18 sep 2020

Ir a contenido

NUEVA NORMALIDAD

Aumento "significativo" de bañistas en la Costa Brava pero sin aglomeraciones

Las carreteras que dan acceso a las playas de Girona registran un incremento considerable de vehículos

El Periódico

Bañistas en la Playa de la Fosca, en Palamós, este sábado.

Bañistas en la Playa de la Fosca, en Palamós, este sábado. / ACN

La etapa de 'nueva normalidad' y el buen tiempo de este inicio de verano ha provocado que este sábado se haya registrado un aumento "significativo" del número de bañistas en las playas de la Costa Brava, aunque sin que por el momento haya aglomeraciones.

En este primer fin de semana de verano, las carreteras que dan acceso a la Costa Brava, como la C-66 o la C-35, registran un aumento considerable del número de vehículos con respecto al sábado pasado. Y es que la eliminación de las restricciones de movilidad ha hecho que muchos ciudadanos hayan decicido desplazarse a sus segundas residencias en la costa de Girona o bien ir a pasar el día en la playa.

En localidades como Calella de Palafrugell, Llafranc o Platja d'Aro, la Policía Local es la encargada de controlar el aforo en las playas ya que el personal que debe asumir esta tarea aún no lo ha empezado a hacer.

Sant Joan, a la vuelta de la esquina

Al hecho de que este sea el primer fin de semana de verano se le añade la cercanía de la verbena de Sant Joan, que muchos catalanes aprovecharán para hacer puente. El Departamento de Interior prevé que medio millón de vehículos salgan del área metropolitana de Barcelona con motivo del puente. "Puede ser de cifras récord", advertía el director del Servei Català de Trànsit, Juli Gendrau. Los Mossos tienen previsto hacer 1.400 controles en las carreteras.

Aunque las verbenas no están prohibidas, Protecció Civil recomienda que sean celebraciones familiares y que en los actos donde haya mucha afluencia de personas, se respeten las distancias de seguridad.