10 jul 2020

Ir a contenido

EXPLOSIÓN EN TARRAGONA

Así es el óxido de etileno, el gas que ardió en la petroquímica de Tarragona

El compuesto químico liberado en el aire tras el incendio no es tóxico

Las autoridades confirman que la fuga no ha producido ninguna nube de gas tóxica

Valentina Raffio

Explosión en la petroquímica de Tarragona.

Explosión en la petroquímica de Tarragona. / @_Rivalless

La Generalitat ha descartado con celeridad que la explosión en la petroquímica de Tarragona haya causado una nube tóxica. Según las primeras informaciones que se han dado a conocer sobre este suceso, el estallido se habría producido en la planta de Industrias Químicas de Óxido de Etileno (IQOXE), dedicada a la fabricación de productos químicos. Los Bombers confirman que la fuga ha liberado en el aire óxido de etileno, un compuesto utilizado en la industria para fabricar, entre otros, anticongelantes, poliéster, insecticidas o compuestos para esterilizar. 

[Siga aquí toda la información en directo de la explosión de Tarragona]

"El óxido de etileno es un compuesto tóxico, pero dada las circunstancias es posible que la fuga de este compuesto ya no sea peligrosa", explica Vladimir Sánchez, químico, investigador, profesor y divulgador científico. "La explosión habrá provocado que el óxido de etileno entre en combustión. Es decir, que arda. Los vapores que se desprenden ya no son óxido de etileno, sino que son vapor de agua y CO2. Esto es aplicable a todos los hidrocarburos", añade el experto. En un primer momento, además, se había especulado con que la fuga era de propileno, otro de los compuestos químicos más utilizados en la industria para la fabricación de otros compuestos. También en este escenario, Sánchez se reafirma en que este gas tampoco sería ni tóxico ni peligroso para las personas.

Gas inflamable pero no peligroso

La exposición prolongada a estos gases podría provocar síntomas leves como irritación de nariz, garganta y tracto respiratorio; jaquecas, náuseas, vómitos y somnolencia. Pero, según sugieren las informaciones publicadas hasta el momento, este no sería el caso de lo ocurrido en Tarragona, donde la explosión ha dado lugar a un incendio y, por lo tanto, todo apunta a que el óxido de etileno ya no está en forma de gas. Así lo confirman los primeros testimonios del estallido que, en la mayoría de los casos, destacaron el susto causado por el estallido. El servicio de emergencias tampoco habló de personas intoxicadas.

"Es pronto para saber exactamente qué tipo de compuestos se han liberado en la fuga. Pero, en todo caso, todo apunta a que se trata de gases inflamables. Por eso es posible que la explosión haya sido más aparatosa que otra cosa", comenta el químico. La liberación de gases inflamables explicaría por qué los Bomberos están teniendo problemas para extinguir el incendio. El cuerpo de bomberos ha confirmado que, debido a esto, las labores se han centrado en rebajar la intensidad de las llamas que afectan al depósito donde se encuentra la reserva del óxido. 

Fabricación de compuestos

La planta de Industrias Químicas de Óxido de Etileno (IQOXE), que ha sufrido la explosión en el polígono de la petroquímica de Tarragona, es de reciente construcción. De hecho, la última ampliación fue inaugurada el pasado mes de julio, con la presencia de los directivos de la empresa y autoridades locales de La Canonja, el municipio al que pertenece y que supuso una inversión para la empresa de 10 millones de euros.

Según comenta la propia empresa en su página web, la planta se dedica a la producción de derivados de óxido de etileno, que se utilizan en la industria cosmética, de limpieza y de la automoción, con la producción de espumas, detergentes o anticongelantes, entre otros.  IQOXE es el único productor de Óxido de Etileno en España, con una capacidad instalada de 140.000 toneladas anuales, según la compañía. El 50% de la producción de la planta está destinada a la fabricación de glicol, una de las principales materias primas para la producción de los polímeros.

El pasado julio, los directivos de la empresa explicaron que su objetivo era el de construir una nueva fábrica que les permitiera doblar la producción de etileno y dar empleo a unas 500 personas, según el diario Més Tarragona. En el momento del accidente, en las instalaciones de Tarragona trabajaban unas 200 personas y ya se estaba planeando una ampliación de la planta. Una antigua instalación en el recinto, que producía 3.000 toneladas, se reservaba a la química fina de productos de alto valor añadido para la industria farmacéutica.