04 abr 2020

Ir a contenido

CORREDOR MEDITERRÁNEO

La Variante de Vandellós aprueba su estreno, el Euromed no

Un retraso en la salida de un tren de los talleres y una avería técnica en la vía deslucen la primera jornada

Los convoyes circulan sin problemas y con la velociad restringida por la nueva plataforma de de 64 kilómetros

Nacho Herrero

Llegada a Valencia del primer Euromed procedente de Barcelona después de entrar en servicio la nueva variante de Vandellòs.

Llegada a Valencia del primer Euromed procedente de Barcelona después de entrar en servicio la nueva variante de Vandellòs. / MIGUEL LORENZO

Un fallo en la salida de un Euromed de los talleres y una avería técnica deslucieron el estreno de la ‘variante de Vandellós’ que reduce el trayecto entre Barcelona y València de ese convoy en 45 minutos y que funcionó tal y como estaba previsto después de un fin de semana de intenso trabajo para conectarla a la red.

La jornada empezó torcida. El primer tren que pasó por ese nuevo trazado se ‘durmió’ en los talleres y, tras cargar el catering y tener que dejar pasar a un AVE a Madrid, salió con quince minutos de retraso de Sans.

Es decir que el viaje inaugural arrancó a las 7.30 cuando debía haberlo hecho a las 7.15. Además, una avería en el sistema que regula la entrada y la salida de las estaciones obligó a una parada inesperada en Vinaròs (Castellón)

Cuando ese convoy llegó a València el retraso era ya de más de media hora por lo que a los 162 pasajeros se les reembolsará la mitad de su billete.

Mercé estaba doblemente cabreada. “32 minutos de retraso que para empezar no está mal ¿no?”, disparó de inicio. “Además, nosotros venimos de Tarragona y ahora tenemos que ir a Camp de Tarragona que está a 15 kilómetros y aún no han ajustado los horarios de los autobuses”, afirmó en una segunda andanada mientras corría por la estación de Joaquín Sorolla.

Habrá más indemnizaciones porque esa avería técnica también provocó más de media hora de retraso en el segundo convoy que subió de  València a Barcelona, el primero había tenido más suerte y llegó apenas diez minutos tarde.

Entre 250 y 5km/h

En los pasajes, el ambiente se debatía entre la alegría de ver a un Euromed circular a casi 250 km/h y el asombro porque en La Boella tenga que reducir su marcha hasta paso humano para cambiar de ancho ibérico a ancho internacional. Y eso va para largo.

En cualquier caso, dentro de una semana se espera que los tiempos sean mejores, pues ya no estará la limitación de velocidad que por seguridad ADIF ha establecido en la variante, y de los 80km/h a los que rodarán esta semana (o incluso menos) los convoyes podrán pasar a los 200 km/h.

“De momento el coche sigue siendo más rápido, tengo el billete de vuelta ya sacado para el tren pero para la próxima vez averiguaré si de verdad es más rápido y me lo pensaré”, señaló Miguel tras bajar en València de ese primer Euromed.

También llegó en él Carles, que es usuario del servicio desde su establecimiento, y confirmó que pese a la restricción temporal el avance respecto a la vía única anterior es evidente.

“Hasta ahora cuando pasabas por Tarragona se paraba y ahora la verdad es que en ese nuevo tramo ha tirado bastante”, explicó.

Ahora se plantea si dejar de volar a Alicante y coge el tren. “¿Serán 4 horas y 20? Bueno, el avión es más de una hora, más luego la que tienes que estar antes y el llegar hasta el centro de la ciudad de ida y de vuelta… habrá que mirarlo”, apuntó.

Conexión Figueres

Apenas 35 minutos después de esa primera llegada, entró el segundo Euromed del día en la estación valenciana, el primero con origen Figueres. La conexión de la ciudad de Dalí y Figueres sin transbordos con la Comunitat Valenciana es otra de las grandes novedades, como también lo es el ‘vagón del silencio’.

En él viajó Francesc que aunque no sabía de su existencia hizo buen uso. “He venido durmiendo todo el viaje”, admitió. Para él, que hace cada quince días el viaje desde Barcelona a València, este ‘renacimiento’ es una gran noticia. “Muchas veces hago la ida y la vuelta en el mismo día así que ganar una hora y media va a suponer bastante, aunque sea para dormirla”, deslizó.