23 oct 2020

Ir a contenido

el día de la mujer trabajadora

Las catalanas son cada vez más pobres que los catalanes

El 18,4% de hombres están en riesgo de exclusión, frente al 24,1% de mujeres

La consellera Budó situa las pensiones como uno de los focos de desigualdad

Elisenda Colell

Acción de la Asamblea Feminista de Valencia contra las violaciones.

Acción de la Asamblea Feminista de Valencia contra las violaciones. / EFE / MANUEL BRUQUE

A diferencia de la brecha salarial (situada en el 23,4% en Catalunya), que en los últimos cinco años ha ido descendiendo ligeramente, la frontera de los hombres y las mujeres frente a la pobreza se ha ido agrandando desde 2013. Entonces, el 18,8% de mujeres y el 20,7% de los hombres estaban en riesgo de exclusión. Ahora ellas son casi seis puntos más pobres que ellos. Unos datos que ha dado a conocer l'Institut Català de les Dones, para presentar la campaña institucional del Govern para el 8M.

La brechas más importantes en Catalunya, según la Generalitat, afectan especialmente al mercado laboral. Ellas cobran un 23,4% menos que ellos, los hombres copan el 64% de los puestos de dirección en empresas, y entre los trabajadores que reducen su jornada para cuidar de hijos o dependientes, ellos no llegan al 10%. Pero la diferencia en la tasa de pobreza, que es ya del 6%, es la que más ha crecido en los últimos cinco años, si bien muchos otros indicadores se han estabilizado o reducido sensiblemente. 

"La equiparación de los permisos de paternidad es un paso en la buena dirección", ha dicho la responsable de l'Institut, Laura Martínez, mientras que la consellera Budó ha argumentado que el problema de la pobreza radica en que las mujeres, por haber cotizado menos, cobran pensiones más bajas en la vejez, y acaban contabilizando en los índices de riesgo de exclusión. "Los planes de igualdad en las empresas, el hecho que los empresarios deban publicar los salarios y se avergüencen de que ellas cobran menos por el mismo trabajo... estas medidas también ayudan", ha expuesto Martínez. 

El informe también detalla otros datos que muestran como las mujeres siguen discriminadas en muchos ámbitos. Uno de ellos, el de la política. Por cada cuatro hombres que son alcaldes, hay una mujer alcaldesa, aunque el numero de concejalas elegidas en las últimas municipales es del 44% del total. "La política sigue siendo cosa de hombres", ha lamentado Budó. 

También en el deporte las diferencias son abismales. Por cada mujer que obtiene una licencia federativa, hay tres hombres. Un porcentaje, el de las mujeres deportistas, que ha ido creciendo de forma muy sensible. Incluso en los campeonatos universitarios se ve esta diferencia, ya que la presencia de los hombres es de 15 puntos más. 

El gran oficio del futuro, las Tecnologias de la Información y la Comunicación, también tiene rostro de hombre. El la FP, solo el 4,2% de chicas estudia estos oficios, mientras que entre los chicos el porcentaje llega hasta el 15,7% del total. También se observa esta diferencia en las mujeres que obtienen titulaciones tecnológicas. Solo lo consiguen el 8% de alumnas universitarias, mientras que entre los alumnos esta prevalencia es del 27,8% del total de los estudiantes. 

"Queremos los mismos derechos, no calles", es el mensaje que va a lanzar el Govern a lo largo de los próximos días a través de la campaña para conmemorar el 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora. El acto institucional será el próximo viernes 5 de marzo, pero también van a realizar actos de denuncia y conferencias en todo el territorio.