INTERIORISMO Y EFICIENCIA

Hamacas y futbolín en el curro

La sede de la 'start-up' barcelonesa Byhours es un ejemplo de diseño pensado para crear un buen ambiente laboral

Un aspecto de la sede de Byhours, con el futbolín en primer plano.

Un aspecto de la sede de Byhours, con el futbolín en primer plano. / FERRAN SENDRA

4
Se lee en minutos
Mauricio Bernal

No es habitual que lo primero que se encuentre alguien al entrar en la sede de una empresa sean un par de hamacas y un futbolín, sobre todo si la empresa no se dedica a manufacturar hamacas o futbolines. Pero resulta que sí es habitual, o por lo menos, cada vez más frecuente. Hamacas, futbolines, billares, mesas de pimpón…  incluso toboganes, esa excentricidad –o no– que adorna la sede central de Google en California, probablemente el paradigma de la nueva tendencia en sedes empresariales. Las oficinas de la 'start-up' barcelonesa Byhours, en constante crecimiento desde el 2012, año de su fundación, gracias a la aceptación que ha tenido su oferta de microestancias en hoteles de todo el mundo, se corresponden con este paradigma, y lo que se encuentra el visitante nada más entrar es eso, dos hamacas y un futbolín. Y no fabrican ninguno de los dos.

"Nos interesaba un espacio diáfano, sin puertas, sin barreras", explica la portavoz de la empresa 

No son detalles anecdóticos: que resulte gozoso encontrar esa clase de atrezo en la entrada de un lugar de trabajo no debe distraer de lo que simboliza, a saber, una nueva forma de entender el espacio laboral. "Las empresas más jóvenes buscan que el entorno laboral no sea el de la típica oficina seria de: ‘Bueeeno… Me voy a trabajar'", dice Marta Ametller, la interiorista responsable de diseñar y dotar de personalidad los 300 metros cuadrados que la sede de Byhours ocupa en Pier01 Barcelona Tech City, el edificio por excelencia de las 'start-ups' en Barcelona. "Nos interesaba que fuera un espacio diáfano, sin puertas, sin barreras, que favoreciera la comunicación entre los distintos departamentos", explica Rosa González, responsable de Relaciones Públicas de la empresa. "Que favoreciera el trabajo en equipo".

Un anfiteatro moderno

Prima la madera en el lugar, es decir la calidez. Hay un centro gravitacional que aquí se conoce como la grada, algo así como la adaptación moderna y funcional de un anfiteatro romano, pensado para las grandes reuniones. "Para las reuniones de empresa –precisa González–, donde cada responsable de departamento expone sus avances, por ejemplo". En torno a la grada, y siguiendo el movimiento de las manecillas del reloj, ahí está Márketing y Operaciones, ahí está Hoteles, ahí está la Dirección –aquí le dicen Management– y ahí están la cocina y el bar (Bar Ours), incorporados al espacio como si esto fuera un piso con cocina americana, –hablando en términos arquitectónicos–. También hay dos pequeñas salas de reuniones: más convencionales, se tiene la tentación de apuntar –la mesa, las sillas…– si no fuera porque las presiden sendas pizarras de las de antaño con un aire, si uno las mira de lejos –estéticamente hablando, es decir– a las que se han puesto de moda en ciertas cafeterías presumidas. Lo que revelan de cerca es una mezcla de contenidos de empresa y mensajes de motivación.

Las hamacas en la entrada de Byhours. / FERRAN SENDRA

De hecho, los mensajes de motivación son una constante. En una de las paredes que circundan Márketing y Operaciones hay dos grandes carteles enmarcados con, más que frases, arengas: casi puede uno imaginarse al Coronel Motivación inflamando a la tropa con sus soflamas. Se podría hablar de los otros pequeños mensajes desperdigados por el lugar, un poco como las piedras de Pulgarcito, pero estos dos cuadros son los reyes de la motivación. "Tu tiempo es limitado, así que no lo malgastes viviendo la vida de otro. Que no te atrape el dogma, que es vivir según los resultados de la reflexión de otros. No dejes que el ruido de otras opiniones ahogue tu propia voz interior, y más importante, ten el coraje de seguir a tu corazón y a tu intuición. De alguna manera, ellos ya saben en lo que de verdad quieres convertirte. Todo lo demás es secundario", reza –en inglés– uno de ellos. Algún efecto debe tener leer ese tipo de cosas cada día, o al menos mirarlas de reojo. O simplemente saber que están allí.

Noticias relacionadas

No hay que llamarse a error, aquí se viene a trabajar; hay silencio y concentración

Sí, se respira algo distinto. No es la oficina de antaño, es posible que ni siquiera sea correcto llamarle oficina. "Un requisito fundamental –explica Ametller– era que los trabajadores tuvieran el entorno perfecto para desarrollar sus capacidades. Analizamos conjuntamente las necesidades de cada departamento, su manera de trabajar, la forma en que se comunican entre ellos y con la dirección, la privacidad que necesitaban y la que no, y buscamos a nivel de interiorismo materiales que transmitieran transparencia". Sí, hay hamacas: las utilizan los empleados cuando llaman desde el móvil, por ejemplo, o para tener una conversación a dos. Hay futbolín: se juega al final del día o en la pausa para comer. Hay por ahí hasta una red de pimpón. Pero no hay que llamarse a error: aquí se viene a trabajar. Hay de todo lo dicho hasta ahora, pero también hay silencio y concentración.