Ir a contenido

INICIATIVA APROBADA EN JULIO

El bus 'antiacoso' para mujeres se abre camino en Bilbao

El servicio permite a las usuarias que viajan solas de noche apearse en una zona más cercana a su domicilio

Olga Pereda

Una joven accede, en Bilbao, a un autobús que dispone de paradas a demanda para mujeres no acompañadas.

Una joven accede, en Bilbao, a un autobús que dispone de paradas a demanda para mujeres no acompañadas. / Vincent West

En dos meses, 97 mujeres han utilizado por la noche las “paradas a demanda” de los autobuses públicos de Bilbao. Desde julio, cualquier mujer que viaja sola a partir de las 22.30 horas puede solicitar al conductor bajarse no en la parada oficial de la ruta sino en otro punto intermedio y más cercano a su domicilio. Casi la mitad de las usuarias del servicio -implantado en todas las rutas urbanas- lo han utilizado durante las fiestas patronales de agosto (Aste Nagusia).

El concejal de Movilidad, Alfonso Gil (PSE), reconoce a este diario que el número total de usuarias no es -de momento- muy elevado. Está convencido de que lo será dentro de un tiempo, cuando la medida sea más popular y conocida. Destacando que la lucha antimachista es una cuestión global, Gil deja claro que las paradas a demanda tienen sentido “mientras haya una sola mujer que las use”. Las asociaciones feministas, mientras, aplauden el proyecto aunque recuerdan a las autoridades que la violencia machista acabará cuando se enseñe a los hombres a no agredir.

Terrassa, Vigo, Nantes y Burdeos

El concejal de Movilidad de Bilbao confía en que el servicio de paradas intermedias exclusivas para mujeres solas en horario nocturno se extenderá por toda España. De momento, solo los ayuntamientos de Terrassa y Vigo han dado luz verde a iniciativas similares. Nantes fue, en 2017, la primera ciudad que puso en marcha la iniciativa, a la que después se sumaron Burdeos y la región parisina. El ayuntamiento de Bilbao -gobernado por el PNV y el PSE- ha tenido conversaciones con el de Barcelona y Madrid. Este último, sin embargo, no considera una prioridad el proyecto.

“En los últimos años, en Bilbao había una reivindicación de dar mayor seguridad a las mujeres que usan los autobuses públicos por la noche debido a la falta de iluminación en determinados tramos. Tuvimos en cuenta eso y reflexionamos sobre qué podríamos hacer para ofrecer más seguridad. Las paradas a demanda ocasionaron cierta reticencias en los conductores al principio, pero ahora tengo que reconocer que todos ellos son agentes proactivos. Son ellos los que deciden dónde se baja la mujer que solicita el servicio. Tienen que parar en un sitio donde se ofrezca seguridad a la usuaria, también seguridad vial. Y la mujer tiene que bajar por la puerta delantera. Y ser la única que se baja. No se permite que nadie más lo haga”, explica Gil.

"No es no"

Las paradas 'antiacoso' -establecidas en todas las rutas, incluidas las nocturnas del fin de semana- han tenido especial acogida en la Semana Grande de Bilbao, cuyas calles se han visto invadidas por carteles publicitarios con lemas como “No es no” y “Si no vas a respetar, no vengas”. Con el claro objetivo de evitar violaciones como la ocurrida en San Fermín en 2016, toda la ciudad -con su alcalde a la cabeza- se ha volcado en los mensajes antimachistas. “El caso de la Manada ha supuesto un antes y un después, sobre todo en ferias y fiestas patronales. Con Ana Orantes [brutalmente asesinada por su marido hace 20 años] ocurrió algo parecido: a raíz de su estremecedor caso toda la población se concienció, de verdad, del peligro de la violencia machista”, explica Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas. Bestierro aplaude la medida del consistorio bilbaíno, pero pide más iniciativas para acabar con la cultura de la violación. “Está bien proteger a las mujeres. Pero estaría mejor enseñar a los hombres a no violar”, resume. A su juicio, resulta frustrante que se eduque a las niñas para que sepan protegerse y no vestirse de una determinada manera o no pasear solas por la noche. “Se nos educa a prevenir una agresión. Parece que si una mujer es atacada la culpa es suya por no haber sabido tomar precauciones”, añade.

Por su parte, Beatriz Bonete, socióloga y experta en agresiones a mujeres, aplaude con entusiasmo al ayuntamiento de Bilbao: “Me parece maravilloso que las instituciones públicas aprueben este tipo de proyectos, que requieren poca inversión y cuyo impacto es brutal por la fuerza del mensaje”.

Acompañadas a casa

Las paradas intermedias nocturnas no son la única iniciativa tomada en Euskadi para reforzar la seguridad de las mujeres. En Santurce, el ayuntamiento decretó que policías locales y vigilantes privados acompañaran a mujeres de regreso a casa durante las fiestas patronales de julio. El servicio fue utilizado por 378 mujeres (a las que se sumaron 10 hombres, que también lo solicitaron). Las fiestas concluyeron sin ninguna denuncia por ataques sexistas frente a las dos que se registraron en 2017 (cuando el servicio de acompañamiento no estaba en marcha).

0 Comentarios
cargando