JUICIO EN VALÈNCIA

La acusación esgrime un dosier que compromete a Sanofi sobre los riesgos de Agreal

Los demandantes aportan un informe de la Agencia Europa del Medicamento en el que la empresa reconocería ser consciente del peligro

Según esa información el medicamento no se podía consumir más de tres meses, pero hubo mujeres que lo hicieron durante nueve años

Una de las siete mujeres que ha demandado a Sanofi en la puerta de la Ciutat de la Justicia con una caja de Agreal

Una de las siete mujeres que ha demandado a Sanofi en la puerta de la Ciutat de la Justicia con una caja de Agreal / Miguel Lorenzo

Se lee en minutos

Nacho Herrero

Un dosier confidencial elaborado por la Agencia Europa del Medicamento con información facilitada por Sanofi-AvenTis sobre Agreal, su fármaco para tratar los sofocos de la menopausia, podría poner contra las cuerdas a la farmacéutica francesa en el juicio que se celebra en València por la demanda de siete mujeres, que le achacan graves daños.

El informe, de 360 páginas, confirmaría, según ha indicado a EL PERIÓDICO el abogado de la acusación, Francisco Almodóvar, que la empresa era consciente en todo momento de que el consumo prolongado de Agreal podía provocar, entre otros, daños neurológicos y psiquiátricos, algo que nunca advirtió y que su defensa en este proceso niega, más allá de la posibilidad de algunos extrapiramidales, que afectan al aparato motor.

Entre 1983 y el 2005

El Agreal es un neuroléptico benzamídico que se autorizó en España en septiembre de 1983 para el tratamiento, con receta médica, de los sofocos de la menopausia y que se retiró del mercado en 2005 tras la elaboración del citado dossier.

Aunque desde entonces Sanofi ha tenido que afrontar varios juicios, nunca se había utilizado este informe ni la empresa facilitado los datos que dio a la agencia europea. La acusación de este juicio consiguió el dossier en 2014 a través del Defensor del Pueblo.

De hecho, los peritos de la farmacéutica coincidieron en afirmar en la segunda jornada del juicio que “no hay ninguna base científica” que permita establecer una “relación de causa-efecto” entre el medicamento y las patologías que padecieron y dicen padecer en algunos casos estas mujeres.

No han podido declarar los peritos de la acusación que han realizado un informe a partir del dossier por haber asistido el lunes como público al testimonio de las demandantes y entender el juez que eso podía haberles contaminado y abría la puerta a una posible nulidad. Aún así, sus conclusiones están incorporadas a la causa.

Afirman ambos que Sanofi reconoció ante la AEM que el fármaco no podía tomarse durante más de tres meses, aunque en España algunas mujeres lo llegaron a consumir durante años. Ni en el prospecto ni en la ficha técnica posterior se advertía de ningún riesgo psiquiátrico por un tratamiento prolongado.

Las demandantes

Francisca Gil, actual presidenta de la plataforma ‘Agregal Luchadoras de España’ aseguró que el medicamento les “ha arruinado la vida” y desveló que además de las secuelas psiquiátricas que sufre ha tenido tres intentos de suicido".

Rosario Carmona, que lo consumió durante cinco años, afirmó que acudió "llorando" a su médico de cabecera porque "un bicho” le estaba “comiendo por dentro" y Pilar Guerra, hija de otra de las demandantes, afirmó que antes de tomar Agreal su madre era una mujer "sana, independiente y activa” y después "se convirtió en otra persona, con episodios de ansiedad, cansancio, cefaleas y solo quería estar en la cama”.

Te puede interesar

Está previsto que este miércoles el juicio quede visto para sentencia y que el abogado de la acusación aproveche sus conclusiones para desvelar el contenido del dossier confidencial y apuntalar así su relato.

El juicio se podía haber celebrado en Barcelona, donde Sanofi-Avensis tiene su sede en España, pero se ha celebrado en València de donde es una de las afectadas y donde había otra que finalmente no está incluida en la causa. Hay también cinco mujeres de Canarias y una de la capital catalana. La defensa pide entre medio millón de euros y un millón para cada una de las demandantes.