Ir a contenido

El arzobispo de Tarragona quiere ser el prelado "de todos" pese a que le quieran "etiquetar" de independentista

EuropaPress

El arzobispo de Tarragona, Joan Planellas, ha asegurado que quiere ser el prelado "de todos" los catalanes pese a que le quieran "etiquetar" de independentista después de que permitiese la colocación de una estelada en su parroquia en el año 2012.

"Quiero ser el obispo de todos, de los que piensan de una manera o de otra, de los que hace cuatro días han venido a Cataluña y los que llevan varias décadas aquí. Imploro poder serlo", ha aseverado Planellas en una entrevista en la revista 'Vida Nueva Digital' recogida por Europa Press.

El arzobispo se ha expresado así después de que la Santa Sede hiciese público el pasado sábado su nombramiento en sustitución de Jaume Pujol, que fue nombrado administrador apostólico de la archidiócesis de Tarragona hasta la ordenación episcopal y toma de posesión del nuevo arzobispo el 8 de junio.

Tras conocerse la noticia, Planellas recibió numerosas críticas por un episodio ocurrido en 2012, cuando una bandera independentista apareció colgada en la parroquia de Jafre. "La estelada se puso porque el pueblo la pidió y yo no puedo ir contra el pueblo", dijo entonces el prelado.

"Me quieren etiquetar. Es una polémica que surgió hace seis años y se ha ido repitiendo. Cuando fui nombrado decano, volvió a salir como si hubiera pasado el día anterior. Ahora sabía que volverían a sacarlo", ha lamentado Planellas, que ha señalado que "siempre he trabajado por curar heridas y calmar los corazones exaltados por las dos partes".

El arzobispo ha reconocido que en Cataluña "la gente se siente herida" y que todos están viviendo esta situación "con mucho dolor y sufrimiento". "En las parroquias he buscado siempre promover el diálogo, temperando ánimos, consolando", ha añadido.

En este sentido, Planellas ha defendido su nombramiento recordando que cuando "tuvo lugar la migración de todas partes de España a Cataluña, hubo un ensamblaje y unión que hoy no se puede romper". "Insisto en que la Iglesia no tiene que ir delante en materia política, su misión es promover el respeto, el diálogo y la tolerancia", ha remachado.