Ir a contenido

PELIGRO PARA LA SALUD

La Fiscalía investiga la incineradora de Sant Adrià por contaminación

Un informe concluyó en 2017 que los riesgos para la salud de la población que vive cerca de la planta son diez veces superiores a los que producen el resto de incineradoras

Begoña González

Interior de la Planta de Valoración Energética TERSA, en Sant Adrià del Besòs.

Interior de la Planta de Valoración Energética TERSA, en Sant Adrià del Besòs. / DANNY CAMINAL

La Fiscalía de Medio Ambiente ha abierto una investigación sobre los niveles de contaminación que genera la incineradora de Sant Adrià del Besòs (Barcelona), a raíz de una denuncia de la asociación vecinal AireNet por las emisiones de dioxinas y los malos olores que despide la central.

En la denuncia presentada, la plataforma vecinal denuncia que la planta de valorización energética (PVE) de la empresa pública TERSA situada en el entorno del Fòrum, Sant Adrià de Besòs y Badalona (Barcelona) podría estar incurriendo en un delito contra el medio ambiente.

“En la zona en la que vivimos tenemos niveles de amianto, plomo, ceniza, mercurio y otras sustancias peligrosas muy superiores a las que recomienda la OMS”, asegura Silvina Frucella, portavoz de AireNet. “En contra de lo que debería ser, nuestros suelos están contaminados y la presencia de varias plantas depuradoras hacen que la situación sea insostenible, sobre todo ahora en verano, que nos vemos obligados a cerrar las ventanas por culpa de los olores”, explica la portavoz preocupada por la opacidad con la que, asegura, se está gestionando la PVE de TERSA.

MAYOR RIESGO DE CÁNCER

La coordinadora vecinal, formada por veinte entidades y asociaciones de los municipios afectados por la contaminación de la PVE, basa su denuncia en un estudio publicado en 2015 en la revista científica "Science of the Total Environmental", co-escrito por el profesor de la Universitat Rovira i Virgili (URV) José Luis Domingo, que señala, entre otros temas, que "los habitantes de esta zona sufren 2,5 veces más riesgo de desarrollar un cáncer".

A partir de la medición de una serie de muestras de suelo y aire en la zona circundante a la planta de TERSA, recogidas entre 2014 y 2017, el informe concluyó que los riesgos para la salud de la población que vive cerca de la planta son diez veces superiores a los que producen el resto de incineradoras. "Hace años que pedimos un certificado de descontaminación que el Ayuntamiento de Sant Adrià nos niega", resume Frucella. 

INFORMES CONTRADICTORIOS

A pesar de los preocupantes datos que arroja este estudio, un informe de la Agencia de Salud Pública de Barcelona que el Ayuntamiento de la capital catalana encargó el pasado mes de enero, concluye que la proximidad a la incineradora de TERSA no supone un mayor riesgo de mortalidad por enfermedades relacionadas con las dioxinas y furanos.

La incineradora, propiedad de Barcelona Serveis Municipals (59 %) y AMB (41 %), trata, aproximadamente, 45 toneladas de residuos por hora, lo que la convierte en la segunda mayor de España.