31 may 2020

Ir a contenido

EN UN COCHE

A prisión por violar y grabar a una mujer al salir de una disco de Barcelona

Los tres sospechosos captaron con su teléfono la agresión y las imágenes muestran que la víctima estaba semiinconsciente

Los Mossos investigan las cámaras de la discoteca donde los agresores, según la joven, se acercaron para ofrecerle una bebida

Guillem Sànchez

Arresto policial en una imagen de archivo.

Arresto policial en una imagen de archivo. / ÁNGEL GARCIA

Los Mossos d'Esquadra arrestaron a tres hombres por agredir sexualmente a una mujer en Barcelona este sábado y grabarlo con su teléfono móvil, según fuentes policiales. Este lunes los tres han pasado a disposición del juzgado número 11 que ha decretado su ingreso en prisión provisional sin fianza. 

Los hechos ocurrieron la madrugada 29 de febrero en el interior de un coche, aparcado frente a una discoteca de la calle Casanova de la capital catalana. Los tres arrestados, de 33, 32 y 28 años de edad, de nacionalidades hondureña, ecuatoriana y española, presuntamente agredieron sexualmente a la víctima que, posteriormente, fue atendida en un centro hospitalario. 

Según las fuentes consultadas por EL PERIÓDICO, el primer aviso de lo que estaba ocurriendo en el vehículo estacionado lo dio una mujer, que avisó a una patrulla de los Mossos d'Esquadra sobre las seis de la mañana. Reclamó su atención porque había visto a tres hombres encerrados en un coche con una mujer a quien estaban sacando fotos con el teléfono móvil. Cuando los dos agentes se acercaron, dos de los hombres salieron del coche. Los policías les pidieron que se detuvieran. Al asomarse al vehículo, vieron que la mujer estaba desnuda de cintura para abajo y que el tercer hombre –el que seguía en el interior del turismo– tenía la bragueta desabrochada. 

Otro ciudadano se acercó para informar a los agentes de que había visto que los tres habían mantenido sexo por turnos con la mujer y que de ese coche habían salido 'flashs' que, posiblemente, se debían a fotografías o vídeos que habrían captado con su teléfono. Uno de los sospechosos explicó entonces a los dos policías que habían mantenido relaciones sexuales con la mujer pero que estas habían sido consentidas. Añadió que disponía de fotografías y vídeos en su teléfono y que podía mostrarlas porque no tenía nada que esconder. En las imágenes que vieron los policías, sin embargo, lo que se apreciaba era que la mujer estaba semiinconsciente mientras los tres hombres la violaban. Los dos agentes avisaron al Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) y arrestaron a los tres sospechosos que, además, habían sustraído el móvil de la mujer.  

La víctima fue trasladada en el Hospital Clínic, donde se activó el protocolo vigente para agresiones sexuales, y manifestó la voluntad de denunciar los hechos porque negó que se tratara de relaciones consentidas tal como habían declarado los sospechosos. Según denunció a la policía catalana, uno de los tres hombres se acercó a hablar con ella en el interior de la discoteca latina –ubicada muy cerca del coche donde sucedieron los hechos– y le ofreció una bebida. Aseguró que recuerda haber llegado a bebérsela pero que el recuerdo que guarda de aquella noche finaliza en ese instante. Después, no sabe qué sucedió. Los Mossos investigan si este hombre la drogó de algún modo con esa copa y se trata de un caso de sumisión química. 

Los investigadores inspeccionaron el interior del coche en busca de pruebas horas después de la agresión. También han solicitado las grabaciones de las cámaras de seguridad de la discoteca, donde tal vez haya quedado registrado el instante en que uno de los sospechosos se acerca y la invita a una bebida. 

Este lunes los tres han pasado a disposición judicial y el juez ha ordenado que ingresen en la cárcel sin fianza por una agresión sexual en grupo a víctima especialmente vulnerable –se encontraba semiinconsciente– y delito de revelación de secretos –la grabaron con el teléfono sin su consentimiento–.