Ir a contenido

Desmantelada la mayor red mundial de porno infantil con 338 detenidos y 23 menores rescatados

La web utilizaba bitcoins para comprar y vender los vídeos sexuales con menores

Agencias

Advertencia del cierre de la web de pornografía infantil que aparece al intentar acceder.

Advertencia del cierre de la web de pornografía infantil que aparece al intentar acceder. / AFP

Una operación policial internacional ha permitido detener a más de 300 productores y consumidores de pornografía infantil en 38 países distintos además de rescatar a 23 menores explotados sexualmente en EEUU, Gran Bretaña y España. La actuación policial, una de las mayores realizadas jamás contra el abuso sexual de niños y niñas, ha sido dada a conocer hoy.

La redada, desplegada por agentes estadounidenses, británicos y surcoreanos, ha permitido la detención del principal responsable de la organización de pederastas, el surcoreano Jong Woo Son, junto a 337 usuarios del sitio web internet Welcome to Video, con sede en Corea del Sur, desde el que se han comercializado como mínimo 250.000 videos con imágenes de abuso sexual infantil.

Con bitcoins

Para proteger las identidades de los consumidores, la web utilizaba bitcoins para realizar las transacciones entre los usuarios, quienes podían canjear la moneda digital por puntos para descargar vídeos o comprar cuentas VIP. También ganaban puntos si subían nuevos vídeos pornográficos propios en los que aparecieran niños y niñas.

El Departamento de Justicia de EEUU ha informado que la red recaudó más de 300.000 euros en bitcoins antes de que ser retirada en marzo de 2018 y que el dinero se lavó a través de tres intercambios de monedas digitales sin nombre. La web investigada se encontraba en la llamada internet oscura o Darknet, diseñada para que no se pueda localizar sus servidores.

Pero el Departamento de Justicia alegó que el operador de Welcome To Video había revelado accidentalmente la dirección del protocolo de internet de Corea del Sur de su servidor. Posteriormente, una investigación relacionó la dirección con Jong Woo Son, quien ya cumple una condena de 18 meses de cárcel en Corea del Sur, lo que no le impedirá ser juzgado también en EEUU.