Ir a contenido

Veredicto del 'crimen de los tirantes'

El jurado considera a Rodrigo Lanza culpable de homicidio por imprudencia

El cambio de calificación del delito supone reducir la prisión de 25 años por asesinato a no más de cuatro

El acusado ya había sido condenado por dejar tetrapléjico a un guardia urbano en Barcelona

L. M. G.

Rodrigo Lanza -a la derecha-, junto a su abogado, este martes.

Rodrigo Lanza -a la derecha-, junto a su abogado, este martes. / ÁNGEL DE CASTRO

Tras dos días de declaración, los nueve miembros del jurado popular en el conocido como'crimen de los tirantes' han declarado culpable a Rodrigo Lanza, pero han descartado el delito de asesinato por el que afrontaba 25 años de cárcel. Consideran que es autor de un delito de homicidio por imprudencia (penado con un máximo de cuatro años de cárcel), ya que no tenía intención de matarle, aunque la lesión al caer al suelo del bar El Tocadiscos le provocó una fractura del cráneo que fue la causa más probable de la muerte de Víctor Laínez, cuatro días después, en el hospital Clínico de Zaragoza, informa El Periódico de Aragón, del grupo Prensa Ibérica

El jurado sostiene que el acusado actuó por motivos ideológicos, aunque mantiene que Lanza no vio los tirantes y que el motivo de la agresión pudo ser el encontronazo entre Laínez y el homicida en el que, según se dijo en el juicio, intercambiaron palabras como "facha" y "sudaca de mierda". Tampoco consideran acreditada la existencia de la navaja que Lanza aseguró ver y, por lo tanto, no aceptan la defensa propia. Es por ello que rechazan la atenuante de temor o pánico que Lanza propuso para rebajar una hipotética pena de asesinato por odio al que afrontaba inicialmente. 

Por la espalda

No obstante, los miembros del jurado entienden que actuó por la espalda, y que, por lo tanto, que la víctima no pudo defenderse aquella madrugada del 8 de diciembre del 2017. Añaden que se ensañó con él una vez tumbado en el suelo inconsciente. Añaden que la causa de la muerte fue un severo traumatismo craneoencefálico al caer a plomo contra el suelo, pero que no empleó un objeto duro o romo y, por lo tanto, que la lesión no es compatible con un mosquetón como llegaron a afirmar los forenses. 

Será ahora el magistrado presidente del jurado, José Ruiz Ramo, quien dicte la sentencia y concrete la pena de prisión. Entonces deberá pronunciarse sobre la puesta en libertad de Lanza. 

Condena previa por dejar tetrapléjico a un urbano

Lanza estuvo en prisión tras ser condenado en el 2008 por la Audiencia de Barcelona por dejar postrado en silla de ruedas de por vida al agente de la policía municipal en los incidentes ocurridos en una casa okupa de la calle de Sant Pere Més Baix (en Ciutat Vella), donde se celebraba una fiesta el 4 de febrero del 2006. El documental 'Ciutat Morta', dirigido por Xavier Artigas y Xapo Ortega y en el que aparecía el acusado, puso en tela de juicio el proceso que lo llevó a prisión. 

Tras la emisión del documental en TV-3 y la repercusión mediática del que se denominó 'caso 4-F', Lanza, de origen chileno y pasaporte italiano, abandonó Barcelona porque, aseguró, la Guardia Urbana le acosaba. Se trasladó a Zaragoza, donde en el 2015 concedió una entrevista en la que explicaba que había elegido esta ciudad porque allí había encontrado "un gran grupo de apoyo". "Me gustó el ambiente de Zaragoza y poco a poco me fui enamorando de sus gentes", decía. Aclaró que "nunca" había "ocultado" su participación en "movimientos sociales, okupas y de barrio".