06 jul 2020

Ir a contenido

Más ahogamientos en espacios no vigilados por la pandemia de covid

Un informe refleja que 101 de las 107 personas que han perdido la vida entre el 1 de enero y el 28 de junio del 2020 lo han hecho en espacios e instalaciones acuáticas sin socorristas ni otras medidas de seguridad

El Periódico

Piscina pública de Barcelona.

Piscina pública de Barcelona. / Pere Batlle

Las muertes por ahogamiento en espacios sin vigilancia ascienden a 101 en el 2020 frente a las 114 del 2019, pero pasan a representar el 94,4% del total de fallecimientos frente al 87% del año pasado debido a que muchos ciudadanos van a espacios naturales al evitar playas y piscinas por el coronavirus, según se refleja en el Informe Nacional de Ahogamientos (INA), difundido por el Consejo Superior de Deportes y que actualiza a diario la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo.

El informe refleja que 101 de las 107 personas que han perdido la vida ahogadas entre el 1 de enero y el 28 de junio del 2020 lo han hecho en espacios e instalaciones acuáticas sin socorristas ni otras medidas de seguridad.

Así los fallecimientos por ahogamiento no intencional en espacios no vigilados han crecido en España más de siete puntos en lo que va de año, al elevarse al 94,4% (101 de un total de 107) frente al 87% que se registraba en el mismo periodo de 2019 (114 de un total de 131).

El portavoz de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, Francisco Cano, ha explicado que el cierre o no apertura de instalaciones acuáticas por parte de muchos municipios y comunidades de vecinos debido a la pandemia "ha hecho que un porcentaje importante de población haya optado por acudir a espacios naturales que carecen de las medidas de seguridad y vigilancia que sí se disponían en esos otros lugares".

"La ciudadanía se ve obligada a acudir a otros espacios acuáticos sin vigilancia, como canales, embalses, ríos, pantanos o lagos, entre otros, lo que convierte una medida para preservar la salud en un potencial riesgo para la vida", destaca el también director de Prevención y Seguridad de la Federación.

Esta situación ha revertido la estadística que desde el 2015 hace la Federación, que hasta ahora reflejaba que las playas españolas eran los espacios en el que más ahogamientos no intencionales se producían.

Así, de las 107 muertes registradas hasta el 28 de junio son 79 las que han tendido lugar en lugares diferentes a playas o piscinas, lo que supone un 73,8% del total y un incremento del 17,3% sobre el mismo período del año pasado, cuando hubo cinco ahogados menos.

Y se ha producido un descenso de un 12,6% en el número de muertes en las playas respecto al mismo período del año anterior, con un 18,7% del total.

También bajan las muertes en piscina, que se sitúan en el 7% del total.

La Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo pide a las autoridades que "se tomen medidas que preserven la seguridad de las personas y reviertan este incremento de ahogamientos mortales".

Solicita a los municipios que destinen recursos para dotar de servicio de vigilancia y socorrismo a las zonas naturales a la que está acudiendo la ciudadanía "con el objetivo de revertir esta dramática estadística, que de continuar en esta línea será la más trágica de los últimos años". 

Temas Ahogados