Ir a contenido

INSECTOS EN PELIGRO

Hoy se conmemora el primer Día Mundial de las Abejas

Agricultura intensiva, plaguicidas, contaminación, plagas, enfermedades y cambio climático son amenazas para los animales polinizadores

Una abeja polonizando a una flor.

Una abeja polonizando a una flor.

Este domingo se conmemora por primera vez el Día Mundial de las Abejas. La preocupación por el hecho de que “las abejas y otros polinizadores están en peligro” por factores relacionados con diversas actividades humanas llevó a la Asamblea General de las Naciones Unidas a aprobar en octubre un texto alertando de las amenazas que sufren estos insectos. Entre esas actividades agresivas para las abejas, la ONU menciona las prácticas de agricultura intensiva, el uso de plaguicidas, la contaminación, las plagas, las enfermedades y el cambio climático, que amenazan el hábitat, la salud y el desarrollo de estos insectos.

Por todo ello, Naciones Unidas considera que es “urgente” abordar “el problema de la disminución de la diversidad de polinizadores en el mundo y los riesgos que ello implica para la sostenibilidad de la agricultura, los medios de vida del ser humano y el suministro de alimentos”. Además, reconoce la contribución y el papel fundamental que desempeñan los polinizadores en la producción sostenible de alimentos y la nutrición al promover así la seguridad alimentaria para la población mundial en crecimiento y contribuir al alivio de la pobreza, la erradicación del hambre y la salud humana.

El 75% de los cultivos dependen de la polinización

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), más del 75% de los cultivos alimentarios del mundo dependen en cierta medida de la polinización y de que polinizadores como las abejas, las mariposas, los pájaros, las polillas, los escarabajos e incluso los murciélagos, ayuden a que las plantas se reproduzcan. “De hecho, las frutas y las hortalizas son los “retoños” de las plantas. No solemos verlas de esta manera, pero las semillas, frutas y algunas hortalizas tienen su origen en una planta que ha sido previamente polinizada”, añade la FAO.

Esta agencia de la ONU subraya que la población de polinizadores (en especial abejas y mariposas) ha disminuido “de manera preocupante” debido principalmente a prácticas agrícolas intensivas, cambios en el uso de la tierra, plaguicidas (incluidos los insecticidas neonicotinoides), especies exóticas invasoras, enfermedades, plagas y el cambio climático. No en vano, casi un 35% de los polinizadores invertebrados (sobre todo las abejas y las mariposas) y alrededor de un 17% de los polinizadores vertebrados (como los murciélagos) están en peligro de extinción a nivel mundial.

Apoyo de Greenpeace

Greenpeace, por su parte, considera “incuestionable” la importancia de las abejas y otros polinizadores para el equilibrio ecológico del planeta y la alimentación. Cerca del 90% de las plantas con flor y el 75% de los principales cultivos mundiales dependen en mayor o menor medida de los polinizadores.

La oenegé apunta, además, que los insectos están en la base de la cadena alimenticia y de ellos dependen muchas otras especies. Estos animales, sin embargo, están desapareciendo. En Europa, el 37% de las poblaciones de abejas está en declive, según datos de la Coalición para la Conservación de los Polinizadores, a la que pertenece España desde el 2016. Este pasado abril, la UE prohibió, con el apoyo de una mayoría clara de los estados miembros, el uso de tres neonicotinoides, unos insecticidas peligrosos para las abejas.

Temas: Abejas

0 Comentarios
cargando