Ir a contenido

beneficios económicos

Legalizar el cannabis reportaría 3.300 millones anuales a España, según un estudio

Un investigador de la UAB sostiene que la regulación arrojaría elevados ingresos en impuestos y crearía unos 92.000 puestos de trabajo

Admite que la actual reglamentación de la Unión Europea dificulta que un Estado siga los pasos de Canadá, Uruguay varias regiones de EEUU

Rafa Julve

Un joven se fuma un porro durante una concentración a favor de la legalización de la marihuana.

Un joven se fuma un porro durante una concentración a favor de la legalización de la marihuana. / AFP / tHOMAS SAMSON

Para que nadie se llame a engaño, los resultados de las cuentas que se presentan a continuación fueron publicados en la revista 'Cáñamo' de octubre, por lo que el posicionamiento prolegalización es evidente. Dicho esto, tampoco nadie puede discutir que la regulación de ese negocio le reportaría al Estado unos ingresos de los que ahora solo disfrutan los narcotraficantes. Lo deja bien claro y detallado en aquel artículo David Pere Martínez Oró, coordinador de la unidad de políticas de drogas de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y doctor en Psicología Social. Según sus números, España recaudaría más de 3.300 millones de euros anuales si se legalizara el cannabis.

Para empezar con sus cálculos, este investigador subraya a EL PERIÓDICO que lo más importante fue definir el modelo de regulación. En su opinión, aquí no serviría el de las grandes multinacionales que operan en ciertos estados de EEUU o Canadá, sino una estructura con autocultivo, clubs sociales y dispensarios (empresas, emprendedores y cooperativas). El primero cubriría el 10% de la demanda; los segundos, el 20%, y las cañamerías o estancos de maría se ocuparían del resto, salvo de un 15% que el autor reserva para un mercado negro que no desaparecería del todo.

Pero antes de llegar a esa fase cabe aclarar cuál sería el volumen de la demanda, interrogante que Martínez Oró resolvió acudiendo a la encuesta EDADES del Plan Nacional sobre Drogas y a los datos del Instituto Nacional de Estadística. A saber: el 9,5% de los residentes en España de 15 a 64 años han consumido cannabis en el último año y el 2,1% lo hacen a diario. Él todavía aporta más datos en su artículo, pero partiendo de ahí y de que los que fuman diariamente emplean unos tres gramos de cannabis diarios, los que lo hacen 25 días necesitan dos gramos... la producción legal precisaría de más de 820.000 kilos. Además, a esta cifra habría que sumar la demanda de los turistas que consuman, y todo ello teniendo en cuenta que, de acuerdo con este investigador, España apenas sacaría tajada de la exportación. Canadá y EEUU ya tienen bastante con los suyo y en Uruguay impera el proteccionismo. Solo podría hacer las Américas "algún 'delicatessen' cannábico 'made in Spain', pero de forma anecdótica".

A ocho euros el gramo

Basándose en la situación actual y en experiencias foráneas, el autor establece que el distribuidor final vendería la marihuana a ocho euros el gramo, lo que comportaría un volumen de negocio superior a los 8.500 millones. Sería esa cantidad sobre la que correspondería sacar rédito tributario. Sin entrar en todas las operaciones que efectúa Martínez Oró y yendo directamente a los resultados, España recaudaría más de 1.500 millones en impuestos indirectos como el IVA y más de 1.800 en gravámenes directos como el impuesto de sociedades o el IRPF, ya que para mantener el negocio serían necesarios cerca de 92.000 puestos de trabajo.

El experto señala que el consumo no aumentaría porque ahora quien quiere ya consume

"En realidad, la millonada aún sería mayor, ya que en el artículo solo hago referencia al cáñamo recreativo, cuando el Estado también podría ingresar fondos del medicinal, del textil, de la industria cosmética... incluso podría establecer tasas medioambientales a quien cultivara en interior porque contamina y gasta mucha energía", afirma el investigador de la UAB, que advierte de una condición difícil de vender políticamente: para encarrilar la legalización no se podría gravar al cannabis con tanta contundencia como con los cigarrillos (el 51% del precio final corresponde a tres impuestos especiales). "Si lo hiciéramos así de inicio, el gramo costaría 15 euros, lo que haría imposible competir con el mercado negro; por eso yo lo dejaría en 8 euros, lo más barato posible, el Fortuna del cannabis", avisa Martínez Oro. Su apuesta pasa por aplicar de saque solo una de esas cargas impositivas e imponer las otras más adelante.

Plantación de marihuana en Lincoln, Ontario, Canadá. / AFP / lARS HAGBERG

¿Y lo que tendría que gastar el Gobierno en atención sanitaria por más problemas con el cannabis? El autor esperaba la pregunta. En primer lugar, sostiene que el número de consumidores sería prácticamente idéntico al actual “porque ahora quien quiere consumir ya puede hacerlo”. En estos momentos, añade, "el 20% de las urgencias hospitalarias relacionadas con drogas se deben al cannabis, pero son problemas menores, que nada tienen que ver con la heroína y la coca".

"Más problemas de salud pública provoca el alcohol", continúa el experto, que subraya la cantidad de fondos que habría para mejorar los mecanismos de salud pública (los Presupuestos del 2018 destinaron a Sanidad 4.251 millones). La legalización debería ir acompañada de una "limitación de la publicidad y de controles muy estrictos para proteger a los menores que huyeran de los errores cometidos con el tabaco y el alcohol", pero todo ello, admite, chocaría con un enorme escollo: "Esa regulación generaría mucha controversia en la Unión Europea (UE) porque un país sacaría dinero de un negocio que otros prohíben". No sería nada fácil promover todos los cambios de legislación necesarios ni en la UE ni dentro de España.