19 feb 2020

Ir a contenido

Las playas de Barcelona sufren las afectaciones más graves de los últimos 30 años

La AMB cifra en al menos 250.000 euros los daños y avisa de que las playas estarán reducidas en verano

El fuerte oleaje en una playa de Barcelona.  / FOTO: FERRAN NADEU / VÍDEO: EFE

El jefe del servicio de playas del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Dani Palacios, ha asegurado este miércoles que las playas metropolitanas han sufrido las afectaciones más graves de los últimos 30 años a causa del temporal 'Gloria'. [Sigue las últimas noticias del temporal 'Gloria' en directo.]

En declaraciones a los medios, ha afirmado que el temporal ha provocado "récords" de velocidad de viento y altura de las olas en las playas del área metropolitana, y que el oleaje ha alcanzado los paseos marítimos de todos los municipios del litoral barcelonés.

Palacios ha explicado que la mayoría de las playas ya estaban "bastante débiles", con un menor volumen de arena por los temporales de los días 5 y 20 de diciembre de 2019, de manera que no han podido resistir a esta nueva borrasca.

Ha señalado que en la ciudad de Barcelona las playas más afectadas son la de Llevant, la Nova Mar Bella y la Mar Bella, aunque el resto también ha sufrido daños, y también ha destacado las costas de Castelldefels, Viladecans, El Prat de Llobregat y Badalona como unas de las más damnificadas.

Preguntado por los daños económicos que ha causado el temporal, ha sostenido que todavía es pronto para hacer un cálculo global, pero ha cifrado en al menos 250.000 euros las afectaciones en equipamientos de las playas del área metropolitana, sin contar las de los paseos marítimos, las instalaciones de luz y la restitución de arena, entre otras cuestiones que supondrán un aumento de este coste.

Menos playa y más débil

Palacios ha relatado que, en algunas playas, se han perdido más de dos metros de cota de arena, dejando visibles instalaciones de agua, de electricidad y los pozos de drenaje de las duchas, que normalmente están cubiertos por arena.

En este sentido, ha advertido de que "una parte de la arena acabará volviendo pero toda la arena no" y ha apuntado que a esto se añade el déficit estructural de arena que tienen las playas de Barcelona, que provoca que no puedan recuperar su volumen de manera natural.

Así, ha avisado de que este verano las playas barcelonesas estarán reducidas y no serán iguales que el año pasado, aunque cree que "se puede recuperar parcialmente" y que tendrán una anchura suficiente para que la gente se pueda bañar.

"Siempre hay una cierta recuperación parcial después de los temporales pero no volverá a ser como estaba porque ahora mismo la naturaleza no tiene la capacidad para hacerlo", ha subrayado.

Pérdidas anteriores de arena

Además, ha añadido que entre 2014 y 2017 las playas del área metropolitana de Barcelona perdieron prácticamente medio millón de metros cúbicos de arena, lo que ha hecho que en la actualidad el nivel de la arena sea más bajo y las playas "más débiles ante los temporales".

Asimismo, Palacios ha alertado de que desde 2017 se está viendo un cambio de tendencia en la intensidad de los temporales que afectan la costa barcelonesa: habitualmente estas borrascas no llegaban a dañar los equipamientos de las playas, por lo que este inmobiliario se mantenía durante el invierno, pero en los últimos dos años las afectaciones llegan a los paseos marítimos deteriorando parte del material.