28 may 2020

Ir a contenido

No se ha encontrado el cuerpo

Dos detenidos por la desaparición de una española en Perú

Declaran que la joven murió accidentalmente y que tiraron el cadáver a un río

La familia de Nathaly Salazar perdió su rastro el 2 de enero

Nacho Herrero

Nathaly Salazar.

Nathaly Salazar. / Miguel Lorenzo

La policía peruana ha detenido a dos personas por estar involucrados en la desaparición de Nathaly Salazar, la española de la que no se tienen noticias desde el pasado 2 de enero, según han informado las agencias locales.

Se trataría del dueño y de un empleado de un servicio de transporte parecido a un teleférico de una pequeña localidad turística y ambos han asegurado que la joven murió accidentalmente pero que trataron de ocultarlo arrojando a un río su cadáver, que aún no habría sido encontrado.

Salazar, nacida en Ecuador pero residente en España desde los 12 años y con nacionalidad española, llevaba desde finales de septiembre viajando por Sudamérica de ‘mochilera’, algo que ya había hecho antes pero siempre en Europa.

Las últimas noticias que se tenían de ella eran unas imágenes de las cámaras del hotel de la ciudad de Cuzco en el que estaba alojada de ese segundo día del año. En ellas, aparecía hablando con el guardia de seguridad, que explicó que le preguntó cómo llegar a las runinas de Moray.

Según la investigación, sí que habría llegado a visitarlas y de allí se había trasladado a la cercana Maras, desde donde inició un pequeño paseo hasta la comunidad de Cacllaracay, de la que sale un rústico teleférico, al parecer una canasta colgada de unos cables, que permite tener una visión panorámica del Valle Sagrado.

Los detenidos han confesado que la joven española sufrió un accidente mortal y que para evitar las posibles responsabilidades arrojaron su cuerpo al caudaloso río Vilcanota-Urubamba. Las autoridades peruanas han iniciado la búsqueda del cadaver aunque aún no lo han encontrado y han trasladado toda esta información a los padres de la joven, que viajaron hace unos días a Perú para seguir de cerca la búsqueda de su hija.

Trágico final a tres meses de aventura

Desde el principio, la familia de Nathaly Salazar descartó que se tratata de una desaparición voluntaria. La peligrosidad de algunos de los países por los que pensaba pasar llevó a sus padres a hacerle comprometerse antes de iniciar al viaje a dar noticias diarias, algo que cumplió a rajatabla hasta el pasado 2 de enero, cuando su familia ya no tuvo noticias de ellas.

Tras dos días tratando de localizarla, escribieron al hostal en el que estaba alojada en Cuzco, donde comprobaron que hacía días que no pasaba por el hotel pero que todas sus cosas seguían allí. Empleados del establecimiento presentaron una denuncia ante la policía que en un principio quiso esperar unos días antes de montar un dispósitivo por la posibilidad de que simplemente se hubiera adentrado en una zona sin cobertura, algo bastante habitual.

Al denunciar la familia la situación ante los medios de comunicación e interesarse las autoridades españolas en la situación, se multiplicó la intensidad de la investigación hasta que, finalmente, se ha detenido a estas dos personas.