Ir a contenido

Batalla diaria contra el hambre en Níger

MIREIA RECASENS. SAVE THE CHILDREN

Batalla diaria contra el hambre en Níger

Oli Cohen / Save the Children

Las hambrunas en Níger son frecuentes y devastadoras. Los niños son el colectivo más azotado por la desnutrición provocada por la falta de alimento, las malas cosechas y una dieta que no contiene suficiente valor nutricional. El alimento básico de este país del África occidental es el mijo, y para muchas familias es su única fuente de alimentación. Por eso, las madres también sufren malnutrición y eso conlleva a que no pueden amamantar adecuadamente a sus hijos.

En las regiones de Maradi, Aguié, Gazaoua y Tessaoua viven más de 1 millón de personas, de las cuales casi un cuarto son niños menores de 5 años. Se trata de una zona agro-pastoral con una alta densidad de población. La pobreza crónica, el fracaso de los cultivos y el aumento de los precios de los alimentos hacen que las familias no puedan proporcionar a sus hijos las necesidades básicas. El hambre aquí azota diariamente pero además se trata de un área donde frecuénteme hay epidemias de sarampión, meningitis, malaria y una alta prevalencia de desnutrición, que causan la muerte prematura de muchos niños pequeños. 95 de cada 1.000 niños en Níger mueren antes de cumplir 5 años.

Las consecuencias del conflicto armado

Diffa, al sureste del país, en la frontera con Nigeria y Chad, ha sufrido las consecuencias del conflicto armado entre Boko Haram y los ejércitos de la zona. Muchas de las clínicas y hospitales han cerrado y algunas áreas son inaccesibles lo que complica la ejecución de los programas de salud, nutrición y protección de los niños que lleva a cabo Save the Children.

Además, muchas personas han tenido que abandonar sus hogares. Se calcula que hay más de 200.000 desplazados albergados en la zona, entre ellos refugiados de Níger y de Nigeria.

A 600 km, en Aguié, región de Maradi, la organización cuenta con un pabellón nutricional que forma parte de un hospital general que trata casos de desnutrición severa con complicaciones. Ahora mismo, la situación es crítica y el hospital está sobreocupado; 50 casos para tan solo 40 camas disponibles. Es habitual que más de un par de madres y sus hijos compartan la misma cama. Esta sobreocupación se debe a qué el hospital es conocido por su eficiencia, y esa buena reputación hace que muchas madres de las afueras y hasta de Nigeria vengan con sus hijos para ser tratados. El centro se encuentra ahora en grave necesidad de financiación adicional y luchando para hacer frente a la creciente demanda.

“No hay suficientes médicos ni enfermeras para supervisar a los pacientes, especialmente durante la noche. Ahora nos encontramos en el pico de la “temporada del hambre” y el número de niños malnutridos ha incrementado debido a la mala cosecha del año pasado. Cinco niños acaban de perder la vida”, explica el médico jefe del centro. Save the Children trata todos los nuevos casos de desnutrición y se encarga de las actividades sobre nutrición en el hospital, ya que además de la falta de alimentos, hay un problema cultural: la falta de conciencia sobre la nutrición. De media, en la región de Maradi se tratan 30.000 casos de desnutrición severa en un año. Para identificar estos casos lo más rápido posible, la organización realiza evaluaciones diarias en las aldeas.

Rabiou es uno de los niños que ha conseguido salvar la vida. Él es el hijo pequeño de Zeinabou, quien ya ha perdido a dos hijos por desnutrición severa. Cuando Rabiou llegó al hospital estaba en estado crítico: todo su cuerpo estaba adolorido y lloraba mucho. Después de proporcionarle tratamiento, el pequeño empieza a recuperarse y vuelve a tener una leve sonrisa en la cara. Su madre a pesar de haber vivido unas experiencias tan duras, sigue a su lado y no desfallece.  

Igual que Níger que sigue enfrentándose a una crisis humanitaria de alto nivel por la inseguridad alimentaria, la malnutrición, las epidemias de cólera, sarampión y meningitis, las inundaciones y los desplazamientos. Causas humanitarias en las que 1,9 millones de personas necesitan ayuda urgente este año.