Ir a contenido

feminismo

#SíConMujeres: los motivos que llevan a cientos de expertas a exigir su visibilización en eventos académicos

En apenas unas horas, 250 investigadoras, profesoras y expertas se han unido para corregir la falta de representación en seminarios y eventos

Mamen Hidalgo

#SíConMujeres: los motivos que llevan a cientos de expertas a exigir su visibilización en eventos académicos

Asistir a un simposio y encontrar mujeres expertas en la materia parecía hasta ahora una utopía. ¿No existen las mujeres especialistas?, podría preguntarse alguien. Claro que existían, pero estaban invisibilizadas por los propios organizadores. En los últimos meses, y especialmente desde el pasado 8 de marzo, la fuerza de las mujeres ha arrastrado y derribado estos muros académicos, provocando un esfuerzo para encontrar un equilibrio entre sus ponentes en congresos, seminarios o jornadas.

De esta carencia nació 'No sin mujeres' hace unas semanas, un manifiesto en el que medio centenar de académicos daba un paso al lado para reclamar esa paridad. Y precisamente como respuesta o suma a esta petición ha nacido 'Sí con mujeres', donde ellas son las protagonistas. Expertas en el ámbito de las ciencias sociales se suman para corregir la falta de representación de economistas, politólogas, profesoras, investigadoras, psicólogas o sociólogas en los debates públicos.

"Había una sensación de que nosotras también teníamos que hacer algo", explica la politóloga Berta Barbet, a EL PERIÓDICO. "Pasaba por visualizar que existíamos y que estábamos dispuestas a hablar y ocupar este espacio que no se nos ha dado durante muchos años y que ahora parecía que los hombres estaban dispuestos a devolvernos".

Tanto Berta Barbet como la economista Sara de la Rica pusieron en común no solo la escasa presencia de mujeres, sino la sensación de que eran siempre las mismas las que acudían a estos actos. "Suponía un coste de tiempo muy grande, pero además implicaba seguir invisibilizando a muchas voces". 

"Se nos ignora"

Sandra León, politóloga en la Universidad de York, explica esta iniciativa como una situación de oferta y demanda. "Si a raíz de esto va a haber más demanda, aquí estamos", dice. "La ausencia de mujeres se suele justificar con que no hay expertas o no quieren participar. Aquí vemos que las hay, y que estamos dispuestas a entrar en estos eventos públicos donde cada una puede aportar experiencia desde su disciplina. Es un: aquí tiene usted una lista de mujeres disponibles".

Pese a estar altamente cualificadas y tener experiencia, carecen de visibilidad en el espacio público. "No están en tertulias, debates o actos académicos", añade Sandra León. "Hay un claro desajuste. Hay una retroalimentación: no participas, no estás en las redes, no te llaman, no avanzas, tu trabajo no se promociona, no te citan... y hay un refuerzo negativo". Una rueda ante la que siente perplejidad: "Estoy rodeada de mujeres altamente competentes con las que colaboro y discuto, y después veo que no forman parte del debate públicamente".

El objetivo de la iniciativa

Se trata, por tanto, de una iniciativa con la intención de llamar la atención, que además llega en un momento social ideal en España: "Ha habido un cambio de paradigma desde el 8 de marzo, un escenario favorable a estas iniciativas", explica Sandra León.

El objetivo último es que nadie se plantee de entrada no hacer una mesa redonda sin mujeres. "¿Cómo interiorizas una norma social? A base de control y de denuncia. Denunciar que hay una mesa redonda tiene una repercusión. La denuncia genera eco. Por tanto, el organizador al principio tendrá miedo a quedar mal o ser señalado públicamente, pero poco a poco ese miedo pasará a ser una interiorización algo más natural. Se trata de que nadie se cuestione hacer algo sin mujeres", concluye.

La conciencia social ha cambiado. Ahora llama la atención cuando hay una mesa de expertos compuesta por hombres, y así lo apunta la profesora de la UC3M y editora de Politikon Silvia Clavería. "Muchas veces se pregunta a los organizadores por este hecho, la mayoría responden que no conocen a ninguna mujer en tema, que hay pocas mujeres y han dicho que no quieren asistir, que están los mejores... Una infinidad de excusas", explica. "Los estudios concluyen que los principales motivos para la infrarrepresentación en estos ámbitos, es que los organizadores son hombres, y como sus amigos, conocidos o allegados también lo son, en los primeros que piensan e invitan son hombres". Por tanto, apunta, #SíConMujeres trata de solventarlo. "Si al organizador no se le ocurre una experta, puede ir a consultarlo. Es importante que se piense en mujeres desde un primer momento, porque están cualificadas y están ahí".

María Ramos, investigadora postdoctoral en la Universidad Carlos III y editora de Politikon, pone el foco en la frecuencia con la que los primeros nombres que se nos vienen a la cabeza sean hombres. "No es que seamos machistas, es que ellos suelen estar más presentes, más visibles, se promocionan más y van a más actos", dice. "Esto retroalimenta que sigan siendo a quienes más se llama. Por eso hay que hacer visibles a las mujeres que hay investigando, que son coautoras o compañeras de esos hombres, lo que contribuiría a equilibrar la presencia de unos y otras". Por otra parte, insiste en la necesidad de crear referentes entre las propias mujeres. "Que vean en los medios o en charlas que el conocimiento y la investigación no son solo cosa de hombres, que ellas también pueden aspirar a ser expertas, catedráticas o juezas".

En la misma línea se manifiesta Berta Barbet, quien pone de manifiesto la necesidad de ampliar las redes de contactos: "Muchas veces están muy masculinizadas y los sesgos a la hora de valorar quién debe participar de una iniciativa de estas características nos invisibilizaba y nos dejaba fuera del debate público. Algo que hacía que muchas veces hubiera hombres hablando en espacios dónde, de hecho, había una mujer más preparada que podría haberlo hecho". recalca.

¿Quién firma este manifiesto?

Profesoras,  investigadoras y expertas firman para corregir la falta de representación en seminarios y eventos. Gracias a esta plataforma, nadie puede tener la 'excusa' de no haber encontrado a una mujer especialista en la temática a tratar.

En el manifiesto, exponen que un gran número de científicas realiza trabajos "de altísima calidad" pese a no tener esa visibilidad, y recuerdan que la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad "invita a tomar medidas para contribuir a corregir las desigualdades entre hombres y mujeres". Así, ofrecen sus contactos para facilitar su presencia. 

En apenas unas horas se han sumado más de 250 mujeres especialistas en Educación, Ciencias Políticas, Historia, Sociología, Antropología, Psicología o Periodismo pertenecientes a diversas universidades. A todas les une un motivo: la igualdad.