Ir a contenido

Las empresas españolas invierten en I+D 6.000 millones de euros, la mitad que la UE

EuropaPress

Las empresas españolas invierten un 0,57% del PIB en Investigación y Desarrollo (I+D) en 2014, por un valor de 6.000 millones de euros, casi la mitad que la media de la Unión Europea, cuyo porcentaje de inversión en esta materia se sitúa en un 1,07%.

Esta es la principal conclusión del informe 'Investigación e Innovación: ¿qué nos jugamos?', elaborado por el Observatorio Social de la Caixa con datos de instituciones nacionales e internacionales, y que ha sido presentado este miércoles, 20 de septiembre, en Madrid.

El primer capítulo de este informe, denominado 'La investigación en España: las actitudes de empresas, Gobiernos y ciudadanos' y elaborado por Luis Sanz y Laura Cruz, ambos del Instituto de Políticas y Bienes Públicos (IPP-CSIC), confirma que el "problema central" de la situación "particular" de España en I+D+i es la baja inversión de las empresas.

Tal y como explica el autor de esta parte del dossier, Luis Sanz, esta tendencia podría solucionarse si las empresas que cotizan en el IBEX no fueran "tan parcas" e invirtieran el 15% de sus beneficios. Según dice, todas estas empresas suman, en conjunto, 40.000 millones de euros en beneficios, cuando harían falta unos 6.000 millones de euros más de inversión para que, a su juicio, España alcanzara la media de la OCDE.

Según propone Sanz, "hace falta alinear los incentivos" a empresas para que estas inviertan en I+D. "Hacemos mucha inversión en ladrillo y muy poca en conocimiento", ha lamentado el experto, que también ha reclamado un "mayor esfuerzo" por parte de las instituciones públicas.

Este capítulo del dossier también recoge los datos referentes a la percepción que tienen los españoles sobre la ciencia y la I+D+i. Así, según datos del Eurobarómetro Especial de 2013, el 80% de los españoles creen que la ciencia hace la vida más fácil, confortable y saludable, un porcentaje que supera en 12 puntos la media de Europa.

Del mismo modo, la Encuesta de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología realizada por el FECYT pone de manifiesto que el 20% de los ciudadanos otorgan "prioridad" al aumento de las inversiones públicas en investigación, por encima de otros temas como el turismo o incluso las pensiones o el sistema de salud, según subraya Sanz, que también recuerda que una de las profesiones más valoradas por la sociedad en España es la de científico.

Además, los ciudadanos no confían, también según la encuesta de FECYT, en las administraciones (44,6%) y de las empresas (56,8%), y otorgan mayor confianza a las universidades y hospitales (80,3%), datos que constatan, en opinión del autor de este capítulo, la "decepción" actual que tiene la ciudadanía hacia las instituciones en lo que se refiere a materia de I+D+i.

INDIA YA SUPERA A ESPAÑA EN INNOVACIÓN TECNOLÓGICA

La segunda parte del dossier, '¿Está perdiendo España inversión internacional en I+D?', elaborado por Paloma Miravitlles, Fariza Achcaoucaou, Ana Núñez-Carballosa y Laura Guitart-Tarrés, de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona, concluye que economías emergentes como Brasil, Rusia, India y, sobre todo, China (BRIC), están ganando terreno en el mapa de localización internacional de la I+D, ocupando parte del espacio que antes dominaban países como Estados Unidos, Japón o Alemania.

Según ha explicado Paloma Miravitlles, este "cambio de escenario" a nivel mundial deja en una situación complicada a países considerados innovadores intermedios, como es el caso de España, que está siendo superada en demanda de mercado y en aspectos vinculados a la tecnología, entre otros. De hecho, España está por detrás, en un 40%, de los países desarrollados, y los del bloque BRIC recortan distancias. Mientras Brasil y Rusia presentan peores resultados que España, China supera al país e India, por primera vez en 2016, también.

Otra de las conclusiones de este capítulo, elaborado con datos del World Economic Forum y entrevistas con representantes de ocho multinacionales extranjeras con centros de I+D en España, es que actualmente, España sólo aventaja a los países líderes en investigación en el coste de personal científico y cualificado, y que supera a los del BRIC en factores relacionados con el entorno institucional.

Tal y como advierte Miravitlles, con este nuevo escenario "España corre el riesgo de quedarse atrapada en la mitad", por lo que insiste en que el reto que debe asumir el país es "fortalecer su sistema de innovación antes de ser superada por los países emergentes". Miravitlles sugiere crear un "sistema fiscal eficiente", de modo que se puedan aplicar deducciones fiscales a empresas.

Para el director de la Fundación la Caixa, Jaume Giró, los datos de este dossier muestran una "contradicción", al tener el Gobierno un "compromiso limitado" con la I+D, frente a la demanda de la ciudadanía española. Además, considera que el coste de inversión en la materia es "asumible" tanto por el sector público como por el privado, pero la cuestión es que este coste debe llevarse a cabo con "inteligencia". "Nos jugamos muchísimo, nos estamos jugando el futuro", ha expresado.

I PREMIOS OBSERVATORIO SOCIAL DE APOYO A INVESTIGADORES JÓVENES

Por otro lado, Giró ha presentado la primera edición de los Premios Observatorio Social de la Caixa, un certamen con una dotación total de 40.000 euros que premiará, con 10.000 euros, cuatro artículos divulgativos de calidad científica en las categorías Inclusión Social, Educación, Ciencia y Cultura.

Con esta iniciativa, en memoria de Rogeli Duocastella, el Observatorio pretende apoyar al nuevo talento en investigación, así como difundir de forma accesible para el conjunto de la sociedad el conocimiento científicos en esas áreas.

Las personas interesadas pueden enviar sus artículos hasta el 16 de octubre de este año y consultar las bases de la convocatoria en la web del Observatorio Social de la Caixa: 'observatoriosociallacaixa.org'.