Ir a contenido

NUEVAS TECNOLOGÍAS

La inteligencia artificial llega a la cámara del móvil

Google lanza un terminal que aplica aprendizaje mecánico a mejorar las fotos

Carmen Jané

El Pixel 3 de Google.

El Pixel 3 de Google.

La inteligencia artificial también está llamada a mejorar la fotografía. O al menos así lo entiende Google que este martes ha presentado un nuevo modelo de móvil llamado Pixel 3 que incorpora inteligencia artificial y aprendizaje mecánico a las fotos que toma la cámara. El móvil, que se venderá en España solo con Orange, forma parte de los productos con los que Google muestra hasta donde llega la tecnología que el resto de fabricantes aplica a sus terminales con Android, el sistema operativo que promueve la compañía del buscador.

Porque Google se reserva siempre sus tecnologías punteras para sus propios productos. Lo hizo con la traducción automática, los asistentes de voz y ahora repite con la inteligencia artificial en las fotos, que ha perfeccionado durante años a base de analizar los billones de fotos que indexa Google Images.

Los algoritmos no solo cubren fallos de fotógrafos (fotos movidas, mal enfocadas, mal encuadradas…) sino que toman decisiones. Por ejemplo, hacen que el sistema rellene los ‘huecos’ que se ven cuando se amplían las imágenes al límite de su resolución. La cámara toma una secuencia de fotos cada 1,5 segundos y elige de forma automática la mejor, aunque el modelo se mueva, y se la ofrece al usuario. Este puede elegirla y borrar las anteriores o mantenerlas todas, un sistema muy parecido al que presentó Apple con su último iPhone.

Fuera el palo selfie

El aprendizaje mecánico sirve también aquí para ampliar la zona de enfoque y evitar el socorrido palo selfie. Así, en las fotos de grupo puede encuadrar de modo automático las caras para que salgan todas y no se ‘corte’ a nadie sin distorsionar la imagen con el efecto ‘ojo de pez’. También añade luz donde no la había, sobre todo en modo nocturno, una opción de software que pone un flash gracias al software.

Según los responsables de Google, “así es imposible que nadie salga mal en las fotos”. Un fotógrafo purista seguramente lo equiparará a la estilización de las fotos antiguas donde se pintaba aquello que salía mal.

El nuevo terminal, que tendrá un precio de entre 849 euros y 1049 euros según versiones (normal y XL) y capacidad, amplía la pantalla hacia los bordes, mantiene el estándar HDR+ que ya tenía la versión anterior, el Pixel 2, y los Samsung de alta gama, y el cuerpo de cristal ultrarresistente que le hace muy agradable al tacto.

La nueva apuesta de Google hacia el mundo móvil con su sistema operativo Android, el único negocio que realmente le funciona más allá del buscador, tras el próximo cierre, anunciado este lunes, de Google+, la red social que ha mantenido durante ocho años, va acompañada también de más interés por el diseño de productos y por promocionarlo con famosos. En este caso, la fotografa Annie Leibowitz.

Google, en un evento para prensa en Londres y Nueva York, también ha anunciado una tableta barata para gestionar la domótica de casa a 149 euros. La pantalla solo accede a búsquedas, Youtube, Fotos, mapas, calendario y tiempo, y permite ver cómo funcionan los sistemas domóticos que haya instalados en casa, y a los que Google pretende abarcar ahora con nuevos socios más allá de Nest, la empresa de termostatos inteligentes y cámaras de videovigilancia que compró en el 2014.

La compañía del buscador también vuelve a apostar por su sistema operativo para ordenadores, Chrome, que parecía que había quedado aparcado en los planes de la compañía en favor de Android, con un nuevo portátil convertible de 10 horas de batería.

Temas: Google