Ir a contenido

INICIATIVA DEL GOBIERNO

Canadá legaliza el consumo de marihuana

El Ejecutivo anula las condenas por posesión de marihuana, medida que afectará a cientos de miles de sentenciados

El Periódico

Ciudadanos de Montreal hacen cola para comprar cannabis.

Ciudadanos de Montreal hacen cola para comprar cannabis. / AP / GRAHAM HUGHES

A muchos canadienses les entró la risa la pasada madrugada, un alegrón de dimensiones considerables ya que su país se convertía, al dar las campanadas de medianoche, en la segunda nación del mundo en legalizar el consumo recreativo de maría, como se conoce popularmente el cannabis. Canadá seguía de esta forma la estela marcada por Uruguay, que en diciembre del 2013, bajo el Gobierno progresista del venerado José Mújica, aprobaba una ley pionera a nivel mundial que legalizaba el consumo de marihuana y dejaba en manos del Estado la producción, distribución y venta controlada del producto.

De esta forma, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ve materializada con bombo y platillo una de sus grandes promesas electorales, una legislación (aprobada por el Parlamento el pasado 20 de junio) que regula el consumo recreativo de esta planta y que viene a complementar la normativa para usos médicos que este mismo país aprobó ya en el 2001, conviertiéndose en el primero en todo el mundo que legislaba sobre la materia.

Indultos a los condenados por posesión

Sin embargo, la alegría fue doble en este país norteamericano ya que no solo los consumidores habituales aplaudieron la entrada en vigor de la ley. Y es que otro colectivo, también amplio, se felicitó doblemente por la llegada de la nueva normativa, que viene acompañada, como anunciará este jueves el Ejecutivo canadiense, del perdón para los cientos de miles de condenados por posesión de marihuana, un indulto que afectará a todos aquellos que fueron sentenciados por posesiones de hasta 30 gramos.

El único temor de las autoridades canadienses ante la entrada en vigor de la ley radica en que la demanda sea muy superior a la oferta y que los establecimientos autorizados a vender maría no puedan satisfacer las peticiones de los consumidores, que deben ser mayores de 18 o 19 años, según la provincia, para poder adquirir el producto.

Precio de venta marcado

Las empresas autorizadas por el Gobierno para vender el cannabis, bajo la estricta supervisión de las autoridades sanitarias, han estado trabajando a marchas forzadas las últimas semanas para hacer frente a la demana inicial de la maría, cuyo coste también esta regulado por ley. Así, el Gobierno ha sugerido un precio de venta de unos 10 dólares canadienses (6,5 euros) por gramo para que, de esta forma, el coste del cannabis legal sea competitivo respecto al que se vende en el mercado negro.

El precio de venta incluye también dos impuestos: 1 dólar por gramo o el 10% del precio de venta final, dependiende de cuál sea el más elevado, y el impuesto provincial de venta de cualquier producto (entre el 13% y el 15%). En este sentido, las autoridades prevén que, pese a  que el precio final de un gramo de marihuana será casi un 25% superior al del mercado negro, los canadienses preferirán adquirir cannabis en las tiendas oficiales porque ofrecen una mayores garantías de calidad del producto, como el nivel del THC, el componente psicoactivo de la droga.

Una encuesta dada a conocer ayer destaca que cuatro de cada 10 canadienses opinan que el precio determinará si compran en establecimientos autorizados en el mercado negro. Según el sondeo, los consumidores consideran que un precio adecuado oscila entre los 10 y 14 dólares por gramo.

Legislación diversa

La legislación sobre el consumo de cannabis es muy diversa en todo el mundo. Hay países que castigan con dureza tanto el cultivo como el tráfico y también el consumo, mientras que en otros se tolera que se tomen pequeñas dosis, como es el caso de Holanda, donde desde los años 70 funcionan los conocidos como 'coffee shops', establecimientos en los que los mayores de edad pueden comprar y consumir.

En Estados Unidos, una treintena de estados permiten el uso de la marihuana medicinal mientras que en nueve se puede vender y consumir maría para uso recreativo de forma legal. Curiosamente, las autoridades estadounidenses ya han advertido de que aunque Canadá anule las condenas a los sentenciados por consumo de cannabis, cuya situación penal les impedía viajar a EEUU, eso no garantizará que puedan entrar en territorio estadounisense. 

Una de las pocas voces críticas con la nueva ley de Canadá ha sido la de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito, contraria a la legalización del cannabis.

Temas: Canadá