05 abr 2020

Ir a contenido

INVESTIGACIÓN

Los Mossos destapan un pelotazo urbanístico del 'clan Jodorovich' en Sabadell

Un miembro de la familia vendió al ayuntamiento vallesano una nave por 3,2 millones, cuando le costó solo 500.000 euros

La policía incluye la compraventa del inmueble de la antigua fábrica Artèxtil en una investigación por blanqueo de capitales

J. G. Albalat / X. Oliva

Sede de la empresa Artèxtil, en Sabadell.

Sede de la empresa Artèxtil, en Sabadell. / Anna Mas

Los Mossos d'Esquadra han destapado un pelotazo urbanístico en Sabadell del ‘clan Jodorovich', al que históricamente la policía vincula con el narcotráfico y que un juzgado de Barcelona está investigando por presunto blanqueo de capitales. Un miembro de esta familia y una empresa compraron en el 2017 una nave de la antigua fábrica Artèxtil, considerada la ‘catedral del textil’, por 500.000 euros y al cabo de un año y medio la vendieron al Ayuntamiento de Sabadell por 3,2 millones de euros, más de seis veces el capital invertido. La operación se fraguó en la época del anterior equipo municipal de Maties Serracant Camps, de La Crida por Sabadell, una coalición en la que tiene un importante peso la CUP.

En este negocio participa Amadeo M. M., conocido como el 'Lele', al que la policía incluye en el ‘clan Jodorovich-los Mulatos’. Los informes policiales, a los que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, lo sitúan como "hombre de confianza" de su primo Simón Montero Jodorovich, presidente de la Federació d’Associacions Gitanes de Catalunya (Fagic) y uno de los principales investigados por el presunto blanqueo de capitales. Los Mossos calculan que el patrimonio de Amadeo ronda los 4,5 millones de euros.

El inicio de su fortuna, según la policía de la Generalitat, se remonta al  2013, cuando cobró de dos décimos de lotería por importe de 161.000 euros. En el 2015, volvió a resultar "agraciado", esta vez con 13 décimos del sorteo de Navidad, con 1,3 millones de euros. Los Mossos recalcan en sus informes que la adquisión de boletos premiados es "uno de los métodos preferidos por aquellos que quieren justificar una cantidad de fondos de origen desconocido", por lo que sospechan que los décimos cobrados por Amadeo esconden "realmente una operación de blanqueo de fondos criminales".

Con este primer capital, Amadeo comenzó a invertir en una mercantil de venta de vehículos, que disparó sus beneficios con su entrada, en restaurantes y en empresas de comercio de productos de nutrición deportiva. "Todo este patrimonio, afianzado en poco tiempo, como su carencia de antecedentes penales", sitúan a Amadeo como "candidato ideal a figurar como titular del patrimonio más importante del clan familiar", apuntan los investigadores.

Una verdadera ganga

Entre estos negocios que están bajo la lupa de los Mossos está la compra en marzo del 2017 de una nave de oficinas de la antigua fábrica Artèxtil de la calle de Quevedo de Sabadell, catalogada por el municipio como bien protegido. El día 30 de ese mes, Amadeo M. N. y la constructora Suenty Premium adquirieron la nave a su propietaria, Inmobiliaria Europea Manet, que en esos momentos estaba sumergida en pleno proceso de concurso de acreedores. El miembro del ‘clan Jodorovich’ compró el 70% del inmueble mediante el pago de 350.000 euros procedentes de un préstamo y la empresa, el resto, por 150.000 euros. El desembolso total fue de 500.000 euros, cuando la tasación de la finca incluida en el plan de liquidación de Europea Manet era de mucho más: 2,9 millones de euros.

Eso sí, sobre la finca había tres anotaciones de embargos por deudas por valor de 1,2 millones de euro. Sin embargo, cuando el juez mercantil que tramitaba el concurso de acreedores de la inmobiliaria autorizó la compraventa, el mismo acordó el levantamiento de estos embargos, con lo cual, indicen los Mossos, Amadeo y su socio empresarial adquieren la nave industrial libre de cargas por tan solo 500.000 euros. Un verdadero negocio.

Un año y medio más tarde, el 13 de diciembre del 2018, Amadeo y la empresa que le acompaña en esta operación redondearon el pelotazo y venden al Ayuntamiento de Sabadell la finca por 3,2 millones de euros. Ante el notario y en representación del consistorio comparecieron el entonces teniente de alcalde urbanismo, Julio Fernández Oliveras (ERC), que antes había sido alcalde, y el secretario municipal.  A pesar de los porcentajes de titularidad de la propiedad, se pactó repartir el importe de la venta de la siguiente manera: 2,1 millones para Amadeo y 1,1 millones para la empresa Suenty Premium.  Los Mossos destacan que esta operación generó un margen de beneficio total de 2,7 millones de euros, de los cuales Amadeo obtuvo 1,75 millones, lo que representa un 500% de su inversión, mientras que la empresa tuvo una rentabilidad de 950.000 euros.

Fuentes del actual equipo municipal de Sabadell confirman a este diario todos los datos que constan en los informes de los Mossos, a la vez que aseguraron se trata de una operación que se fraguó en la época del anterior consistorio. 

Inversiones sospechosas

Con este beneficio, Amadeo continuó con sus negocios urbanísticos y compró por 760.000 euros, según la policía, una finca formada por dos casas y cuatro terrenos en la urbanización Costa-Cunit, en la localidad de Cubelles (Garraf)  y otro solar en Sant Quirze del Vallés (Vallés Occidental) por 650.000 euros. Los Mossos concluyen que Amadeo, aportando un capital de 350.000 euros, “ha sabido invertir” en la compra de un inmueble procedente de un proceso de liquidación, para, en tan solo unos meses, venderlo por un precio muy superior al Ayuntamiento de Sabadell, “lo que resulta altamente sospechoso”. La policía concreta que al 'Lele' "esta operación le genera un descomunal margen”.

La investigación se ha ampliado a otras compras de solares en diversas localidades por parte de esta persona. La policía de la Generalitat contabiliza que, al menos, tiene registradas una quincena de propiedades, entre locales, viviendas, alguno de ellos pisos turísticos, y parcelas y aparcamientos. Los Mossos vinculan todas estas inversiones al blanqueo de capitales del ‘clan Jodorovich-los Mulatos’. La policía efectuó entradas y registtros por este caso en septiembre del año pasado.

Una joya industrial con un futuro incierto

Hablar de Artèxtil, o de Cal Garcia-Planas, es hacerlo de la gloriosa época en que Sabadell fue la ciudad referente del textil en España. La majestuosa empresa familiar de los Garcia-Planas, que fue fundada por el patriarca, Josep, estuvo en funcionamiento durante 60 años, siendo una de las más importantes del sector.

Pero Artèxtil no era solo una fábrica, también fue una obra arquitectónica de referencia. Comenzó a construirse en 1941 de la mano del arquitecto Santiago Casulleras, que le dio un estilo racionalista con elementos de estilo Bauhaus. “Es un referente muy claro de arquitectura industrial racionalista de posguerra y un caso muy único de su época”, explica Jaume Puig, arquitecto sabadellense.

Pero más allá de la importancia arquitectónica y patrimonial, también está el valor sentimental. “Es un lugar que siempre irá conmigo”, dice Àngela Fernández, una vecina de Sabadell que trabajó en Artèxtil durante 40 años y que solo tiene “buenas palabras” para recordar aquellos años. Como ella, fueron cientos de sabadellenses los que fueron empleados por los Garcia-Planas hasta el cierre de la fábrica en 2007. La empresa, que había sobrevivido a la crisis del textil de los años 70, no pudo hacerlo a la deslocalización de la industria hacia Asia. La historia podría terminar ahí, pero en ese momento se inició un nuevo capítulo: ¿Qué hacer con el edificio y sus terrenos?

Después de casi 13 años, tan solo hay una cosa clara: la construcción de 165 pisos en los terrenos del norte de la fábrica, previstos para 2021. Esta operación la está desarrollando la filial inmobiliaria del Banco Sabadell, Solvia, que compró los terrenos a los Garcia-Planas, y tiene su origen en un convenio firmado en 2007 entre el gobierno socialista de Manuel Bustos y Artèxtil y la Inmobiliaria Europa Manet, propiedad de la familia.

A parte del convenio, el pleno municipal tramitó en 2008 y 2014 una modificación del Plan General Municipal y la recalificación de tres cuartas partes de los terrenos para que pudieran ser urbanizados. Toda esta operación fue criticada por la oposición de izquierdas de aquellos mandatos por su carácter especulativo, pero en 2015, esa misma oposición, que formó un gobierno cuadripartito, no pudo paralizar la operación. En 2018, después de aprobar los últimos trámites, se inició el derribo de la zona norte.

Protección especial

Las oficinas situadas entre la Gran Vía y la calle Quevedo y otros 4.502 m2 de la antigua fábrica están protegidas por el Plan especial de protección de bienes arqueológicos, ambientales y arquitectónicos de Sabadell, aprobado en 2016. El ayuntamiento adquirió por cesión de Solvia esos 4.502 m2 protegidos y 1.858 m2 de espacio libre donde se sitúa la chimenea y donde se construirá una plaza. Finalmente en 2018 compró por 3,2 millones de euros las oficinas, teniendo en su propiedad el 100% de las edificaciones protegidas y el 71,6% de los terrenos .

El gran dilema, ahora, es qué hacer con el espacio. Este es un tema que se lleva debatiendo desde hace algunos años, con algunas ideas, pero sin nada concreto. Lo más próximo a lo que podría ser el futuro uso de Artèxtil lo explicó la rectora de la UAB, Margarita Arboix, cuando habló de la intención de ampliar el campus de Sabadell hacia la Gran Vía durante una entrevista en Ràdio Sabadell.

“El Artèxtil es una pieza muy importante que queremos ligar al ámbito de la investigación en la ciudad”, explica Marta Farrés, alcaldesa de Sabadell, quien reconoce que se ha hablado con la UAB y también con el Taulí. Esta idea seria la que más convence al actual gobierno, aunque aún no hay nada ligado.