Segrià y ha hecho un llamamiento a reforzar la vigilancia y el seguimiento de casos.

Trilla ha asegurado que "se veía venir desde hacía unos cuántos días" que la situación de Lleida empeoraría. Sobre si se han tomado tarde las medidas, ha valorado que "se ha intentar hacer algo más de cirugía". "Realmente es la única medida que puede ayudar ahora a apaciguar el ritmo de transmisión", ha dicho sobre el endurecimiento del confinamiento.

No obstante, ha añadido que también "se tiene que mejorar" la capacidad de hacer pruebas y todas las etapas para conseguir un verdadero control de los brotes, algo que ha lamentado que "probablemente ha fallado" en Lleida.

En este sentido, ha dicho que el aumento de casos en L'Hospitalet "pondrá a prueba las capacidades" y ha apelado a actuar "el más rápidamente posible" y a hacer un "esfuerzo extraordinario". Aun así, ha asegurado que el Hospitalet y la zona metropolitana sur "no están en zona de riesgo de transmisión comunitaria" como para plantearse medidas como las de Lleida.

Ha añadido que en Barcelona también se está "al límite": "Estamos en zona amarilla, más pendientes de la zona roja que de la verde". En este sentido, ha apelado a la responsabilidad individual para el cumplimiento de todas las medidas de seguridad y a la de las administraciones, puesto que ha asegurado que "no vale dejarlo todo en manos de los ciudadanos".