26 feb 2020

Ir a contenido

conexión ferroviaria

Barcelona y València, 45 minutos más cerca a partir del lunes

La finalización de las obras de la variante de Vandellòs agilizará el tráfico de los Euromed por el Corredor Mediterráneo

La actuación corrige una deficiencia histórica y cierra una etapa en la que una de las infraestructuras más importantes del Estado tenia una vía única

Nacho Herrero

Un Euromed sale de València en dirección a Barcelona.

Un Euromed sale de València en dirección a Barcelona. / MIGUEL LORENZO

Minutos después de las siete de la tarde, tras pasar en dirección sur el Euromed 1181 que había adelantado a las 17.30 su salida de Barcelona Sants, ha arrancado este viernes en Vandellòs una cuenta atrás de 56 horas de frenético trabajo para conectar las dos vías de tren que llegan de la Comunitat Valenciana con las dos nuevas que se extienden hasta la estación de Camp de Tarragona y finalizar así la nueva variante.

Apenas hay cinco horas de margen para imprevistos durante el fin de semana porque el próximo lunes, a las 7.55 horas, debe circular el primer tren por esta esperada variante de Vandellòs, que incluye las nuevas estaciones de L’Hospitalet de l’Infant y Cambrils. Será el Euromed que haya salido de Barcelona a las 7.15 horas.

Se trata de una plataforma de 64,1 kilómetros, de ancho ibérico con traviesas polivalentes compatibles con el ancho internacional hasta el cambiador de La Boella. A partir de ahí, la vía pasa a ser de ancho estándar para unirse después con el trazado del AVE entre Madrid y Barcelona. Ese será el nuevo trayecto del Euromed, mientras que el resto de convoyes se dirigirán a Tarragona pasando por el nudo de Vila-Seca por la actual plataforma de doble vía que une la capital tarraconense con Reus.

La conexión supone un hito en la construcción del Corredor Mediterráneo, una inversión de unos 700 millones (71,5 pagados con fondos europeos), que acaba con el ‘cuello de botella’ de los 39 kilómetros de vía única pegada a la costa entre Vandellòs y Tarragona, pero que no está exento de claroscuros. Llegará tras 20 años de obras interrumpidas y con 15 años de retraso respecto a la primera previsión que apuntaba al 2005 como fecha de inauguración.

45 minutos menos... o 18

El nuevo trazado permitirá que el trayecto en Euromed entre València y Barcelona se realice en 2 horas y 35 minutos, lo que supone una rebaja de entre 36 y 45 minutos respecto al tiempo que se tardaba ahora. La ganancia está en la variante pero sobre todo en el tramo al norte de Camp de Tarragona por el que podrá circular a 250 km/h.

Con reducciones de tiempo similares a la de València, la conexión con Castelló con este servicio tardará 1 hora y 55 minutos y con Alicante 4 horas y 20 minutos. En el resto de trenes apenas se notará pues la velocidad que puedan aumentar quedará neutralizada por los kilómetros extra que harán.

En cualquier caso, la rebaja en el concurrido Euromed es de apenas 18 minutos respecto al tiempo que invertía cuando se inauguró en 1997, pues entonces ya había un servicio entre València y Barcelona en 2 horas y 53 minutos.

“Se puede ver como que volvemos atrás pero también como que se corrige una deficiencia histórica que clamaba al cielo y que cerramos una etapa lamentable en la que una de las infraestructuras más importantes del estado tenia una vía única. Yo siempre tengo la visión esperanzadora”, explica a EL PERIÓDICO Josep Vicent Boira, coordinador estatal del Corredor Mediterráneo.

En cualquier caso, la reducción será a partir del próximo día 20 porque durante la primera semana, como es norma, habrá una limitación de velocidad a 80 km/h. Tras esos siete días y una última auscultación con trenes laboratorio de Adif el próximo fin de semana, se podrá circular ya a 200 km/h.

El ahorro de tiempo, apunta, tiene un elevado “carácter simbólico” porque los ciudadanos notarán cómo avanza el Corredor. “En un trayecto de ida y vuelta entre València y Barcelona será una hora y media. Eso, multiplicado por todo los viajeros, es un ahorro muy grande de tiempo y dinero”, señala.

Hay más, remarca, por la doble vía. “Se gana tiempo pero sobre todo hay que evaluar los otros beneficios que aporta. Se solventa el tapón que impedía una gestión eficaz del Corredor ya que suponía una complejidad extraordinaria”, recuerda Boira que incide también en la seguridad

Costa Brava… y Lleida

“El paso del Euromed por el centro de Salou y Cambrils suponía riesgos, el 22 de diciembre hubo un accidente en Miami Platja y en verano era un drama cruzar ambas poblaciones”, recuerda.

Se mantendrán los ocho Euromed diarios por sentido y la gran novedad es la conexión de la Costa Brava con la Comunitat Valenciana sin el hasta ahora obligado transbordo en Barcelona. Cuatro de los ocho Euromed con origen en Catalunya saldrán desde Figueres, incorporarán a las paradas habituales la de Girona, y acabarán en Alicante y dos de los ocho que salen desde la Comunitat Valenciana, partirán de València para acabar en Figueres

Boira destaca también la oferta de nuevos servicios y la que puede llegar. “Se abre la posibilidad de un servicio de alta velocidad València-Zaragoza-Lleida porque también se ha preparado”, desliza.

Obras a contrarreloj

Las obras de este fin de semana se realizan en un tramo de tres kilómetros de manera interrumpida hasta que finalicen en la madrugada del domingo al lunes e implicarán la suspensión hasta el lunes de la línea R16 de Rodalies y de los servicios de Larga Distancia, en ambos casos Renfe ofrecerá transporte por carretera como alternativa.

Por un lado se desmontará la vía actual en el punto el que cruza las dos nuevas. Por otro, dos equipos montarán vía y catenaria en cuatro tramos sucesivos y se actuará con la maquinaria necesaria para las operaciones técnicas de geometría de la vía. Un tren auscultador comprobará después que todo esté correcto.

Respecto al sistema eléctrico ya está montado el nuevo y se trata de desplazarlo hasta su posición definitiva tras desmontar el actual. Se implementarán las correspondientes señales y se ‘desconectará’ el sistema de control de tráfico de Vandellós al tiempo que se introducen las modificaciones necesarias en el Centro de Control de Tráfico de València-Font de San Lluis para el telemando centralizado de la infraestructura.

Próximos hitos

Con la apertura de esta variante de Vandellòs se le da un importante impulso a un Corredor Mediterráneo que arranca este 2020 pendiente de varios hitos. “Uno es el tercer hilo del subtramo entre Castellbisbal-Martorell”, explica. Este verano habrá que cortar una vía con mil circulaciones semanales en esta conocida como Puerta de Europa para acometer la obra más importante, incluidos dos túneles.

“Luego están el estudio informativo del túnel pasante de València y de la doble plataforma de València con Castelló”, apunta el coordinador, que espera que vean la luz en el primer semestre.

Hacia el sur, la idea es completar la llegada a Murcia y dar el impulso definitivo para deshacer el nudo de La Encina, cuyo impacto podría ser similar al que tendrá a partir de este lunes la puesta en marcha de la variante de Vandellòs.