Ir a contenido

PEDERASTIA

Un cirujano francés, acusado de abusar al menos de 250 pacientes

Un médico jubilado de 68 años violó y agredió a menores durante 30 años en los hospitales donde trabajó

Eva Cantón

Un agente de la gendarmería francesa.

Un agente de la gendarmería francesa. / AFP/ BERTRAND GUAY

La justicia francesa tiene ante sí un caso de pederastia de dimensiones colosales, un dossier fuera de lo común por el perfil del encausado y por el número de víctimas potenciales. La fiscalía ha identificado hasta 250 personas que podrían haber sufrido los abusos sexuales o violaciones de Joël Le Scouarnec, un médico jubilado que trabajó durante 30 años en diversos hospitales del centro y oeste de Francia.

En total, 184 pacientes -181 de los cuales eran menores en el momento de los hechos- han denunciado a este cirujano de 68 años especializado en aparato digestivo cuya carrera terminó en mayo del 2017, dos meses después de que una niña de 6 años confesara a su padre que el vecino con el que se acaban de cruzar le había enseñado su sexo a través de la verja del jardín.

El suceso sacudió Jonzac, una localidad de 3.000 habitantes situada a 90 kilómetros al norte de Burdeos, y la investigación posterior reveló que la niña también fue violada delante de su hermano de 2 años. El cirujano, que había sido condenado en el 2005 por tenencia y difusión de imágenes pornográficas, fue detenido y encarcelado provisionalmente a la espera de un juicio que se celebrará el próximo marzo.

Libreta con 200 nombres

Mientras tanto, las pesquisas no han hecho más que añadir elementos sórdidos al sumario. Durante el registro en su domicilio, se halló bajo el suelo de madera una colección de pelucas, juguetes sexuales, fotos del médico desnudo, muñecas e imágenes de pornografía infantil. Aunque la mayor prueba inculpatoria fue una libreta con el nombre de 200 niños, una especie de diario íntimo con textos y dibujos realizados durante tres décadas describiendo con detalle actos y fantasías pedófilas.

A raíz de ese descubrimiento, el diario local 'La Charente Libre' se embarcó en la ardua tarea de buscar a todas y cada una de las personas que aparecen en la libreta del cirujano para comprobar si lo que describe sucedió en la realidad. Dos fiscalías, la de La Rochelle y la de Lorient, llevan el peso de la instrucción. "Las investigaciones se centran en seguir identificando e interrogando a todas las víctimas para verificar su autenticidad", dijo el lunes la fiscal Laureline Peyrefitte.

El abogado del médico, Thibaut Kurzawa, ha puntualizado que "los 200 nombres no constituyen 200 hechos". "La existencia de una desviación es incontestable, pero algunos actos son descritos en el cuaderno en condicional o en futuro. Hay que distinguir entre hechos y fantasías sin perder de vista la presunción de inocencia", declaró el letrado a ‘Le Monde’.

Abusos tras una operación

El cirujano –que puede ser condenado a 20 años de cárcel- se sentará en el banquillo para responder de los cargos de violación de un menor, agresión sexual, incesto, exhibición sexual y difusión de imágenes pedo pornográficas. El tribunal juzgará cuatro casos: el de la niña de Jonzac, dos sobrinas del médico y una paciente de 4 años de la que habría abusado en el hospital mientras se recuperaba de la anestesia tras una operación.

El colegio oficial de médicos ha reconocido fallos de coordinación entre los servicios judiciales y los hospitalarios, dado que Le Scouarnec no figuraba en los ficheros de delincuentes sexuales, que solo registra a los condenados por penas de más de 5 años de cárcel.

Mientras, la abogada de las familias de Jonzac, Francesca Satta, ha denunciado la omertá’ del hospital para evitar que el escándalo salpicara al centro sanitario. Los reguladores no actuaron, a pesar de que había una sanción penal en contra del facultativo, que pidió él mismo ser expulsado del colegio de médicos tras su detención en julio del 2017. En ese momento, solicitó la jubilación.

Temas: Francia