Ir a contenido

DURANTE LA HOMILÍA

El abad de Montserrat admite fallos y pide perdón por los abusos a menores

El religioso sigue al milímetro las recomendaciones de la comisión de investigación creada por el monasterio

Reconoce que los "mecanimos de prevención y control" no funcionaron y se pone a disposición de las víctimas

J. G. Albalat

El abad de Montserrat, Josep Maria Soler, ha dicho este domingo que su monasterio creará en breve nuevos mecanismos de protección a menores tras conocerse que el monje Andreu Soler, ya fallecido, actuó durante años como un depredador sexual y un pederasta. / EFE VÍDEO

La comisión creada por la Abadía de Montserrat para investigar los abusos sexuales a menores recomendó en su informe la necesidad de un acto público de reconocimiento y de petición de perdón, otra vez, por las atrocidades cometidas durante décadas por el monje Andreu Soler, fallecido en el 2008 y fundador de 'els nois de servei', al que los expertos calificaron de "depredador sexual y pederasta" . El abad Josep Maria Soler ha cogido el testio en la primera ocasión que ha tenido. Fue este domingo, durante la homilía de la misa y ante unas 500 personas. El religioso ha pedido perdón y ha admitido que fallaron "los mecanismos de prevención y control".

Soler ha confesado de entrada que la iglesia "que crece en Montserrat" tiene sus "debilidades y sus pecados". Después, ha recordado que "con voluntad de transparencia" hicieron público el pasado viernes el informe entero de la comisión de investigación creada tras la denuncia, recogida por EL PERIÓDICO, de Miguel Hurtado, que acusó al monasterio de ocultar los abusos sexuales cometidos por el monje Andreu Soler. Los escogidos para realizar las pesquisas determinaron, además, que otro hermano y exresponsable de la Escolania, cuyas iniciales son V. T. M, también abuso de menores, aunque, a diferencia del primero, este sí que fue apartado en su día por la congregación.

"Hacemos nuestros los resultados de esta investigación y por eso quiero expresar, en nombre de mis hermanos de comunidad, nuestra consternación al conocer el mal que se hizo a las víctimas de los abusos así como ver como habían fallado los mecanismos de prevención y control", ha afirmado en la homilía. Con "más intensidad aún" que el 3 de febrero pasado, la primera vez que se refierió a los abusos sexuales en Montserrat, el abad ha repetido "la petición de perdón a las víctimas, a sus familias y a todos lo que, de una manera u otra, han sufrido dolorosamente las consecuencias de estos abusos".

A disposición de las víctimas

Siguiendo al milímetro el hilo los consejos de la comisión de investigación, Soler ha expresado la voluntad del monasterio de "continuar" poniéndose a disposición de las víctimas para "acompañarlos, si lo desean, en su sufrimiento y en su recuperación emocional". El abad no ha desaprovechado la ocasión para volver a condenar "de una manera absoluta" cualquier tipo de abuso a menores y expresar el "compromiso de luchar con firmeza contra una problemática tan grave que afecta a toda nuestra sociedad", como ya afirmó el monasterio en un comunicado el viernes tras hacerse público el informe de la comisión.

Fiel al guión marcado por el grupo que ha llevado a cabo la investigación, el máximo responsable del monasterio se ha comprometido a mejorar y aumentar "en un términio breve" los mecanismos de protección de menores que "ya existentes en Montserrat". Soler fue uno de los miembros de la comunidad monástica entrevistados por la comisión de investigación, constituida el 24 de enero e integrada por la abogada Cristina Vallejo, el médico Xavier Pomés y la psicóloga Begoña Elizalde, con participación, con voz y sin voto, del portavoz del monasterio, Bernat Juliol. El primer denunciante, Miguel Hurtado, grabó con una cámara oculta al abad para poder probar en el futuro que este sabía de los abusos que él había sufrido.