Ir a contenido

SOLIDARIDAD EN CATALUNYA

La Grama salta al campo por Gabriel

Familiares del pequeño de Almería asisten al estadio de futbol para agradecer el gesto del club

Lazos azules, pancartas de pececitos y cartas de apoyo piden que el niño regrese a casa

Cristina Buesa

Familiares y amigos de Gabriel han asistido en Santa Coloma de Gramenet al acto solidario con el pequeño desaparecido en Almería.

Familiares y amigos de Gabriel han asistido en Santa Coloma de Gramenet al acto solidario con el pequeño desaparecido en Almería. / ALBERT BERTRAN

"Si me das tu teléfono, te llamo en cuanto lo encontremos", ha propuesto Trini Reyes. Eran las 12 de la mañana. Poco rato después, el aviso más temido: habían encontrado el cuerpo del pequeño Gabriel. Trini había sido la impulsora de la movilización de este domingo en el campo de futbol de la Fundació Esportiva Grama. Cuñada de uno de los primos de Ángel Cruz, el padre del pequeño, esta vecina de Santa Coloma de Gramenet pensó que el apoyo debía llegar también de Catalunya, donde vive gran parte de la familia paterna.

"Estoy rota. Llegué anoche de Níjar, no sé de dónde sacan la fuerza esos padres", relataba María Fernández, prima hermana de Ángel, desde las gradas del estadio. Viajó a Las Hortichuelas a los pocos días de la desaparición del niño de 8 años. Estuvo el viernes en la manifestación de Almería. Ha estado junto a los padres y su tía Carmen, la abuela que cuidaba a Gabriel aquel fatídico 27 de febrero en el que le perdieron la pista.

Levantarse 50 veces de la cama

"Mi tía se levantaba cada noche 50 veces para ver si le dejaban al crío en la puerta", describía emocionada. "Gabriel esta ahí y con este clamor ciudadano va a volver. Le vamos a romper el corazón a quien lo tenga retenido", defendía con un hilo de voz, ajena a lo queestaba ocurriendo en ese mismo momento a 1.000 kilómetros de distancia. Junto a ella asentía Carlos, uno de sus cinco hermanos, que había sido el encargado de pisar el césped para agradecer al club y a los asistentes el acto.

Y es que Santa Coloma se volcó a la hora de mostrar su solidaridad con la familia y amigos de Gabriel. Los pececitos catalanes demostraron su apoyo al entorno del pequeño con una cerrada ovación previa al partido que disputaba la Grama, líder de Primera Catalana, con el Can Vidalet de Esplugues de Llobregat. Caras de angustia, gestos torcidos, ojos húmedos, pañuelos.
 

Lágrimas sin control

El encuentro comenzaba a las 11.45 horas pero, desde una hora antes, en la entrada al campo, colaboradores de la fundación como Florin Toiu invitaban a los asistentes a ponerse un lazo azul en la solapa y a escribir una carta a los familiares del pequeño de 8 años. "Estoy emocionado, mira cuántos escritos", mostraba. La solidaridad fue enorme, las lágrimas y la emoción de quienes escribían un mensaje, igual.

"He venido expresamente desde Badalona. He empatizado con este caso desde el primer día porque tengo un niño de 7 años", confesaba Cristina Gutiérrez sin parar de llorar. "Jamás había acudido a una manifestación ni tampoco a una movilización. Ni me interesa el futbol", se definía la mujer mientras prendía el lazo azul en la chaqueta. 

Acto solidario con Gabriel en el Estadio Peixauet, en Santa Coloma de Gramenet. / Albert bertran

Una decena de niños salieron al centro del campo con una pancarta en la que se leía Todos somos Gabriel y el ya mítico pescaíto en un extremo del cartel, junto a la sonriente foto del niño. En las gradas, los pececitos se multiplicaron. Escritos infantiles, peluches de Nemo, siluetas en azul.

"Teníamos que hacerlo. Enviarles un mensaje al pueblo andaluz de que su pueblo hermano, el catalán, está con él. Su sufrimiento es el nuestro", aseguró el presidente del club, Antonio Morales