01 dic 2020

Ir a contenido

PEDERASTIA EN LA IGLESIA

El pederasta Joaquim Benítez: "No tengo capacidad para fugarme"

El exdocente condenado a 21 años y 9 meses de cárcel asegura que la sentencia le parece correcta y lógica

Lamenta que no se haya investigado debidamente el encubrimiento por parte de los Maristas

Guillem Sànchez / J. G. Albalat

Condenado a 21 años de cárcel el profesor de los Maristas Joaquín Benítez por abusos sexuales. Benítez se marchó a casa tras escuchar la sentencia, huyendo de la prensa, corriendo y con un pasamontañas, hasta que se tuvo que descubrir para cruzar la calle... Y nuestro compañero le fotografió...

Condenado a 21 años de cárcel el profesor de los Maristas Joaquín Benítez por abusos sexuales. Benítez se marchó a casa tras escuchar la sentencia, huyendo de la prensa, corriendo y con un pasamontañas, hasta que se tuvo que descubrir para cruzar la calle... Y nuestro compañero le fotografió... / RICARD CUGAT

El pederasta Joaquim Benítez espera en libertad la orden que le meterá definitivamente en prisión para comenzar a cumplir la condena de 21 años y 9 meses que le impuso este lunes la Audiencia de Barcelona. Socialmente no ha resultado fácil de comprender que siga todavía en la calle un hombre ya condenado por delitos tan alarmantes como abusar sexualmente de cuatro menores. Cuatro alumnos del colegio de Sants-Les Corts a los que Benítez acorraló en su despacho, cerrando la puerta por dentro, y a los que provocó secuelas todavía latentes que deberán ser indemnizadas por parte del colegio con 120.000 euros. La fiscalía y los abogados de las cuatro víctimas ya han solicitado formalmente este martes que el ingreso de Benítez en la cárcel se lleve a cabo sin más dilación. En una entrevista telefónica con EL PERIÓDICO, el exprofesor de educación física asegura que, tarde lo que tarde en llegar la resolución que lo encierre en una celda, no piensa fugarse: "Doy mi palabra de que cumpliré con mi condena".

"Hace ocho años que me marché del colegio [en el 2011 Benítez dejó el centro de Sants-Les Corts después de confesar que había abusado de un alumno] y si hubiera querido escaparme ya lo habría hecho. Desde el 2016, tengo que firmar semanalmente en un juzgado y no he fallado nunca. He vivido una transformación interior completa. Si ahora me escapara, tendría dos problemas. El primero sería con la policía y el segundo, conmigo. Me convertiría en un esclavo", razona. Además, insiste: "Aunque quisiera, no tengo ninguna capacidad para fugarme. Pero no quiero hacerlo. Lo que quiero es pagar, y pagaré". 

La sentencia que el tribunal de la sección 21 ha dictado contra el exprofesor es la más severa que ha caído sobre un docente en Catalunya por pederastia. "Es correctalógica, es lo que pedían las víctimas y es lo que esperaba", asegura.

Benítez, que tiene más de 60 años, cambió de residencia hace aproximadamente un año, cuando venció el contrato de alquiler de su residencia en el municipio de Terrades (Alt Empordà). Ahora vive en Girona y, según explica, sigue estando a cargo de su hermano, "que presenta una invalidez del 66%". "Mi mayor preocupación es quién se hará cargo de él cuando yo entre en prisión. Si no hubiera sido por mi hermano, habría solicitado yo mismo ingresar en un centro penitenciario antes".

El pederasta, que abusó sexualmente de una cifra desconocida de alumnos del colegio de Sants-Les Corts durante 31 años aunque solo ha sido juzgado por los cuatro delitos más recientes -el resto han prescrito-, se considera "preparado psicológicamente" para afrontar la privación de libertad.

¿Por qué no se ha investigado el encubrimiento?

Benítez, consciente de que la sentencia mantiene que existen "sospechas" pero no "certezas" sobre el encubrimiento de los Maristas, cree que la justicia no ha investigado debidamente cómo la orden religiosa ocultó su "debilidad". "Yo ya dije en el 2017 que los Maristas supieron que tenía este problema [en una entrevista que publicó EL PERIÓDICO] y hace un mes declaré lo mismo en la sala del juicio. Pero no han querido comprobarlo", lamenta.  

En 1986, mantiene Benítez, él abusó de un menor en el colegio y el padre de este chico acudió dos días más tarde a revelar lo sucedido. El director del colegio ese año, el hermano Granja, el padre del alumno y Benítez se reunieron y el profesor admitió los hechos. Granja le hizo ver que aquello estaba mal y Benítez intuyó que al regresar de las vacaciones de verano acabaría siendo expulsado. En septiembre de ese año, sin embargo, el hermano Lluís Serra, que entonces ejercía una labor de coordinación entre los colegios catalanes, le advirtió de que "aquello" no podía volver a suceder y le puso al corriente de que el provincial –máxima autoridad en los colegios de la región del Hermitage– meditaba una sanción de tres meses sin sueldo. Pero esta no llegó a ejecutarse. Por eso, razonó Benítez en la sala del juicio, nunca tuvo miedo de ser descubierto en el colegio durante las tres décadas en las que abusó de alumnos en el colegio de Sants-Les Corts. "Porque me sentía amparado por los Maristas", concluyó en la sala de la sección 21.

"Yo soy el cabeza de turco del 'caso Maristas'. Y ya he explicado varias veces que los Maristas lo sabían y que lo ocultaron. No puedo hacer nada más", insiste.