19 feb 2020

Ir a contenido

LA REFORMA DE LA FORMACIÓN PROFESIONAL

España mira a Alemania para dar impulso a la FP dual

El país germano, con una tasa de paro juvenil de solo el 7%, tiene regulada esta modalidad desde 1969

Allí, los alumnos cobran unos 875 euros mensuales y, al acabar, son evaluados por un organismo externo

María Jesús Ibáñez / Gabriel Ubieto

Taller de aprendizaje en la empresa de maquinaria agrícola Claas, en Marienfeld (Alemania).

Taller de aprendizaje en la empresa de maquinaria agrícola Claas, en Marienfeld (Alemania). / BERTELSMANN STIFTUNG

Aunque estudió bachillerato y aprobó la selectividad con una nota más que aceptable, Johanna no dudó en matricularse en un ciclo de formación profesional (FP) dual antes de ir a la universidad. Escogió hacer un curso de Técnico Comercial y Mercantil y ahora, ya graduada de su ciclo formativo, se dispone a proseguir sus estudios universitarios de Psicología Económica (lo que en España vendrían a ser Recursos Humanos). “Siempre he pensado que, aunque al final también fuera a la universidad, tener una formación complementaria de carácter práctico, como esta, era muy interesante y me abría puertas en el mundo laboral”, explica la pragmática joven, de 21 años, que en junio terminó en el centro formativo que la multinacional Bertelsmann tiene en Gütersloh (Renania del Norte-Westfalia), en el oeste de Alemania.

Johanna formaba parte de una clase con estudiantes de distintas procedencias académicas. “Los que previamente han cursado bachillerato, que en este caso son mayoría y que completan esta FP en unos dos años, y los que llegan aquí directamente desde la secundaria obligatoria, que son, por lo tanto, más jóvenes y que necesitan tres años y medio en alcanzar el nivel”, detallaba el pasado abril Marius Dies, el tutor del grupo. Los alumnos acudían al centro de Bertelsmann dos mañanas a la semana, “seis horas cada vez”, precisaba el docente. Las otras 39 horas semanales del curso las realizaba cada estudiante en la empresa, bajo la tutela de un trabajador que previamente ha sido capacitado como formador.

Markus Dies atiende a tres de sus alumnas en el centro de formación de Bertelsmann. / BERTELSMANN STIFTUNG

Un sueldo medio de 870 euros mensuales

En Alemania, la FP dual, que cuenta con una regulación propia desde 1969, es el modelo de éxito al que muchos le atribuyen el hecho de que el paro juvenil en ese país sea inferior al 7% (en España supera el 36%). Allí, como Johanna y sus compañeros, cada alumno tiene un contrato laboral como aprendiz, “asciende a un promedio de  870 euros al mes”, precisa Clemens Wieland, director de proyectos de la fundación Bertelsmann,

El modelo alemán de formación profesional dual es el que España ha escogido como referencia para la implantación de estos estudios, previstos en la ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), pero aún muy incipientes en la mayoría de comunidades autónomas. Su despliegue será, según ha anunciado la nueva ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celáa, una prioridad del mandato del gobierno de Pedro Sánchez.

Uno de los retos de este impulso pasará, no obstante, por armonizar las distintas modalidades de FP dual que ya funcionan en España y que el pasado curso 2016-2017, el último del que hay datos oficiales del Ministerio de Educación, alcanzó los 24.000 alumnos, lo que supuso quintuplicar la cifra del 2012-2013. Esta modalidad, agrega el ministerio, se impartió en casi 650 centros educativos y participaron 10.000 empresas. El País Vasco y Catalunya son las autonomías que, de momento, han implicado a un mayor número de alumnos y de compañías.

Con todo, esos 24.000 alumnos siguen siendo una cifra insignificante frente a los casi 817.000 estudiantes de distintos cursos formativos que hubo en España aquel mismo año. “El problema es que, hasta ahora, no se la ha dotado de los recursos suficientes”, lamenta Eduard Requena, portavoz del área de FP en el sindicato CCOO en Catalunya.

Es la empresa la que elige

En ninguna de las comunidades en las que funciona este sistema se produce uno de los elementos claves del modelo alemán: allí, son las empresas las que tienen la iniciativa en el proceso de selección de los estudiantes. “Un joven que quiere especializarse, por ejemplo, en Mecánica de Vehículos Agrícolas puede venir aquí, a nuestra empresa, y solicitar el ingreso en nuestra formación profesional”, explica Wilhelm Wolters, de la fábrica de tractores Claas, en Harsewinkel, también en Renania del Norte-Westfalia. La compañía recibe cada año varios centenares de solicitudes, muy por encima de la capacidad de sus talleres para aprendices.

Los jóvenes candidatos han de superar unas pruebas de selección, tanto académicas como prácticas y vocacionales (estas últimas, a través de entrevistas personales y actividades en grupo) antes de ser reclutados. Este agosto, por ejemplo, ingresaron en Claas 60 nuevos aprendices, que se sumarán al grupo de más de 300 que ya están en la factoría. Muchos de ellos se quedarán a trabajar en la misma empresa. “Yo llegué aquí por tradición familiar”, cuenta Maxim Markmann, un muchacho de poca palabras, nacido en una granja cercana a la fábrica. Su padre y su abuelo han trabajado también en Claas y su hermano menor aspira a empezar como aprendiz el próximo curso.

Michelle muestra su trabajo en la imprenta Mohndruck, del grupo Bertelsmann, en Gütersloh (Alemania), donde tiene un contrato de aprendizaje. / BERTELSMANN STIFTUNG

Cuando terminan, es un organismo de evaluación externo (hay uno en cada estado federal, para hasta 330 especialidades distintas en todo el país) el que examina a los alumnos y les declara aptos o no. "Eso implica que, de rebote, las empresas acaben poniendo más interés si cabe en la formación de sus aprendices, porque, al final, también se les está evaluando a ellas", subraya  Wieland. De su éxito en estos exámenes, depende que el año siguiente tengan mayor o menor demanda de nuevos aprendices.

El 68% de los estudiantes alemanes que cursan una FP dual consiguen un empleo en la misma compañía en la que se han formado. En España, pese a que cerca la tasa de inserción laboral es también elevado (del 70% en Catalunya), solo el 0,4% de los estudiantes sigue esta opción frente al 17% de media de los países de la OCDE. 

Una asignatura pendiente en Catalunya

El modelo de la FP dual en Catalunya se encuentra todavía en un estado embrionario, tal como constata un reciente estudio del sindicato CCOO de Catalunya. Si bien el número de alumnos, con un total de 10.007 estudiantes matriculados el curso 2017-2018, se duplicó respecto al año anterior, su peso en el mundo formativo catalán, el 8,5% del total de 116.949 catalanes que se decidieron por cursar una FP, es aún residual. Y, en teoría, el objetivo de la Generalitat es que en el 2025 un tercio del total del alumnado en Catalunya curse estudios de FP dual.

La estadística empuja a desplegar dicho modelo. Por un lado, en España dos de cada tres ocupados en el sector servicios están sobrecualificados, la igual que casi el 50% del personal en el sector industrial, según datos de Eurostat.

Por otro lado, el paro entre los menores de 25 años es en Catalunya del 27,4%, mientras entre los mayores de 25 años es casi tres veces menor, según los últimos datos de la EPA. La tasa de actividad, es decir, la disponibilidad para trabajar, también muestra números inferiores y en tendencia descendente. Si entre los mayores de 25 años la tasa de actividad es del 63,5%, entre los más jóvenes es del 42,8%. En el 2007 era del 62,1%.

El informe de CCOO y varios expertos consultados coinciden en que la formación dual profesional, aplicada bajo un modelo propio y no un mero calco de modelos de éxito como el alemán, podría ser una solución para paliar el desempleo entre los más jóvenes. La ocupabilidad actual de los cursos de FP dual en comparación con la FP inicial lo avala. Mientras en la segunda uno de cada dos estudiantes encuentra empleo al acabar el grado, en la FP dual el porcentaje es del 70%.

Fem Ocupació es un programa de Barcelona Activa con financiación del Servei d’Ocupació de Catalunya, la Generalitat y el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, dirigido a jóvenes de entre 18 y 29 años. La idea es conectar a una persona que busca trabajo y no dispone de la experiencia o formación suficiente y una empresa que necesite cubrir un puesto. Para facilitar el proceso, Fem Ocupació desarrolla, junto a la empresa una formación personalizada, a la vez que subvenciona con hasta 707,6 euros mensuales seis meses de una jornada completa.

Hirish Cogal Banate, en la gestoría donde está trabajando. / DANNY CAMINAL

Pol explica que estos días está entrando una hora antes de lo normal, a las seis y media de la mañana, porque su compañero de turno está de baja por paternidad y le toca estar atento a dos chicos que acaban de empezar. Como él hace un par de años, cuando comenzó sus prácticas en Mausa, una empresa de venta y alquiler de materiales de construcción.

"Cuando entró ya tenía conocimientos de carpintería, sabía hablar nuestro idioma, pero le falta aprender los ritmos y el trabajar en equipo. Algo que, muchas veces, es mucho más importante que una gran cantidad de teoría", explica Manel, su supervisor. En los informes de Barcelona Activa se reitera esa mejora en la "actitud" que hizo que, tras las prácticas, Mausa decidiera hacerlo indefinido. "No me sorprendió mucho, porque siempre tenía un tutor tanto de la empresa, como de Barcelona Activa, con los que iba intercambiando impresiones. Te sientes muy acompañado", cuenta este joven de 25 años, visiblemente contento.

Irish Cogal, de 27 años, también destaca el valor del seguimiento durante las prácticas, aunque ella pone más el émfasi en la especificidad de la formación coordinada entre la parte teórica, en Barcelona Activa, y la práctica, en la consultora Gorriz-Arias. “Hice prácticas en el grado medio de administración, pero eran cortas y apenas me enseñaron”, se queja. De Fem Ocupació valora los conocimientos técnicos que le permitieron una "muy rápida adaptación al puesto", según comenta Alicia, su supervisora. "La subvención también ayuda", confiesa. Hoy, ya sin esta, Irish tiene un contrato indefinido.

.