Ir a contenido

INFORME MINISTERIAL

La cifra de alumnos de primaria cae por primera vez desde el 2004

Las aulas españolas pierden este curso más de 8.000 estudiantes de entre seis y 11 años

CCOO reclama que el descenso de matrícula no sirva de excusa para nuevos recortes

María Jesús Ibáñez

Alumnos de primaria de la escuela pública Wagner, en Santa Coloma de Gramenet, el pasado septiembre. 

Alumnos de primaria de la escuela pública Wagner, en Santa Coloma de Gramenet, el pasado septiembre.  / RICARD CUGAT

El descenso de la natalidad que ha experimentado España desde el inicio de la crisis ha impactado ya en las clases de primaria. Por primera vez desde el 2004, este curso el número de estudiantes de entre seis y 11 años disminuye respecto al anterior. De los 2.940.226 alumnos matriculados de primero a sexto en el 2016-2017, se ha pasado este año a 2.932.160, según estimaciones del Ministerio de Educación. Esto supone una pérdida de más de 8.000 niños, de los que 552 están escolarizados en Catalunya. También cae (y lo hace en picado, con casi 38.650 alumnos menos) la cifra de menores que cursan el segundo ciclo de educación infantil, es decir entre P-3 y P-5. Las escuelas empiezan a ver con preocupación cómo sus aulas se vacían a marchas forzadas.

El informe Datos y Cifras de la Educación correspondiente al curso 2017-2018, hecho público por el ministerio la semana pasada, recoge no obstante una buena noticia: la etapa educativa de cero a tres años crece en casi 2.000 alumnos. Representa un discreto 0,4% respecto al curso anterior, pero algo es algo. 

"Los maestros lo estamos detectando desde hace ya un tiempo y somos conscientes de que la disminución de alumnos es una tendencia irreversible", admite Manel Pulido, secretario de la sectorial de Educación en el sindicato CCOO en Catalunya. "Lo que pedimos a las administraciones es que no se valgan de este descenso para justificar posibles recortes en primaria", señala Pulido. "Al contrario -agrega-, esta nueva situación debería ser una oportunidad para tomar medidas que mejoren la calidad de la docencia, como la reducción del número de alumnos por aula".

Rebajas de ratio

La rebaja de la ratio en las aulas de primaria, actualmente fijada en 25 alumnos por grupo, es una de las reclamaciones bandera de la comunidad educativa catalana en los últimos tiempos. "Y este sería un buen momento para ponerlo en práctica", subraya el responsable de CCOO. La Conselleria d’Ensenyament ya autorizó el curso pasado a los centros educativos situados en barrios de alta complejidad socioeconómica que llevaran esa ratio a 22 estudiantes, pero solo en las clases de P-3. Así las cosas, este 2017-2018, la media de alumnos por aula es de 21 niños, según informó Clara Ponsatí, entonces consellera, en la presentación del curso el pasado septiembre.

También el demógrafo del Centro Superior de Investigaciones Sociológicas (CSIC) Julio Pérez ha alertado, en declaraciones a la Cadena Ser, del riesgo de que se utilice la caída del número de alumnos como argumento para no destinar a la enseñanza pública suficientes recursos. Pérez ha ido incluso un poco más allá al avisar de que "la Administración puede estar hablando de una menor natalidad para explicar que haya menos plazas escolares en el sector público, cuando el motivo en realidad es que es el sector privado el que se está beneficiando de esos recursos".

Esta denuncia coincide con la confirmación, por parte del mismo Ministerio de Educación, de que la inversión pública este año en la escuela concertada en España ha alcanzado este 2017 su máximo histórico, 6.000 millones de euros.

Aunque los expertos tienden a atribuir el descenso de la población escolar también a la marcha de familias de origen inmigrante, se da la circunstancia de que el número de estudiantes de origen extranjero de entre seis y 11 años va creciendo. El curso pasado hubo en las aulas españolas 2.900 más que el anterior, según el mismo informe ministerial. Esto supone que un 9% de los alumnos de primaria son extranjeros (o hijos de dos extranjeros), medio punto porcentual más que la media del sistema educativo no universitario en España (que es del 8,5%).

Sea como fuere, el caso es que la escuela está empezando a notar uno de los efectos colaterales de una crisis, "que hizo retroceder la natalidad en un país con un coste superlativo para criar niños y sin suficiente inversión en políticas de infancia", constata el sociólogo Xavier Martínez-Celorrio, especializado en temas educativos. "La natalidad, tanto de los autóctonos como de los inmigrantes, se ha resentido y a la vez se han reducido las reagrupaciones familiares", apostilla Martínez-Celorrio.

El crecimiento de la secundaria

El estudio del ministerio, que se publica anualmente, refleja asimismo el aumento significativo de alumnos que está viviendo desde hace un tiempo la secundaria: del 1,7% en la obligatoria (que gana 32.504 estudiantes respecto al año pasado), del 2,2% en la formación profesional (con un incremento de 17.122 personas) y del 0,8% en el bachillerato (con 5.603 alumnos más).

En total, son más de 8,1 millones las personas que realizan estudios no universitarios este curso en España, 10.338 más que el pasado 2016-2017, según consta en el informe.