Estudiarán la expansión del neolítico en un yacimiento subacuático de Italia

2
Se lee en minutos

EFE

La Institución Milà i Fontanals (IMF) del CSIC y el Museo delle Civiltà de Roma dirigen un nuevo proyecto arqueológico en el yacimiento subacuático de La Marmotta, cerca de Roma y único por sus restos excepcionalmente conservados, para estudiar la expansión del neolítico.

Según ha informado la IMF-CSIC, a través de nuevas técnicas analíticas, los investigadores estudiarán el modelo socioeconómico y la tecnología de producción de alimentos e instrumentos de estas comunidades, y fecharán con precisión el período de asentamiento del sitio.

El yacimiento sumergido de la Marmotta se encuentra en el Lago de Bracciano, a unos 60 kilómetros de Roma (Italia), data del Neolítico Antiguo (5690-5150 aC) y destaca por su excepcional conservación, con miles de restos orgánicos e inorgánicos, si bien no ha sido objeto de muchas publicaciones.

Fue descubierto en 1989 a unos 12 metros de profundidad, y en él se han llevado a cabo diferentes excavaciones hasta el 2006, que han encontrado restos como piraguas, arcos, cuencos, cucharas y hoces, cestos y otros objetos elaborados en fibras vegetales y animales.

Ahora, la IMF-CSIC y el Museo delle Civiltà (Museo Prehistórico Etnográfico "Luigi Pigorini") llevarán a cabo este proyecto para conocer el proceso de expansión de las sociedades neolíticas hace unos 7.500 años, cómo gestionaban, elaboraban y conservaban los alimentos, así como la tecnología que empleaban.

Los investigadores han resaltado que el estudio de las herramientas utilizadas por estas comunidades para procesar alimentos ayuda a comprender mejor su modelo socioeconómico y a través de ello buscan conocer con precisión el tiempo de ocupación del yacimiento y las dinámicas internas del grupo.

Lo harán a través de la datación por radiocarbono de cereales encontrados en los diferentes niveles y con técnicas innovadoras, como el análisis de las resinas empleadas para hacer los mangos de las piezas de hoz o estudiar las superficies de las piezas a través de microscopía confocal, además de análisis isotópicos o estudios de fitolitos.

Los investigadores han señalado que las comunidades asentadas en el centro de Italia iniciaron un exitoso proceso de desarrollo que les permitió ocupar todo el Mediterráneo occidental hace 7.500 años.

Los arqueólogos desconocen aún el nivel de transmisión tecnológica entre las comunidades neolíticas y las sociedades indígenas de los espacios que poblaron.

Dado que el yacimiento no ha sido excesivamente estudiado, los científicos esperan reactivar su investigación y desarrollar un catálogo de materiales de la excavación.

Noticias relacionadas

Además, elaborarán una página web con el fin de dar a conocer el yacimiento, los materiales, los estudios y los resultados.

"Creemos que el estudio de este yacimiento puede cambiar nuestra idea sobre la complejidad de las primeras comunidades de agricultores y pastores que ocuparon todo el Mediterráneo", ha indicado Juan Francisco Gibaja investigador del IMF-CSIC y codirector del proyecto.