27 sep 2020

Ir a contenido

Tres muertos y siete heridos en la explosión en la petroquímica de Tarragona

Los fallecidos son un hombre que sufrió el efecto de la onda expansiva en un edificio y un trabajador de la empresa, hallado sin vida este miércoles

Además, uno de los heridos en estado muy crítico, que estaba ingresado en Vall d'Hebron, también ha muerto

Óscar Hernández

La plancha que salió volando e impactó en un edificio de Torreforta (cuyo efecto se ve en el vídeo) tras la explosión de la petroquímica de Tarragona. / MOSSOS D'ESQUADRA / VÍDEO: EUROPA PRESS

La onda expansiva fue tan brutal que en el taller de Joan, en La Canonja, llegó a combarse una gruesa barra de hierro, con la que mantienen cerrada una puerta en desuso. «Ha temblado todo, de arriba a abajo», relataba anoche el mecánico, aún sobrecogido por el impacto de la detonación. A pocos kilómetros, en una vivienda del barrio de Torreforta, esa misma sacudida causaba la muerte de uno de sus ocupantes. Una plancha metálica que salió propulsada por la explosión, voló dos kilómetros hasta impactar en un edificio y entró por el techo de uno de los pisos. Al hundirse, aplastó al habitante del piso inferior. 

La explosión que poco después de las 18.30 horas de ayer se produjo en las instalaciones de la empresa Industrias Químicas del Óxido de Etileno (IQOXE), en el complejo petroquímico de Tarragona, ha provocado al menos tres muertos y siete heridos. Los equipos de emergencias han hallado este miércoles el cuerpo sin vida de una persona desaparecida, un trabajador de la compañía, que ha elevado el número de muertos a dos. [Siga el accidente en la petroquímica de Tarragona, en directo].

Tras unas primeras horas de angustia entre los vecinos, la dirección general de Protecció Civil de la Generalitat levantó, en torno a las 21.20, el confinamiento a los vecinos de La Canonja y de Vilaseca (durante los primeros minutos fueron siete las poblaciones afectadas) y restableció el tráfico de trenes, cortados de forma preventiva. Y cuando a las nueve y media, los trabajadores del turno de tarde de IQOXE pudieron salir de las instalaciones de la empresa, inauguradas hace apenas seis meses, los bomberos concentraban sus esfuerzos en tratar de apagar las llamas en el tanque de óxido de etileno en el que se había desencadenado la deflagración.

No hubo nube tóxica

La Generalitat descartó que la explosión hubiera causado una nube tóxica. Pero de haberla habido, indicaron rápidamente los meteorólogos, el viento la hubiera conducido en dirección al mar, con lo que el efecto sobre las zonas habitadas habría sido menor. No consta, pese a todo, que Protección Civil activara las sirenas de alerta, aunque sí informó a la población a través de Twitter, radio y televisión, de que se confinara en sus casa.

Según las primeras informaciones, el estallido en la planta de IQOXE, dedicada a la fabricación de compuestos químicos liberó al aire óxido de etileno, un compuesto utilizado en la industria para fabricar, entre otros, anticongelantes, poliéster, insecticidas o compuestos para esterilizar.

«El óxido de etileno es un compuesto tóxico, pero dada las circunstancias es posible que la fuga de este compuesto no fuera peligrosa», explicó Vladimir Sánchez, químico, investigador, profesor y divulgador científico. «La explosión habrá provocado que el óxido de etileno entrara en combustión. Es decir, que ardiera. Los vapores de agua que se desprenden ya no son óxido de etileno, sino que son vapor de agua (CO2 y agua). Esto es aplicable a todos los hidrocarburos», añadió el experto. 

La exposición prolongada a este gas podría provocar síntomas leves como irritación de nariz, garganta y tracto respiratorio; jaquecas, náuseas, vómitos y somnolencia. Pero no sería este el caso de lo ocurrido en Tarragona, donde la explosión dio lugar a un incendio y, por lo tanto, todo apunta a que el óxido de etilenoperdió en seguida su estado gaseoso. Así lo confirmaron los primeros testimonios del estallido que, en la mayoría de los casos, destacaron el susto. El servicio de emergencias tampoco habló de personas intoxicadas. 

«Es pronto para saber exactamente qué tipo de compuestos se han liberado en la fuga. Pero, en todo caso, todo apunta a que se trata de gases inflamables. Por eso es posible que la explosión haya sido más aparatosa que otra cosa», comentaba anoche el químico. La liberación de gases inflamables explicaría por qué los Bomberos tuvieron problemas para extinguir el incendio. Las labores de los bomberos se centraron en rebajar la intensidad de las llamas que afectaban al depósito donde se encuentra la reserva del óxido de etileno.